Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 27 de junio de 2004

Un hombre, un Sueño

Acá dejo mi Historia Posible: Un Hombre, un Sueño


He soñado con tener casa propia, con jardín florido y balcón soleado. Una familia que fuera mía para amarlos , que me amaran ...que todos mis esfuerzos fueran para ellos, para cimentar nuestra felicidad....¡ja! ¡felicidad! ¿qué es eso? ¿a alguien se le perdió algo llamado fe-li-ci-dad? parece que mientras más se sueña; mientras más se parece la realidad a los sueños, más duro es el despertar en una una pesadilla..... mayor de cuarenta, sin empleo, torpe para responder entrevistas de trabajo y con crisis mundial.... abandonado de la fortuna, he perdido lo que más amaba, mi mujer, y con ella mis hijos....¿qué le queda a un infeliz como yo para soñar? solamente el desear comer dos veces al día, quizás caliente y limpio, y un sitio donde dormir, que no se llueva, sin baratas ni ratones, y abrigado.

No tengo crédito, no tengo dinero ni Visa para pagar una cama seca y pulcra en 12 cuotas. No poseo nada. Se necesita muy poco para sobrevivir: otra cosa es ser feliz....




3 comentarios:

Sergio dijo...

Pues qué se le puede decir a alguien en esas condiciones, lo siento, da tristeza de solo saber que alguien vive así.

saludos

Martha Colmenares dijo...

Pues sabrás, algo parecido quiere hacer Chávez con la gente. Que barbaridad.
Un gran saludo, Martha

AleMamá dijo...

Gracias por pasar. Esta foto fue tomada por Ferípula en Buenos Aires. Es muy impresionante.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas