Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 26 de junio de 2008

No corras con un tenedor.

¿Por qué nunca se debe correr con un tenedor? He aquí una convincente razón para mostrar a tus niños si los has preparado primero.



Post scriptum: Mi amigo Fernando ha comentado ésto y tiene razón:

"Qué punto más escalofriante. Deberías advertir a tus lectores que, si son sensibles, no abrán la tremenda foto."

Gracias, Fernando.



18 comentarios:

Alemamá dijo...

Sacado de un correo de mi hermana Sole. Es algo verdadero, al niño le tomaron las fotos antes y después del accidente. ¡Brrrr!

Guillermo N. A. dijo...

Vaya que debe tenerse cuidado... mi querido hermano ha sido desde siempre un experto para sufrir todo tipo de accidentes... en efecto, el se enterró unas tijeras en su boca al correr con ellas... pero también se ha enterrado una varilla en su pierna al bajar de una barda; un perro se atoró un colmillo al atravesarlo en su dedo índice, con una malla metalica de por medio; se rompió boca y dientes al frenar intempestivamente andando en bicicleta... se ha desbarrancado por la cortina de una presa... jajaja... es realmente destacable que siga vivo, y más aún entero... a toro pasado es risible, pero por favor...
¡¡ TENGAN CUIDADO !!

Saludos...

Alemamá dijo...

¡Uy, Guillermo! ¿no será gato? ya ha utilizado CINCO vidas de acuerdo a lo que comentas. Verdaderamente podrías postearlo. Es increíble tantas cosas así en una vida ¿porqué será que hay personas que pareciera que atraen los accidentes?
Saludos

Ana dijo...

Qué horror! Bah, suena lógico, del mismo modo que no hay que andar corriendo con un vaso de vidrio en la mano, y tantas otras cosas que uno hace sin pensar...

j.a.varela dijo...

¡¡¡Mamma mía!!! Desde ahora en adelante ese niño solo comerá con cuchara.

Juan

Peque dijo...

que horror!!!!!!!!!!!!!...
pobrecito...
Por eso prefiero las cucharas!!!!

Z&Z design - ChZ y Mariespe dijo...

auch.... noooo pobre bebe Dios mio!!! noo si hay que tener harto cuidado con enseñarle como manejar estos instrumentitos a los más peques!!! :( Ouch... pobre bb en verdad...

Alemamá dijo...

De accidentes corto-punzantes de mis niños recuerdo la quemada con un cautín en la mano de Pablo, cuando lo pescó con los deditos por la punta.
También la vez en que Bernardo atravezó la mampara de vidrio y se cortó limpiamente la nariz quedando con la aleta separada del resto. Nunca le coincidieron bien los bordes ya así se ha quedado. Parece que lo hubieran acuchillado. Uf!!

alida dijo...

¡Santo cielo! El susto del niño primero, el dolor inmenso y la madre se volvería loca en ese instante mientras resolvía
Que experiencia para ese bebe
Un gran beso

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

Qué punto más escalofriante. Deberías advertir a tus lectores que, si son sensibles, no abrán la tremenda foto.

F.

zocadiz dijo...

me dió un tremendo escalofrío!!!!!
impactante!!!!
Ahora entiendo el agobio de mi papa para que no caminaramos ni con cuchillos ni tenedores. Siempre pensé que exageraba!!!!

maria jesus dijo...

Menos mal que fué en la nariz y no en un ojo

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

Me hace gracia que me cites al inicio.

Seguro que con la advertencia que has puesto, ahora todo el que entre se apresura a ver la foto oculta. Es como cuando en la tele ponen "Esto puede herir su sensibilidad", y todo el mundo atiende más.

F.

Alemamá dijo...

¡¡Jajajaja!! Fernando, me pillaste, jeje
Claro, la morbosidad es algo que pica la curiosidad ( o la revés) pero no pueden decir que estaban sin advertencia, jeje

Saludos

Landahlauts dijo...

pobre!!!!

Saludos veraniegos para tu invierno Chileno!!!

Marta Salazar dijo...

pero qué horror!!!!

Marina dijo...

Ay mi vida... cómo se ha puesto la naríz...

Joana dijo...

Que horror!! pobre niño!! me he llegado a levantar de mi asiento!! no sabría que hacer ante una situación así...quizás que paso con el pobre después...

Saludos!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas