Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 7 de marzo de 2008

Un día en locomoción colectiva

He andado en locomoción colectiva esta semana. He dejado el auto, no por virtud, sino por la necesidad de no perder tiempo buscando donde estacionar en lugares a los que acompaño generalmente a mi madre.

Doy gracias a Dios por poder dedicarle el tiempo que exige el hacer cada vez la anamnesia de toda una vida de diversos males que cada uno/a llevamos con nosotros. Cosas tales cómo ¿Qué año le extirparon el apéndice? ¡qué importará, si ya lo enterraron en un basurero antes de que el resto de uno lo siga a la fosa!

Al regreso, ya con varios miles gastados y pensando: "para eso, lo hago mejor yo, y sin pagar"... tomamos el vehículo que nos traería por fin a casa y por ahí se subió una señora joven, muy linda y con una cara radiante, con dos niños, una rubiecita de la mano y uno peladito de unos seis meses durmiendo en sus brazos sin saber de frenazos, ni ruidos de vendedores, ni tránsito. Con mi progenitora veíamos un arremolinarse de personas a su lado, pues el chófer le facilitó el paso sin pagar a la entrada; rápidamente se paró un hombre de mediana edad y le cedió su asiento y el del lado se lo dejó a la pequeña que no pagó por él; una mujer le sujetó el bolso con las cosas de los niños; el que le dió su sitio se ofreció para pagar el pasaje, y así, cada uno aportando algo al bienestar de una linda madre con sus niños. Mientras ¡¡¡todos sonreíamos!!! y yo tomaba nota mental de ello pues son el tipo de minucia que me gusta consignar acá.

Cuando busqué alguna imagen con qué ilustrar mi mínima historia y puse en Google "madre e hijos"...¡GO!...,imágenes.....¿saben qué me ha salido? ¡pues ésto!



De simpática...¡muy simpática! pero de cambiar perros y gatos--que también los tengo, ¿eh?-- ¿por hijos?...¡Perdón! pero, ¿para dónde va Occidente? ¿Quién hará sonreír los extraños en un bus de recorrido? ¿Quién acompañará a esos viejos al médico?

14 comentarios:

Anónimo dijo...

¡ay Ale! eso digo yo, quién nos cuidará a nosotros. Tendremos nietos? o nos conformaremos con nuestras mascotas y la de nuestros hijos?
¡Ay, ay, la vida...!

Trinidad

maria jesus dijo...

No sabes la alegría que da saber que existen lugares donde la gente se ayuda, y se respeta a las mujeres y a los niños pequeños. Antes era así en España, pero ahora las cosas han cambiado y da pena. El otro día mi hijo le cedió el asiento en el metro a una anciana y tuvo que discutir con uno que le dió un empujon para sentarse él.Esperemos que con el ejemplo que nos dan las personas de suramerica que vienen a trabajar las cosas cambien. Ya comentan las maestras que se nota los niños que estan cuidados por suramericanas, porque se comportan mucho mas gentiles.Un saludo desde Madrid

Marta Salazar dijo...

mejor esta foto:

Natalidad de las mujeres extranjeras en Alemania

la puedes copiar, porque es mía, je je,

un abrazo!

Marta Salazar dijo...

una acotación más:

yo pienso que en Alemania (no sé si en toda Europa) la gente no tiene hijos por medio...

quiero decir miedo, porque le tiene miedo a todo, vivir con miedo es lo más terrible que a alguien le pueda ocurrir...

sobre las sudamericanas... en mi blog antiguo (de historias), puse la historia de una amiga mía que se fue a Madrid durante las vacaciones y cuánto le sirvió vivir en una familia con una "nana" o ninera o chica que hace todo en casa, peruana!

cien horas de clases y discursos fueron nada en comparación con lo que vivió con ella!

Un abrazo!

maria jesus dijo...

Ale, pasate por mi blog, tienes un premio. Un saludo

Umma1 dijo...

Linda la solidaridad. Qué bien. Es hermoso que la gente se respete.

Google anda de cabeza. Está desde hace meses operando tan mal.
Claro que si alguien sube la foto con ese título, google la sube.
Ya no busco más fotos en google, porque encuentro cada disparate, que me desespera (como diría El Chavo)


Pienso que las madres, lo somos más allá de nuestros hijos concretos. Es por sobre todo una actitud, que se extiende a los otros.

Y en cuanto a tú mamá, si está enfermita que se recupere pronto. Le mando a ella esta rosa (F)

Un abrazo

Alemamá dijo...

¡Muchas gracias, María Jesús! tu blog es muy de los que más me gustan.

Saludos a España que hoy elige ¿"al menos malo", como oí por ahí? Suerte,que el destino de tu país es en parte nuestro también. Chile mira mucho lo que pasa allí, para bien --y para mal-- por desgracia.

Alemamá dijo...

Gracias, Umma1 por tus buenos deseos.
Ella está bien, gracias a Dios.
***
Marta, siempre es un aporte tu producción. Gracias.
Lo del miedo, es así. Una sueca me dijo al respecto que no tendría hijos porque el mundo no iba a durar. Así de tajante y apocalíptica nadie querrá un futuro ni soñará con él.
**Trini, es claro que si no hay hijos tampoco hay futuro, y en ese futuro está la compañía y las redes de apoyo para la vejez; sin sólo pensar en nuestro bienestar futuro,que sería una muy egoísta razón, entra dentro de lo que la naturaleza tiene previsto al hacernos seres sociales.

Monica Alvarez dijo...

Hola Ale:
Europa ya es una muestra de natalidad negativa en donde se aprecian más mascotas que hijos.Chile ha bajado su tasa de natalidad a 1.9 hijos por mujer lo que hace poco promisorio nuestro futuro demográfico.La industria y la comercialización de productos para mascotas en Chile va increcendo.
Para muchos educar hijos se hace más difícil que instruir mascotas.
Un abrazo

Alemamá dijo...

Por suerte, Mónica, esta vez que he estado en Alemania por un mes y medio, he visto como nunca cochecitos con guaguas (bebés), niños y embarazadas. No sé si sera por estar sensible al tema por el embarazo de mi hija, pero era ¡notable! Ojalá la tendencia se revierta y modere eso de tratar mejor que a muchos humanos a las mascotas, y sí, Chile va para allá a rápidas trancadas.

Guillermo N. A. dijo...

-
Hola, hola...

Muy agradable tu anecdota ale... esperanzadora... de esas que hacen pensar que acaso no está todo perdido (y de hecho no lo está, aunque el porvenir no se vea del todo fácil... como bien dice en un blog por ahí... "el mundo no termina en el horizonte, es sólo una ilusión optica")...
Debo confesar que yo soy de los que no piensa procrear por temor y quizás también por cierta rebeldía... más aún, no hace mucho he concluido que el temor es el motor principal de todas mis acciones. No queda aquí tratar de justificarme; si acaso, sólo decir que no busco ni "sustitutos", ni imponer mi forma de pensar. En todo caso, es una más de las muchas opciones que hay para andar este camino... Acaba de pasar el "Día Internacional de la Mujer". Yo estoy de acuerdo con su "lucha" por su "legitimo derecho a decidir sobre su cuerpo", por su "lucha" por "igualdad en el trabajo", por su "lucha" por el reconocimiento y freno a la "violencia contra las mujeres"... pero toda esta "lucha" por lograr un "equitativo equilibrio de fuerzas" me deja muy mal sabor de boca... Afortunadamente hay escenas como las que describes alemamá, blogs como el tuyo, que nos dicen que las cosas pueden ser de otra manera, incluso mucho más fáciles y armónicas tan sólo con recuperar ciertos valores que muchos consideran anacrónicos...
Mis própios padres, este blog, al igual que el solo ejemplo de muchas mujeres sudamericanas (hay muchas anecdotas de mujeres, migrantes ilegales, en EU que han influido positivamente en familias completas con su ejemplo) contrubuyen, si no a revertir, por lo menos a reconsiderar las tendencias en paises "desarrollados"...
Muchas gracias ale...
Saludos...
-

Alemamá dijo...

Guillermo N.A, mi buen amigo: Respecto al feminismo, ¡hay tanto paño que cortar! la lucha de las mujeres es algo muy triste pues no se nos reconocíó en justicia el aporte del 50% de la humanidad al mundo y la sociedad por demasiado tiempo. Caro lo han pagado los hombres, y junto con ellos nosotras y la humanidad entera, pues nos han sacado del lugar en que nos sentimos más a gusto: dando humanidad, acogiendo la vida, poniendo esperanza, consolando de los dolores habidos y por haber, etc. Nos han presentado un "ideal" que niega lo más propio de la mujer en muchas de las versiones del pensamiento de las feministas radicales que han teñido todos los foros y lobbies con sus posturas ultras.
Entre esas luchas con una raiz --legítimas cuando están bien enfocadas-- han salido cosas tan contradictorias como exigir el supuesto "derecho a decidir sobre su cuerpo" entendiendose eso como derecho a decidir acoger --o no-- la nueva vida que se pueda formar a partir del uso de su sexualidad, y eso ya es la negación no sólo de la femineidad, sino de humanidad, de lo más propio y valioso que tenemos.
Si te refieres a un derecho así de irrestricto sobre la vida de los inocentes e indefensos, no puedo estar de acuerdo contigo, lo siento. Mi cuerpo es mío, pero matar a mi hijo es mutilar, asesinar a "otro cuerpo" que no ha tenido cómo decidir,¡si ni siquiera ha estado presente en su concepción! para mi es el destilado del terrorismo.
Conociéndote un poco por tu blog, creo que tu NO piensas así, te has expresado mal o yo estoy muy sensible con un tema que me cala hasta la médula de mi sensibilidad e intelecto.
Un abrazo. Nos leemos.

Guillermo N. A. dijo...

-
Ya van tres veces que reescribo este comentario sin decidirme a enviarlo... y es que tienes razón ale... hay mucho de donde cortar... y a fin de cuentas, sólo aclarar que si bien intento comprender todas las posturas, en efecto, personalmente no veo con buenos ojos la práctica del aborto...
Y resaltar la necesidad de reforzar y contraponer a la filosofia de la felicidad "x-treme" imperante en el mundo "desarrollado", esos valores que aún sobreviven (con mayor incidencia pero no exclusivamente) en nuestros países, y que demuestran ser sólidos argumentos para una vida responsable y apacible... y, con aparente ironía (sólo aparente ironía), feliz...

Saludos...
-

Alemamá dijo...

"...toda esta "lucha" por lograr un "equitativo equilibrio de fuerzas" me deja muy mal sabor de boca..." dice Guillermo; a mi también, pues no logro comprender en qué momento las justas reinvindicaciones de mi género se transformaron en semilla de homicidio de inocentes. Nada más lejos de los anhelos de la gran mayoría de las mujeres que, sin vociferar, buscamos el reconocimiento que nuestro aporte ha hecho a la humanidad ejerciendo las virtudes más propias de nosotras y de las que me siento orgullosa, y creo hablar con propiedad, al decir que nos SENTIMOS orgullosas. Ir contra esto hace de las mujeres los seres más desgraciados --y de paso-- a la familia humana completa.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas