Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 21 de junio de 2008

Ha llegado el invierno


El invierno nos amortaja con el blanco del frío; aún así las hojas secas aportan el toque cálido que alimenta la esperanza.

Foto de PeSchn

Esta entrada es un test de la opción que nos da Blogger para programar las publicaciones con tiempo. La hice en otoño al encontrarme esa foto tan congelante, pero con un increíble toque de color en las hojas secas que aún quedan en los árboles.

6 comentarios:

Ana dijo...

Qué linda foto! Personalmente, amo el invierno y todos sus paisajes. Y la nieve me puede...

Alemamá dijo...

Esta entrada es un test de la opción que nos da Blogger para programar las publicaciones con tiempo. La hice en otoño al encontrarme esa foto tan congelante, pero con un increíble toque de color en las hojas secas que aún quedan en los árboles. Al igual que Ana, a mi me gusta la intimidad que nos da el invierno, sobre todo en mi país en que los tenemos suaves.
El test resultó bien. ¿Qué mejor que poner algo en el solticio de invierno con su fecha fija?

Guillermo N. A. dijo...

Ya puse de fondo de escritorio esta imagen...

Saludos...

Alemamá dijo...

¿Verdad que está linda, Guillermo? pareciera que los árboles estuvieran pintados, y se puede respirar el hielo del lugar.

Ljudmila dijo...

Preciosa la foto ale, pero el frio no me gusta. Solo preferiria vivir en lugares mas frios porque hay menos cucarachas!

Fran dijo...

Alemamá, al ver esta preciosa foto pensé lo mismo: parece un cuadro.
Cada estación tiene su encanto.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas