Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 15 de noviembre de 2008

¿Derecho a Morir?


Ya me voy a meter a opinar cosas duras, que conmocionan y que dividen las opiniones... ¡quién te manda, Alejandra! .... ¿para qué hacerlo, entonces? bueno, aparte de que me gusta la polémica y el debate por mi espíritu idealista y porque por algunas causas lucharía a brazo partido si se precisara --¿no ven que soy hija de la generación del 68 en la universidad?-- es porque no he visto en los blogs la postura que sostengo y creo que es hora de ponerla en el tapete, por más limitado y modesto que este sea, pues la vida y la muerte es tema que nos toca a todos, y si no, que hable un inmortal.

La adolescente británica Hannah Jones ha conseguido que se respete su derecho a rechazar un tratamiento médico que podría alargarle la vida pero a un costo que se le hace intolerable pues ha pasado largos períodos de su corta existencia (13) en tratamientos y operaciones y está cansada de tanto sufrimiento sin un destino claro.

Inmediatamente se ha usado su triste caso para apoyar ideologías como la eutanasia, o una mayor autonomía de decisión de una niña de 13 años, supongo que tomándolo de precedente para otras decisiones así de importantes en la vida de los chicos.

Acá no hay suicidio, ni "derecho a morir" ni eutanasia, sólo se ha reconocido el derecho a rechazar un tratamiento por resultarle intolerable, postura ética de antigua data, por lo demás.

  • No es suicidio pues ella no hará por si misma nada activamente para acortarse la vida.
  • No es eutanasia pues no hay un tercero que activamente use un medio externo para evitarle sufrimientos en forma artificial y homicida.
  • No es "derecho a morir" emparentado con el suicidio asistido o la petición de ser asesinada, que viene siendo lo mismo.

NO, NO, NO; no es ninguna de esas cosas, es dejar actuar a la naturaleza, dejar que la vida se extinga del modo que está previsto si los organismos no funcionan, y es su derecho, mi derecho, el tuyo y de los demás y el de mi madre que casi lo ejerció en agosto cuando llegó a urgencia médica con riesgo vital y ella nos había solicitado no conectarla jamás a ninguna máquina.

Sí, es un derecho, pero con ciertas salvaguardas para evitar los abusos que contaminan los casos justos, y algunas pienso que son:

  • Medios proporcionados a la gravedad del caso y las posibilidades de mejoría
  • Informado en todos los detalles
  • Voluntaria aceptación de parte del paciente y/o sus representantes legales
  • Yo agregaría que los amen, pero eso es difícil de cuantificar y hacer objetivo.
En el fondo, así como no hay un supuesto derecho a disponer de la vida de nadie --ni del más pequeño o miserable ser--, no hay derecho a obligar a vivir a punta de tecnología que hacen de la vida algo inhumano. El que pueda entender, que entienda con buena voluntad, y en temas éticos se necesita mucha para no caer en "soluciones" fáciles.


Puedes ampliar el tema en éste enlace: Eluana y Hannah. Decisiones de vida o muerte.


29 comentarios:

yeste lima dijo...

Estoy completa y absolutamente de acuerdo contigo, Ale, es un caso que ha levantado una gran polémica en todo el mundo y me temo que no dejará de serlo (con mucho morbo de por medio) hasta que Dios decida el desenlace.

Como siempre, para algunos -muchos- ésto servirá para abrir el eterno debate de los puntos que tú has mencionado, pero porque están ávidos de morbo y quieren llegar a la conclusión de que somos los equivocados los que pensamos que la muerte TAMBIÉN llega cuando tiene que hacerlo, sin necesidad de que se le ayude de ninguna forma. No quieren pararse a pensar un momento que lo que Hannah ha decidido con la aprobación de sus padres, es sólo, seguir como hasta ahora, disfrutando del amor de su familia sin tener que pasar por otro sufrimiento más, del cual, no le dan esperanzas de que pueda salir bien y que sea su organismo el que siga su curso sin más tratamientos e intervenciones.

Incluso hay quien se atreve a dudar del amor de esos padres por su hija, por el hecho de apoyarla en su decisión.... decisión a la que tiene derecho desde el punto de vista que en su país, tiene la edad qe la ley exige para poder elegir su tratamiento médico y ni que decir tiene que son los 13 años más maduros que yo he visto en mi vida.

Has hecho muy bien en exponer el caso en tu "tapete".

Un bso.

Monica Alvarez dijo...

Hola Ale:
estoy de acuerdo con la autodeterminación de no apoyarse y prolongar la vida a través de tecnologías que dilatan el buen morir de un paciente como Hannah.Yo tampoco lo quisiera.Es como dilatar una agonía y un sufrimiento que no lleva a buen puerto.
Mi mamá con su leucemia se apagó lentamente y no sufrió.Prefiero que haya sido así.
Saludos desde Ñuñoa

hna josefina dijo...

Pues, te cuento que, cuando mi madre ya estaba muy mal y nos perseguía un cardiólogo por el pasillo del sanatorio, trantándonos de crueles porque no aceptábamos no me acuerdo cuál tratamiento -cruento, además- cardiológico, me encontré diciéndole con mucha energía:
-¡No insista! ¡Porque nuestra madre además de tener derecho de vivir tiene también derecho de morir!
Te imaginás, quedó mucho, ante tal réplica de una monja...
Hace bastante poco, la santa sede, volvió a sacar un documento donde hablaba del 'encarnizamiento terapéutico'. Me pareció muy bueno el nombre.
Por supuesto que no tiene nada que ver con la eutanasia ni cosas por el estilo. Y ya Pio XII hablaba de ello.
Me pareció algo retorcido que fuese una noticia en los medios.
¡Saludos!

Terly dijo...

Yo, Alejandra, por este tipo de muerte que no es eutanasia, ni suicidio, sino rechazo a alargar la vida artificialmente, estoy completamente de acuerdo, pero...
siempre me queda una duda. ¿Qué sucede si llega un momento en que el enfermo pierde el conocimiento y deja de poder decidir por si mísmo en ese proceso de ir muriendo poco a poco? ¿Cómo podemos saber que en ese espacio de tiempo no hubiese podido existir un arrepentimiento a esa decisión tomada cuando era conciente?
Bufff... es ésta una decisión que no me gustaría tomar ni como enfermo ni como médicos que le rodeen.
Un abrazo.

AleMamá dijo...

¡Ay, amigos! qué duros temas son estos, la verdad... Terly, obvio que uno nunca debiera verse en el trance de decidir algo así sobre un ser que ama. Pienso, en el caso que planteas, que de estar ya imposibilitado de decidir un cambio en su elección, debe mantenerse lo que manifestó. Por eso las decisiones deben tomarse en forma informada y conscientes. En coma, ya no vale, sería otra vez decidir por ellos.

aminuscula dijo...

Cada persona tiene su ética y sobretodo tiene que vivir dentro de su cuerpo, sea este un lugar agradable o no. Cada persona tiene derecho a decidir si quiere un tratamiento o no (a menos que esté enajenada) y a decidir lo que le depare la vida (en este caso y también en los casos extremos como la eutanasia). ¿Como puede nadie apropiarse de este poder de decisión? Ni los jueces, ni los médicos, ni los familiares tendrán que sufrir las consecuencias de estas decisiones, así que no tienen derecho a decidir por los demás. Si no tenemos esta libertad, no podemos decir que somos dueños de nosotros mismos.

AleMamá dijo...

Aminúscula: No sé si te entendí bien, pero hablas de "éticas", en plural ¿es eso lo que dijiste? Es que no puede haber multiplicidad de éticas, todas con igual valor pues no se podría vivir en sociedad. Date cuenta que la ética de los asesinos y ladrones es esa: matar y robar, y lo encuentran muy moral, ¿cómo la sociedad podría ponerlos entre rejas? imposible si fuera igual de válido todo, ¿no?

Otra cosa son las posturas ante LA ética. Yo puedo ignorar las leyes, pero que existen, ya lo han comprobado muchos que las han quebrantado.

Espero que haya quedado claro mi planteamiento de que no existe ningún derecho a matar ni a ser matado, ni a matarme, pero sí el derecho a elegir que la naturaleza siga su curso "sin ayuda" de inyecciones letales, traguitos de cianuro u otras lindezas de ese tenor.

Gracias por venir y comentar

Ana dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. He tenido que tomar la difícil decisión de decir basta, con mi padre. Basta de tratamientos cruentos sin resultados. Y fue duro. Pero no me arrepiento...

AleMamá dijo...

Ana: ¡qué trances estos, amiga! en agosto, con lo de mi madre, debimos enfrentar la disyuntiva.... no fue necesario nada especial al final, las señora tiene huesos duros, pero como se ahogaba, pensé que pese a sus insistentes propósitos de no usar máquinas llegado el caso y dicho cuando estaba bien, le aceptaríamos al médico una ayuda de oxígeno, tal como sucedió, pero no mucho más.

Dios sabe más.

Tanhäuser dijo...

Complicado el tema de hoy, Ale.

Z&Z design - ChZ y Mariespe dijo...

No lo sé, ne verdad es complicado, tengo una pariente que siempre pedía que en ningún caso se la conecte a máquinas para alargar su vida. Sufrió un microinfarto cerebral, nadie se atrevía a decirle al doctor que no la conecten a máquinas... ya era demasiado dificil ver lo mal que estaba como para no darle esa "ayuda"... La decisión no corrió por mi parte, que estaba asustadísima, corrió por parte de sus hermanas y fue conectada. Hoy sigue con vida, viejita, con algunos problemas adicionales a los que debería tener ya por su edad, pero viva... y verla sonreir es de las cosas mas maravillosas que nos toca ver, es tan dulce, tan amorosa...

Ella no quería que la conecten, pero la conectaron, hoy no puede hablar bien así que no sabemos que opina en verdad respecto a lo sucedido ó si lo entiende bien...

El tema es dificil... tener a una persona tan amada en un caso así, después q te pidió ser alejada de máquinas... es demasiado complicado para elegir...

Saludos,
MARIESPE

Desire dijo...

La longitud de la vida no se mide por los años, que hemos vivido, sino por la calidad de vida que hemos tenido, de que vale vivir tantos años conectada a una maquina sin poder vivir a plenitud, solo por el deseo egoista de que mis hijos me vean viva, no, no es eso lo que quiero para mi. Se que la muerte es dura y dificil de aceptar y mas cuando se tratan de seres queridos, pero prefiero que ellos me recueden asi como yo recuerdo a mi abuela, sonriendo y hablando conmigo y no en un lecho de enfermo solo mirando, sin poder hacer nada.
Es un tema dificil y polémico y creo que se debe de respetar la decision que tome cada uno al respecto.
Saludos Alemamá

AleMamá dijo...

Mariespe, tienes toda la razón es duro y lo que te pasó a ti y con tu pariente y a mi con mi madre es la cara más corriente del problema, pero acá hay otra arista que se la está malinterpretando y es sobre la diferencia fundamental que hay entre terminar activamente una vida, la que sea, por las razones )o sin razones) que sean, y dejar que la naturaleza haga su trabajo --aunque el resultado sea morirse más rápido-- y sin recurrir a métodos extraordinarios de la técnica y la ciencia que no garantizan la bondad y éxito del tratamiento.

Saludos, te leo

AleMamá dijo...

Desiré: tomando como base tu comentario, ha y una arista que hay que aclarar también, y es que a veces la vida nos dura más de lo que nos dura la belleza y la autonomía, por ejemplo, y nos vemos disminuidos, etc Bueno, también ahí hay que aceptar lo que la vida nos da (y nos quita) y seguir con las limitaciones de la edad o la salud hasta que nos extingamos naturalmente, mira que los hay que por un deseo de no ser recordados feos o gagás, etc hacen cosas por soberbia, por no depender de nadie ni ser menos que en la plenitud, y hay que contar con la declinación tanto física como mental ¿no?

Un abrazo

maria jesus dijo...

La Iglesia tiene un testamento vital que se puede firmar en la que se pide que se evite el encarnizamiento terapeutico. De todas maneras ya dice el Papa que la linea que separa es muy fina y cada dia surgen nuevos problemas morales de este tipo.

Jorge S. King dijo...

Que tema difícil!!
Lo has planteado muy bien AleMamá y concuerdo con lo que señalas.
Es cierto, se ha usado su triste caso para apoyar ideologías lamentables, para no decir otra cosa que pueda ofender a alguien.
Me parece que lo más que podemos hacer por la niña Hannah Jones, es rezar para que ella y su familia lo pasen lo mejor posible. Tata Dios dirá.

Irantzu dijo...

Hoy opiné sobre este tema en otro blog, y decía que creo que en las mismas circunstancias actuaría como los padres de esta niñita, porque tampoco es una operación que le va a salvar la vida, porque no está enferma del corazón, entonces si se va a morir igual, y prefiere estar este último tiempo en su casa, me parece válido. Debe estar agotada...
Es dificil el tema porque es muy personal y porque el eje central es la información. Información es poder.

almena dijo...

No podría argumentarse mejor, Alemamá.
Y además, me fastidia que, con esta excusa, los "pro-eutanasia" arrimen el ascua a su sardina, como se dice por aquí.

Besos mil

Fernando dijo...

Hola, Alemamá, tocas un tema bien difícil, y lo haces con una gran claridad. Hay una gran confusión en todo esto, y se confunde lo que tú explicas bien: el no mantener un tratamiento que ya resulta inútil, lo que podría ser algo respetable, con los matices necesarios, y el matar directamente a un enfermo, por ejemplo retirándole la alimentación o la respiración. No conozco bien el caso de esa chica inglesa, por lo que no sé en qué grupo estaría.

En España el gobierno de Zapatero parece no tener más programa de gobierno, para la Legislatura que empezó en marzo, que ampliar el aborto y traer la eutanasia. Para la eutanasia, lo primero es cambiar el nombre del problema, como se hizo en su día con el aborto: "muerte digna", hay que discutir sobre la muerte digna, como si los enemigos de la eutanasia fuéramos partidarios de la muerte indigna. Lo segundo, empezar a contar historias tristes, que conmuevan al que ve la tele: una señora, que lleva 20 años tumbada, doliéndole la espalda, ...

Tu post es muy bueno y como ves ha generado un gran debate.

Mariana (la mamá) dijo...

Ale, comparto plenamente tu postura, creo que, por sobre todas las cosas está el derecho de elegir de cada persona.
Cariños

AleMamá dijo...

Mariana, qué gusto me da que vengas a comentar en mi sitio, tú, que como médico, bien sabes de estos temas tan complicados y que tensan tanto las cosas ya de suyo difíciles como es la salud o la muerte.

Un abrazo, grande, grande

Susy dijo...

Yo digo que en la infancia no se tiene sentido de la muerte ni se conoce su peso y contenido.

Para los niños "muerte" es tan solo una palabra. Otra cosa es que estorben y cualquiera se los quiera quitar de encima.

Un beso infantil.

DasGretchen dijo...

¡Cuánta razón tienes!
¿Cuándo se empezará a dar la batalla por la vida desde todos los frentes?!?!!
Mil gracias por tu visita y por la bitácora!

Militos dijo...

Me alegro mucho que hayas tocado el tema de esta niña. Es verdad que no se ha visto en ninguno de los bloga y me parece de rabiosa actualidad.
Estoy completamente de acuerdo con su decisión y con que los padres lo respeten. Someterla a más torturas´de operaciones, posibles rechazos...Pobrecita niña, que viva en paz el tiempo que Dios quiera. Ni es suicidio, ni eutanasia. nadie nos puede obligar a esos tratamientos extraordinarios que sólo alargarían un tiempo indeterminado la vida. Todo lo que la iglesia aprueba para mí es norma que procura nuestro bien material y espiritual.
felicidades por este esplándido post.
Un abrazo

Flo dijo...

Puede que no se vaya a morir ahora, pero claramente su expectativa de vida no mejora por rechazar este tratamiento. En el fondo, se está "dejando morir".
Lo lamentable es cuando alguien manifiesta claramente su intención de no querer tratamientos "encarnizados", luego cae en la inconciencia y sus parientes no respetan esa voluntad. Debo decir que me ha impresionado leer en el blog del Mercurio, por ejemplo, que la gente entiende y apoya a esta niñita.
Es un tema difícil, como ayudar a alguien que quiere morir (como la película "Mar Adentro"). Muchos se apresuran a tildar a esa persona de homicida, pero supongo que sólo Dios juzgará si fue homicidio o compasión.

Saludos.

AleMamá dijo...

Susy: hay casos en que efectivamente se podría pensar en una solución egoísta al permitir tomar una decisión así a una niña de 13, pero por otro lado es amor también el dejar que la naturaleza siga su curso natural y no infligirle más sufrimientos que no tienen un puerto deseado seguro. Es difícil juzgar desde fuera las intenciones del corazón, pero de una cosa estoy segura: es de la madurez de un niño que ha sufrido y lo digo pues hasta los 9 años yo me lo pasé largas temporadas en cama, hospitalizada y delicada de salud por varios conceptos, todos dolorosos, y me sabía un niña diferente y puede influír el haber tenido que leer mucho por falta de otras cosas que hacer. De verdad que creo que esa niña debe de haber tomado muy conscientemente su tremenda decisión, que por otro lado no significa que de DEBA morir, puede suceder que tenga una larga vida, y ¿cómo sabes? que aparezca para ella un tratamiento que le sea aceptable. Dios nos oiga.
Besos

AleMamá dijo...

Flo: Creo que hay modos objetivos y dimensionables de saber lo lícito en temas como acortar el dolor pues es muy diferente dejar sin usar medios extraordinarios que intervenir en la muerte de un ser, aunque sea uno mismo, con ACTOS en ese sentido. Si se usan medios artificiales de la clase que sean, es homicidio como lo pongan. Lo que no juzgo son las intenciones, pero el fin nunca justifica los medios, y matar es malo.

Qué bueno verte circulando por los blogs. Un abrazo

Benita Pérez-Pardo dijo...

En España han centrado el debae en la eutanasia y estoy de acuerdo en que no tiene nada que ver.

Le han comentado que es muy muy difícil que sobreviva a la operación y que lo medicamentos para tolerar el trasplante son incompatibles con el tratamiento de la leucemia. Entiendo que prefiera estar con su familia.

Cuando tenía unos 8 o 9 años me hicieron muchísimas pruebas médicas, no tenía nada grave pero no sabían lo que tenía. Al final no quería saber nada de médicos. Todo eran pruebas y más pruebas.

Le han dicho que las posibilidades de éxito son mínimas y la incompatibilidad del tratamiento contra la leucemia es seguro incompatible con las medicinas antirehazo.

Es una pena como manipulan todas las noticias!!

Patoace dijo...

Excelente análisis Alemamá, muy claro y necesario.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas