Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 9 de enero de 2008

Tour inesperado por una maternidad alemana

Imagen tomada del blog de Mónica Calvo


No me imagino quien tendrá un tour por una maternidad de algún país que visite. No puedo, pero yo sí la tuve ayer. Mezclada con los futuros padres y los profesionales que atenderán la llegada de esos hijos, luego de una charla y respuesta a las inquietudes de los presentes --que seríamos unas 100 personas por lo menos-- recorrimos el lugar donde nacerá mi nieta en Alemania.

Comprendo sólo un poco de alemán, pero las imágenes son tan universales que, unidas a la experiencia de cinco hijos, me dejaban claras muchas cosas, admirándome muchas otras, como la variedad de posibilidades que hay para elegir el modo en que llegue tu hijo al mundo, el tipo de medicamentos, incluyendo sin aspavientos homeopatía y acupuntura, masajes y otros.

Mis hijos nacieron en pabellones quirúrgicos aptos para operar a corazón abierto con circulación extracorpórea, incluso, lo que da mucha seguridad, pero es absolutamente sobredimensionado para un parto que se prevé normal, amén de lo caro que eso resulta para el bolsillo estatal o privado, depende del caso.

Acá existe la opción de parir en una tina con agua, pero sin anestesia. Es una sala de tamanno nomal, con una tina rosada fuerte, más todo lo necesario para recibir a la criatura y atender emergencias. O si prefieres, podría ser una cama bastante redonda e incomprensible para mi --mi poco de alemán no alcanzó para la novedad-- salvo el coqueto lazo colgado desde el techo, que debe ser capaz de soportar el peso de un piano de cola (¿alguna ayuda  para que las parturientas pujen?) casi como en las películas, aunque nadie mencionó la bala para morder, esperable entre tantas posibilidades, no?

Por último llegamos a unas salas de partos más tradicionales, no dramáticas, con todo lo necesario y algo más, a escala humana, como un dormitorio grande con muchos cajones con implementos médicos, pero también con alegres dibujos pintados en las paredes, con puertas normales, en fin, todo como para hacer del momento algo entrannable sin descuidar nada.

Las cesáreas se hacen en un par de pabellones un poco más allá, pero no las visitamos, obvio.

Muy novedoso fue para mi una especie de "bar lácteo" para recién nacidos; una sala con luz suave, silenciosa, con mesas e instalaciones como de un café, donde las madres pueden ir a dar de mamar a sus hijos, pues queda al lado de la sala cuna. Pueden mudarlos si desean, y se les ensenna a hacerlo en un ambiente profesional distendido, narural, que me encantó. Había algunas amamantando y presumo que nuestra intromisión debe haber sido muy desagradable, pero verlas fue ilustrativo de la idea.

Quedé contenta de ver donde nacerá Isabel Alexandra.



10 comentarios:

Alemamá dijo...

La imagen es muy idealizada, ya lo sé, pero quería destacar el amor y protección del nonato --al menos por parte de sus madres-- pues en la charla, el jefe de maternidad --y profesor de ginecología-- hablaba de los exámenes de líquido amniótico, y contaba cómo se veía en las ecografías el susto que les daba a los ninnos, pues se sobresaltaban y huían, todo documentado en las imágenes y vídeos.

Algo entendí yo y el resto me lo tradujeron mi hija y mi yerno, jeeje

cielo azul dijo...

Vaya... si que estan preparados por allá para recibir a los bebés ya esperaremos el nacimiento de Isabel Alexandra!

saludos desde mi cielo!!

profeballa dijo...

Estoy pendiente...rezando por tu nieta.

un abrazo, tennos al tanto.

ojo humano dijo...

Qué hermoso es ver nacer niños y niñas. Más aún si son de tu sangre y descendencia. Felicidades y que Dios la ayude a nacer sanita rodeada del amor de la familia. Es bello nacer así, como nunca debió dejar de ser. De verdad, aprecio el trabajo que te das para tener una familia unida con valores tan fuertes en la fe.
Quizás el mundo pueda aprender algo de los cristianos para tener una vida más plena.

Aquí como patos rostisados. Pero la ducha fría ayuda.
Un beso

Churru dijo...

Felicidades, que todo vaya muy bien, Ale.

Luis Fuertes dijo...

Ale, esperamos ansiosos tu nueva "abuelez" y mientras, pedimos para que todo vaya bien. Un beso fuerte para padre, madre e Isabel Alexandra (aunque tenga que esperar unos días para recibirlo en el exterior). ¡Qué suerte tienen algunas con las abuelas que les tocan!

Saludos

Botón dijo...

Feliz llegada y feliz vida a Isabel-Alexandra.
Y enhorabuena a vosotros, padres y abuelos.
Me ha hecho gracia el "bar-lácteo" ¡me encanta!

:)

j.a.varela dijo...

Además de compartir los mejores deseos de los demás visitantes, te transmito una pregunta, con interés (y humor) de ginecólogo retirado: ¿mantienen por allí la caldera con agua hirviendo de las viejas películas de Hollywood? Podrían incorporarla al menú de opciones. Si fuera en Uruguay se entiende que sería para que el partero y el papá pudieran compartir un "mate" mientras la mamá puja. Shhh...! Que no se entere mi esposa de estas bromas que nunca le hicieron gracia.

pon dijo...

Es curioso que el parto, que es lo más natural del mundo, en el siglo XX se convirtió en algo tan aséptico y frío(nunca he entendido esto) y ahora se está volviendo a lo natural y sencillo que es parir.

Alemamá dijo...

No había revisado esto pues andaba en Espana. Me han dejado interesasntes comentarios; muchas gracias.
Saludos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas