Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 11 de febrero de 2012

Despedidas: ¡Lástima que terminó!



Ayer se fue mi hija de regreso a Europa. Hace ya más de 24 horas que partimos en la primera etapa llevándolos al aeropuerto. Acabo de saber que han arribado bien en este momento. Gracias a Dios.

Es largo y pesado el viaje, pero qué rico es que exista esta posibilidad que no tenían personas como Kristina Lavransdatter, personaje de Sigrid Undset (premio Nobel) en que refleja la vida de las mujeres en  tiempos  en que cuando alguien se iba, como sus hijos, era muy difícil tener noticias y menos frescas.

Desde que conocí a mi esposo me lo he pasado recibiendo y despidiendo personas queridas en los aeropuertos, o llegando y yéndome yo. Siempre es algo ambivalente. Es lo que hay y está bien. Dios sabe más.



15 comentarios:

Gabriela dijo...

Pienso lo mismo cuando trato de imaginar lo que habrá sido para mi bisabuelo José, que a los 18 partió de su Rajadell natal a Iquitos y de ahí a Yurimaguas. Nunca más volvió.
Cuenta mi mamá que él mismo decía que guardaba la imagen de su madre parada en la puerta de su casa, mirándolo partir, hasta que se perdieron de vista.

Mónica Alvarez Lama dijo...

Hola Ale:

Lo que se llama aldea global permite un mayor movimiento de personas que van y vienen en busca de mejores horizontes.Muchos provenimos de inmigrantes que vinieron con enormes sacrificios a emprender en nuevas oportunidades.Lo se por mis abuelos y tíos que llegaron de Medio Oriente y de Europa a la aventura,sin las las comunicaciones que existen hoy en día,con escasas posibilidades de enviar noticias.Gracias a Dios esto ha cambiado.

Saludos desde Ñuñoa

Winnie0 dijo...

Querida Ale....despedir a los seres queridos cuando se tiene un mar de por medio..tiene que ser complicado. Te mando un beso enorme y ya sabes que a este lado del charco yo te quiero

Winnie0 dijo...

Querida Ale....despedir a los seres queridos cuando se tiene un mar de por medio..tiene que ser complicado. Te mando un beso enorme y ya sabes que a este lado del charco yo te quiero

AleMamá dijo...

Gracias, Gaby, Mónica y Winnie por su cariño. Muchos no lo entienden, pero los amigos de la Bloguería son muy reales y están siempre cuando se los necesita.

También yo los quiero.

AleMamá dijo...

Gaby, mención aparte tiene el relato de la despedida de tu abuelo. Salió de su pueblo para meterse en la selva. Qué tristeza debe ser quedarse con esa imagen en la retina, como cuando una niña adoptada en Colombia contaba que el último recuerdo de su madre era verla en el andén mientras partía el tren lleno sólo con niños en Alemania de la guerra.

¿Sabes dónde está Rajadell? ¿Has ido? Pues te encamino; acá tienes el mapa:
Rajadell

Muchos besos

Gabriela dijo...

No he tenido el gusto de ir a Rajadell, AleMamá. Es uno de los puntos de mi lista de pendientes.
¡Gracias por el mapa!

Cyrano dijo...

Las despedidas son tristes, yo me quedo en casa...

eva moreti dijo...

Soy Eva y estoy iniciando un blog, me ha parecido muy divertido el tuyo.
¿Me visitarías?

Saludos.

Fernando dijo...

Todo es un ensayo del Viaje Definitivo, Alemamá.

Más lo sentirán ellos: Madrid está a 0º, imagino que la ciudad en la que vivan ellos estará bajo 0.

Juan Ignacio dijo...

¡Qué final! Parece triste pero es esperanzado.

esteban lob dijo...

Menos mal que en este mundo de Skype, e-mails y otros, las distancias se hacen más cortas.
Igual duele cuando una hija o hijo se va, aunque sea..a Talca.

Un beso.

hna. josefina dijo...

Sí que te costará, pero es verdad que todo es bastante más liviano.
Yo de joven me fui casi cuatro años a España y pasado un tiempo ya escribía muy poco porque ¡era tanto lo que tardaban en ir y venir las cartas!...
¿Los padres de tu marido son chilenos?
Un abrazo.

AleMamá dijo...

Josefina, qué gusto saber de ti en estos lados, amiga.

Respondo tu pregunta: Mis suegros eran chinos "de po'allá". Mi suegro regresó una vez y mi suegra jamás volvió, pero siempre se sintió de paso en Chile, hasta que los hijos comenzaron a casarse acá, ahí ya no se habló más del tema.

cessione del quinto dijo...

Yo soy espanola y vivo en Italia, me paso la vida despidiendome de mi gente, aqui y allà, y todas las veces duele...sin embargo, soy feliz con sentirlos cerca. Aveces la distancia fisica no determina la soledad que sentimos.
Sara M.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas