Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 25 de febrero de 2007

Huevos industriales de Cato.

Si yo hubiese imaginado "huevos industriales" serían más o menos así.

Mi esposo era un niño retraído y de bajo perfil, por lo que las ideas que tenía solía elaborarlas solo.
Un día comenzaron a llegar a su pueblo del Norte Grande de Chile huevos "de cajón" en que todos eran blancos, exactamente igualados unos con otros, por lo que él pensaba que serían hechos en una "fábrica de huevos", pues los que conocía eran de todos colores y tamaños, puestos en el gallinero de su casa.
Como niña criada en el sur, en el campo, que conocía mucho de animales, cultivos y costumbres campesinas, me ha impactado el límite que puede ser el entorno para un niño criado en la Pampa del Tamarugal, sin mayores horizontes que el desierto casi infinito en soledad y extensión.

9 comentarios:

Pampa dijo...

Mortal la foto... se la mostraste a Nelson???

El Churruán dijo...

Buena la foto y bueno el texto Ale. Como siempre.

Irantzu dijo...

El entorno, ah? Que importante es... No lo es todo, pero como dices tú, puede limitar (o no) la imaginación... ser creativo a veces cuesta más... pero todo tiene sus deliciosos secretos y belleza escondida para ser descubiertos y estrujados al máximo.
(Sobre huevos, a mi hijo le gusta que les dinujemos caritas a todos y cada uno... jaja.)

alida dijo...

En el campo se aprende tantas cosas, no es limitado, la imaginación juega un papel importante y además son más sanos e inocentes
Los criados en la capital tienen costumbres diferentes
Que hermoso es recordar
Linda fotografía
Un abrazo

pon dijo...

Je! qué graciosa la foto!
Las formas de vida y de ver las cosas, simplemente diferentes.

Princessa dijo...

Eso que comentas me hizo recordar una vez uno de los niños a los que hacia clases, pensaba que las lechugas “nacían” en el supermercado.
Sin comentarios!!!
Gracias por tu vista
Salu2

Carina dijo...

Yo hasta el dia de hoy, no se por que en la ciudad los huevos son blancos o cafe y en el campo de colores...

no entiendo como las gallinas ponen de colores los huevos...

perdona mi ignorancia o sera que aun queda inocencia e infantilismo en mi mente...

ajajjaa


saludos

Trini dijo...

Seria para él toda una sorpresa.


Besos para ti e Irma

Susy dijo...

No me extraña nada.
En España, a menudo, se lleva a los niños de la ciudad a pasar vacaciones en granjas por que más de uno y de dos y de tres no han visto una gallina salvo en el super.
Ya ves, querida alemama.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas