Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 8 de abril de 2009

Otoño: calor de hogar




Llega el otoño y aunque no se decide a obligarnos a guardar la ropa delgada por las altas temperaturas que siguen presentes, uno ya comienza a pensar en abrigos, fuego, colores de intimidad.

Un símbolo que resume esto es el gusto por las chimeneas que conservamos pese a que en Santiago de Chile no las podemos encender NUNCA por el tremendo problema de contaminación que tenemos por vivir en un lugar encerrado por montañas, bellísimas, pero que nos ponen una tapa de inversión térmica muy importante.

Pese a lo dicho, si se va a remodelar una casa que tenía chimenea, no se nos ocurriría sacarla, y si construímos algo nuevo, se la diseña y se hace -- como algo decorativo-- pero ahí está.

Mi casa tiene una muy grande, con unas maderas sólidas de pino de Oregón muy apreciado por lo lindo que es. La hemos clausurado, pues al tener ese tiraje inútil, nos lleva el calor que conseguimos con otros medios menos románticos, pero igual le tengo unos troncos arreglados como si fuera a encenderlos el primer día que baje la temperatura de verdad.

La ilusión de poder tener un buen fuego debe ser algo atávico que nos viene de lo profundo de los tiempos, cuando una fogata significaba luz, calor, seguridad y señal de compañía. Por algo la llamamos HOGAR.



5 comentarios:

Luisa dijo...

Qué extraño me resulta pensar que llega el otoño para vosotros.
Aquí 28º y subiendo.
Calor de hogar, ese tesoro que todos ansían y nadie puede comprar.

ojo humano dijo...

Yo he probado todo para soportar el frío, estufa a leña, brasero, parafina, gas, estufa a aserrín, nada, soy friolenta genética. Así es que sueño con algún día cambiar de ciudad (es poco probable) y ese sueño me hace soportar el invierno sin resfríos.
Estoy elaborando esa página por mi falta de tiempo, solo la mantengo para que no se muera mi neurona favorita, pero es apenas un vistazo.
Gracias por la visita, yo soy fiel en visitarte y rogar para que Dios te dé cada día gracia del cielo para la vida.

Un beso grande y disfruta estos días "santos" (todos deberían serlos ¿no?)

pon dijo...

Verdad que un fuego por pequeño que sea hace hogar???
Vivimos en una casa cinco años que tenía como único medio de calefacción una chimenea de leña, de las de convección. Era una maravilla. Disfrutábamos de ella a todas horas y la sensación de calor es tan agradable, y el olor de leña que se extiende por toda la casa......las mañanas de invierno la encendía con leña menuda para vestir a mis hijas delante, calentitas, y por las noches era una delicia. La echo de menos.
Incluso, como dices, solo con tenerla aunque no se pueda encender, da otro sabor a la casa.

Oye qué preciosa y otoñal es tu nueva cabecera, Ale. Me encanta, muy cálida.

Gabriela dijo...

Acá en Lima las chimeneas no son muy usuales, pero a mí me parece que no hay nada más representativo de eso que se llama "calor de hogar" que una chimenea.
Con lo que a mí me encanta la temporada fría ya estoy contenta de tenerla cercs. Tal vez porque en Lima nuestras temperaturas nunca son extremas. Si hiciera más frío tal vez otro sería el cuento.
Saludos.

zocadiz dijo...

cuando era pequeña, la casa tenía una chimenea.. y la encendimos 2 o 3 veces. Fue fascinante y recuerdo muy bien cada detalle a lado de la chimenea.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas