Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 28 de enero de 2013

Castañuelas sonoras


Mi querido amigo Fernando, del blog En Madrid, ha subido un post sobre los recuerdos turísticos que se venden en su ciudad. Critica el mal gusto y la calidad de ellos, pero de todo eso yo rescato las castañuelas, instrumento inalcanzable para mi cuando era chica en la ciudad de Linares, región del Maule, Chile, que se caracterizaba por tener una gigantesca colonia de inmigrantes españoles que hacían de cada celebración, donde fuera, una extensión de las costumbres de la Península, como que Toño Guerra, hijo de un panadero, siempre bailara jotas, o algo parecido, (no creo que alguien chileno distinguiera un baile de otro entonces ni ahora), y en las monjas de María Auxiliadora, donde estudiaba, era de rigor que algún acto del colegio también tuviera relación con eso. 
Casi nadie tenía castañuelas, por exóticas en Chile, supongo, y me moría de ganas de tener un par y saber tocarlas. Hoy que todo es más fácil y que todos viajamos bastante, sería bien alcanzable conseguirlas, pero capaz que las encuentre de plástico y "made in China". Cosas de la globalización.

18 comentarios:

ojo humano dijo...

!No me digas que viviste en Linares!, vaya, yo nací ahí mismito, claro que no me acuerdo jejeje, parece que fue en el Hospital. Crecí ahí hasta los 5 años y nos fuimos al Los Angeles. Pero visité varias veces a parientes bien lejanos en esa ciudad y en Longaví, siempre encontré que eran apáticos, no sé, tonteras de joven.
Lo que yo siempre he querido tocar son las maracas, me encanta el ritmo, pero entre el ir y venir apenas con suerte toco el timbre.
Son lindos los instrumentos musicales, en mi Capilla me hicieron hacer una investigación de la música en Los Salmos, ufff, precioso!!!, me encantó Asaf, el que tocaba los platillos.

Qué bueno que volviste.

yeste lima dijo...


Si viviéramos más cerquita, yo misma te enseñaba a tocarlas e incluso a bailar con ellas, no se me dan mal.

Besitos, Ale.

AleMamá dijo...

Toyita, ahora resulta que hasta somos coterráneas!! Increíble, amiga mía.

Yo nací en la ilustre villa de San Javier que me debe una placa conmemorativa, por lo menos, jejejeje

Las castañuelas me fascinan, pero si de tocar algo más en serio se tratara, siempre he dudado si hubiera escogido el piano o el violín, pero hasta acá, lo único que se me da bien es el timbre, igual que tú.

Besos

AleMamá dijo...

Yeste, si vivieras más cerca, ¡te tomo la palabra!
Besos

Winnie0 dijo...

Aquí Andalucía y el flamenco va siempre unido a las castañuelas mi querida Ale....Para mi siempre es un arte verlas tocar....ya sean made in China o en Sevilla jaja Un beso

eligelavida dijo...

Me encantan las castañuelas y la jota, pero también me gusta muchísimo la cueca. He cantado 'Chile lindo' y 'Si vas para Chile', desde que soy muy, muy, pequeña.

Un beso!

Gabriela dijo...

Alguna vez tuve castañuelas entre mis manos. El sonido que sale de ellas es bellísimo.

Rocky Balboa dijo...

Ale, que fue tu cumpleaños!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
felicidadessssssss!!!! esque hacía mucho tiempo que no entraba en tu blogggg!!!!!!!!!!!!!
un beso enorme

Fernando dijo...

Qué bonito post, Alemamá.

De haberlo sabido te habría enviado unas buenas con tu hijo sacerdote.

Me gusta que vivieras en Linares. En España, en Andalucía, hay un pueblo importante que se llama así: quizá Linares (de Chile) fue fundado por gente nacida en Linares (en España). Para nosotros, el pueblo tiene una importancia sentimental: ahí, en su plaza, un toro cogió y mató al mítico torero Manolete.

AleMamá dijo...

Gracias, Rocky Balboa por tus felicitaciones. Con que me desees bien, no importa nada la fecha. Besos
*****

ELIJE LA VIDA: ¡qué sorpresota saber que conoces mucho de los cantos y danzas de mi país, para Uds. tan lejano! Me ha encantado saberlo.

AleMamá dijo...

Winnie, a ti sí que te imagino bailando y tocando tus castañuelas con mucho salero. Besos

***
Gaby, para los de este lado del mundo son especialmente sorprendentes, porque no las usamos como allá. También recuerdo que las monjas españolas (filpenses) nos tocaban la "chasca" para poner orden. Era una cosa como castañuelas también, pero nada festivas, jeje

medranica55 dijo...

Las castañuelas son faciles de tocar, que se lo pregunte a mi querida hija que se las tenia que esconder, para que no nos diera la serenata. Porque lo poco gusta, pero lo mucho cansa. Pero si me das una direcion te las mando de madera no de los chinos unas de verdad. Te lo digo enserio.

AleMamá dijo...

Oh!, Medranica querida, ¡te has pasado de amable! ¿Seguro que lo harías?¡UHHHHHHHH! Gracias, ya te respondo.

esteban lob dijo...

Veo, apreciada amiga, que logras con tus "decires" unir a los dos Linares, el nuestro y el de España.

Un beso.

dolega dijo...

Nuestra amiga Medranica se me ha adelantado. Si no lo logra, sin problema me mandas un mail con tu dirección y te hago llegar unas de madera de las buenas.
Recuerda que a nuestra edad no es bueno quedarse con ganas de cosas pequeñas. :)
Ahhh y he oído por ahí que ha sido tu cumpleaños.
¡¡¡¡Felicidades!!!
Besazo
PD: Me encantas las sillas que has puesto de carátula en el blog.

maria jesus dijo...

Aprendí a tocarlas de niña y sufrí el aprendizaje de mis hijas. Las castañuelas son personales, solamente las debe tocar su dueño para que nose estropee su sonido y hay que abrigarlas para que no se deformen. Cuando me digas te mando unas con instrucciones

medrnica dijo...

¿Pero todavia no han llegado las castañuelas? Ya me diras algo, para reclamar en correos.

Daniela V. dijo...

Aunque si no se tocarlas, me gusta el sonido de las castañuelas,es un sonido particular y agradable.Me gustarìa comprarme un par ,pero no made in china sino me durarian un dia.otpimo articulo.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas