Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 11 de febrero de 2015

Visitas sí, pero cortas, por favor

No soy de muchas amistades, pero las que tengo deben ser tan de confianza que las pueda recibir cómoda en mi cocina donde tenemos el comedor de diario incorporado.

Pocas, pero buenas, como los que han seguido viniendo a dar una vuelta en este sitio pese a mi alejamiento inesperado hasta para mi misma. No lo hubiera imaginado hace una año.

He estado pensando que me gustan los amigos y su trato, pero que después de un par de horas me canso de ser su atenta anfitriona (aunque andemos en chancletas) y lo mismo me sucede al ir yo de visita; después de un -por lo general agradable rato- anhelo estar conmigo misma, en mi entorno; espacio de confort, le llaman algunos. ¿Será cosa de carácter o cosa de la edad? ¿Y a mis queridos e inolvidables amigos, les pasa algo así también?

domingo, 16 de marzo de 2014

Desde mi diabetes

Tengo una muy hermosa vista desde la habitación de la clínica donde me encuentro hospitalizada con una diabetes hasta ahora desconocida y descompensada que me estan tratando de amansar.  De a poco lo van logrando a punta de pinchazos -nunca mejor dicho- y me han prometido una estadía de varios días en estas termas al lado del Mapocho, nuestro torrente que cruza la Capital.

No sé cual ira a ser mi disposición para los blogs pero la absoluta falta de energía que tenía va dando paso a la AleMamá que yo recuerdo y de a poco espero irme recuperando para volver al lado de mis queridos e inolvidables amigos de Bloguilandia.

El que crea en Dios rece por mi y el que no, deseeme fuerza de voluntad para seguir la vida de restricciones que veo por delante.

miércoles, 8 de enero de 2014

La modernidad llega hasta ésto


Nos ha llegado esta invitación al matrimonio de una compañera de trabajo de mi marido. Es una entrada, ticket, como para ir a un concierto de Justin Bieber, Madonna -o rock metálico, según mis hijos- con los hologramas que lo autentifican, con su numeración correlativa y un código de barras pre picado para desprender. Ni hablar de otros detalles para complicar la falsificación, como es que sea en colores en degradados. 

Realmente me dejó impresionada y no necesariamente para mal, pues se sabe de demasiados abusos de "paracaidistas" en las fiestas y no esta mal tomar providencias. Otro motivo para usar estos servicios de eventos artísticos y sociales a favor es la baja de la adrenalina de los novios y sus familias ante el panorama de organizar estas fiestas cada día más producidas y por ende caras y complicadas.

Mi pregunta es: ¿Se puede equiparar un matrimonio religioso,  o no,  a un espectáculo, aunque sea en apariencia? Mi respuesta es que por la inmensa dignidad de fundar una familia debieran distinguirse de un evento político o artístico. Sin ser malo creo que es bueno marcar diferencias.
¿Qué opinas tú?

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Gata fea

Tenemos una nueva vecina en el barrio. Nos une y nos hace rabiar pero, que es un personaje no cabe duda.
Se trata de una gata sin dueño, ordinarísima y fea. Contienen sus genes todas las combinaciones que existen desde los gatos-dioses de Egipto. En ese coctelito le tocó por color una mezcla de café (marrón) con gris, y no es ni café ni gris: sólo es fea.

Su falta de belleza la compensa con inteligencia y una simpatía arrolladora, pues al menos en mi caso y el de mi familia, se hace querer por lo ingeniosa y melosa que es, pues se viene a comer la comida de nuestro viejo felino, tuerto y sin dientes, metiéndose por todos los lugares que estén abiertos y en verano eso quiere decir TODOS.  Anoche logró la hazaña que sólo una gata recogida -que ya no tenemos- había logrado: saltar hasta la ventana de nuestro dormitorio ubicado en el segundo piso (1º para los amigos de otras latitudes. Acá no usamos decir "planta baja").

Mi hermana Pía nos cuida las mascotas cuando nosotros no estamos, pero ya me mandó el ucase 
de que no va a cuidar a ninguno más cuando se muera el viejo gato. Para que les cuento la cara que pone cuando aparece la gata fea, porque nuestra simpatía por ella es evidente, y no sólo la nuestra, sino que la vecina del frente la hizo operar para que no tenga celos ni nos pueble el barrio de más gatos.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Casi casi pierde un año



Soy yo, de nuevo. Vengo a contar la historia de cuando mi hija Ale Jr. casi pierde un año de su vida por estas mismas fechas.

Fue hace unos 15 años que ella fue por dos meses de vacaciones a Nueva Zelanda partiendo desde Michigan, EE.UU donde paso a visitar a su familia gringa del tiempo en que estuvo de intercambio estudiantil. Lo cierto es que abandonó ese país del norte rumbo a las islas un día 29 de diciembre, y ella está de cumpleaños el día siguiente por lo que viajó al oeste por largas horas, tantas, que por el cambio de hora perdió un día y por ser su cumpleaños, casi "perdió un año. Al llegar a esas hospitalarias tierras maoríes, las personas del aeropuerto encargadas de los papeleos de inmigración ¡le cantaron el cumpleaños feliz! Ella estaba de lo más desconcertada pero gratamente encantada.
Fue muy bonito y simpático.

lunes, 28 de octubre de 2013

Halloween y nosotros, ¿qué tenemos que ver?


Esteban Lob, mi amigo bloguero, acaba de subir una entrada sobre este -para mi- inquietante tema, porque sus raíces no son nada buenas y se nos cuela por todos lados. Enlaza directamente con los ritos celtas de brujos y cosas numinosas que en el hemisferio norte deben de haber sido terroríficos en tiempos del otoño boreal, en medio de bosques y con la superstición campeando por doquier, y supersticiones que sólo presagiaban cosas horribles, nada lindo ni entretenido; es que la ignorancia da para todo.
Mis nietas de 5 y 6 años están fascinadas con la perspectiva de salir a pedir dulces y una de ellas ya tiene un traje precioso de brujita linda y tierna, como no las ha habido jamás: las brujas no son lindas y menos tiernas.
¿Qué pueden hacer sus padres si todos los amigos están en ese plan y toda la publicidad apunta a este negocio? Duro trance es decirles que no, porque, para qué negarlo, es todo un panorama para los niños.

Si lo piensan, los eventos de este tipo se suceden cíclicamente para ir entonando las arcas del comercio. Veamos:
  • Año Nuevo. De acuerdo. Borrón y cuenta nueva.
  • 14 de febrero: Día de los enamorados que han ampliado al "día del amor", sentimiento que da para todo hasta para los que no tienen pareja, pues tendrán amigos.
  • Pascua de Resurrección: con su conejo ovíparo que ha logrado poner en la cabeza de los niños (y no tanto) una supuesta "pascua del conejito".
  • Primer domingo de mayo: primavera en el norte del mundo. Día de la Madre....mhhhhh no está mal, si es con cosas sencillas y de corazón.
  • Alrededor del 19 de junio, Día del Padre. Muy lógico si hay día de la madre y necesitamos dos humanos para existir.
  • Día del Niño el primer domingo de agosto
  • En Chile, Fiestas Patrias en septiembre con sus parrilladas y gastos asociados. Bien por las carnicerías, mal por las vacas y el bolsillo.
  • Halloween el 31 de octubre
  • Navidad en diciembre que ha sido suplantada por el viejo impostor del Viejo Pascuero, como llamamos a San Nicolás por estos rumbos.
Y no contemos el día de la secretaria y de lo que se te ocurra. "Mucho con demasiado", como dice mi hermana avecindada en Costa Rica.

jueves, 17 de octubre de 2013

Casi la despedida

Todas las cosas tienen un final y mi larga estadía en Alemania también. Espero regresar pronto pues, aunque no viviría acá por gusto, sí se me va haciendo cada vez más familiar y dejar la familia siempre es un desgarro. No es la excepción ahora.

Me he puesto la chaqueta, un panuelo de colores al cuello, la cámara en los bolsillos y el celular e identificación en un bolso y he salido a dar vueltas para llenarme los ojos con este lindo otono mientras el vientecito movía las hojas y mi panuelo volaba. Era muy rico ese aire algo frío.

En mis paseos no podía faltar una visita al cementerio, esta vez fue al nuevo de Ludwigsburg, abajo de la colina, y caminé por senderos al azar mirando con atención las lápidas que hablan tanto de la historia de cualquier lugar y vaya que hay historias que contar ahí, si los muertos hablaran, como estas tumbas que dejaré acá:

Este matrimonio enterrado en esta tumba perdió dos hijos "en el Este", es decir algo así como la Rusia y sus satélites de esa horrible época. DOS hijos perdidos: Helmut y Gerhard .... Dios santo qué tristeza.


Dona Clara Frohmüller quedó viuda temprano, a los 42 anos. Su marido murió a los 50 y casi con seguridad luchó en la Primera Guerra Mundial de 1914. Edad tenía para ello.  Su hijo Fritz desapareció a los 25 anos casi al final de la Segunda Gran Guerra. Dona Clara debió prguntarse por 33 eternos anos qué habrá sido de ese hijo. Yo también me lo pregunto.


Para terminar con algo más lindo, Qué les parece esta cuidada tumba? Pienso que representa una menorah, ese candelabro judío. Está hecha de un modo tan artístico que no pude dejar de mostrarla. Se me olvidó el nombre del homenajeado. Lo siento.

Quizás no se aprecie bien, pero donde se acumulan las hojas secas son cortes en la lápida, cada vez más arriba y hacia atrás, hasta dar este resultado precioso.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas