Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 17 de marzo de 2009

Sólo "copy-paste"

Acabo de leer una entrada del blog del argentino JMiur llamado "Vagabundia" y la pego sin pudor por lo buena, ¡buenísisma! Son cosas que me he preguntado muchas veces, pero no en forma tan sistemática. Acá lo dejo.




1. ¿Hay derecho a decir cualquier cosas sobre cualquier tema en cualquier momento?
2. ¿Tenemos derecho a dar opiniones que no nos han pedido?
3. ¿Que algo no me guste será una opinión?
4. ¿Todo lo que no me gusta es malo?
5. ¿Cuál es la difencia entre libertad de expresión y ser mal educado?
6. ¿Cuál es la diferencia entre conversar y hacerse escuchar?
7. ¿Cuál es la diferencia entre criticar y maltratar?
8. ¿Qué derecho tengo a juzgar todo, todo el tiempo?
9. ¿Seguirá siendo válido eso de no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti?
10. ¿Quién cree que Menéame es un buen ejemplo de lo que deben ser las relaciones humanas?
11. ¿Es posible andar por la vida gritando todo el tiempo esto me gusta y esto no me gusta?
12. ¿Serán los blogs el nuevo basurero de las miserias ajenas?
13. ¿Cuál es el aporte de alguien que sólo grita?
14. ¿Hasta dónde llega la responsabilidad de los administradores de los sitios?
15. ¿Cuando algo es público resulta que no es de nadie?
16. ¿Habrá que poner límites?
17. ¿Hay que explicitar esos límites o son obvios?
18. ¿Quién decide cuáles son los límites?
19. ¿Seremos "dueños" de nuestro propio blog?
20. ¿A quién demonios le importa mi opinión?
Bueno, a mí me importa. ¿Me contarían?


15 comentarios:

DasGretchen dijo...

Muy bueno, desde luego. Da que pensar...

Flo dijo...

Lo encuentro muy bueno, Alemamá. Por cierto que uno puede opinar y preferir ciertas cosas y otras no, pero estas preguntas invitan a una importante introspección respecto de cómo es uno y cuánto pasa por alto de sí y critica en otros.
Lo contestaré para mis adentros, o acá si lo prefieres.
Gracias por tu comentario cariñoso.

Besos

Gabriela dijo...

Yo misma me he preguntado unas cuantas de las cosas que se plantea Jmiur.
Contestarlas todas es un buen ejercicio de introspección, y quién sabe si nos gustarían todas las respuestas...
Saludos.

zocadiz dijo...

interesantes preguntas.
dificiles respuestas en algunos casos.
reflexión fructífera se obtiene de estas preguntas.

Luisa dijo...

Voy a visitar al susodicho en su blog:)
Yo a la mitad de las preguntas no tengo claro qué contestar.
Ayer mismo le decía a mi esposo que todavía no tengo perfectamente encuadrado el tema blog.
Besos Ale

Luis y Mª Jesús dijo...

Creo que la educación y el respeto hacia los demás tienen que ser los límites no solo en el blog, sino en la propia casa del que opina, incluso en la propia mente. No puedo faltar al respeto a otro ni siquiera en mi pensamiento, quizá esto, que es deseable, es difícil de hacer, pero si un blog no gusta es evidente que con no visitarlo está solucionado.
En cuanto a opinar de los demás, salvo en el caso de los personajes que por propia decisión son públicos, entre ellos los políticos, me parece que solo debe opinarse cuando se pretende construir y a ser posible delante de la persona de la que se opina.
La máxima de no hacer a otro lo que uno no quiere que le hagan a él siempre es valiosa. Y la caridad como medida del amor me parece indispensable.
Un beso
María Jesús

Fran dijo...

Qué clase sobre la tolerancia, que actualmente está tan en falta. Me ha gustado mucho.

Fernando dijo...

Vaya, este post que copias es excelente, y me ha hecho reflexionar mucho.

En la vida real uno sólo habla con sus conocidos, y a veces tienes la impresión de que escuchan lo que tú les cuentas por mera cortesía. Aquí, en la blogosfera, con los blogamigos, uno opina sobre todo, nos lo pidan o no (puntos 1 y 2), de lo que no nos gusta (3 y 4) y de lo que sí (11), con total libertad (5, 8, 16 a 18), con caridad o sin ella (9),y ahí, al otro lado, hay alguien que nos escucha y nos responde porque quiere (punto 20), y si un día se harta de nosotros corta y se va, sin tener que decir ni adios.

Todo esto es algo maravilloso (¡sí, dueño de mi blog, punto 19!), de alguna forma más auténtico que las relaciones sociales que tenemos en la vida real.

Gracias por traer este gran post a tu gran blog, querida (y gran) Alemamá.

Militos dijo...

Querida alemamá: creo que yo también voy a copiar esta maravilla de preguntas.

A parte de esto he dejado un premio para tí en De Dentro que puedes recoger cuando quieras, sin compromiso por supuesto.
Un beso

AleMamá dijo...

Sí, las preguntas son excelentes y debiéramos respondernos en el fondo-fondo del corazón. Con un blog podemos hacer mucho bien y mucho daño, como con cualquier cosa, por lo demás. Por lo pronto, trato de que el mío no sea un resumidero de basura cuidando el tono y las formas, pues soy apasionada y ciertos temas como la defensa de la vida inocente me sube la presión y los decibeles... debo cuidar la lengua, pero no me callo, no puedo.

Especial mención a Fernando, por responder como un exámen el cuestionario.

pon dijo...

A ver, voy a contestar punto por punto:

1.- No, depende de muchas cosas.
2.- Uuff, depende. En el blog propio, si, en otras ocasiones, no.
3.- Claro.
4.- no, por supuesto.
5.- eso, la mala educación.
6.- Conversar es entre varios, hacerse escuchar suele ser quien no quiere escuchar a su vez.
7.- La mala educación.
8.- Depende. Si es un asunto que te concierne, todo el derecho. Si no, con pies de plomo.
9.- Por supuesto y que lo siga siendo siempre.
10.- No sé lo que es Menéame.
11.- Es posible(lo hace mucha gente), pero poco agradable para los demás.
12.- Y los escaparates de las maravillas ajenas.
13.- El ruído.
14.- Toda la responsabilidad, desde el momento que se puede eliminar o no un comentario.
15.- Cuando algo es público, es de todos.
16.- Claro.
17.- Las dos cosas.
18.- Debería decidirlos el sentido común, pero abunda poco.
19.- Debemo serlo.
20.- A mi.

Miy interesantes para reflexionar, Alemamá.

AleMamá dijo...

Querida PON: sólo destacaré UNA respuesta entre muchas y es ésta:
"Conversar es entre varios, hacerse escuchar suele ser quien no quiere escuchar a su vez"
Creo que has tocado un punto muy importante de los blogs; los he conocido de los dos tipos y quizás hemos caído todos en el no querer escuchar alguna vez, pero hay que evitarlo para hacer de la bloguería un medio de opinión que pese entre tanto aullido por ahí. Con toda la modestia que nos caracteriza, los blogueros estamos acá para quedarnos. Vale la pena hacerlo bien.

Saludos, gracias por regresar.

AleMamá dijo...

Gracias, Militos; ya recogí el premio

Angie dijo...

Como diría Tulio Triviño: yo opino que opinar es opinable ...

Hilda dijo...

1 y 5.- creo que se contestn recordando aquello de la verdad con prudencia y para muchas cosas ser firme pero amable.
2.- pues yo creo que depende el caso, si un ser querido está haciendo algo muy inadecuado, es casi obligación dar la opinión para ayudarlo, él o ella decidirá si le sirve o no, si lo sigue o no.
3.- Yo creo que sí.
4.- "en gustos y sabores no han escrito los autores", cada quien tiene diversos gustos.
6.- ------
7.- Yo creo que es lo mismo.
8.- Ninguno y sin embargo tenemos la mala costumbre de creernos jueces.
9.- creo que sigue siendo válida.
10.- ¿qué es menéame?
11.- No creo, hay opiniones que son mejores en silencio.
12.- Por supuesto que no!!! je je, creo que son maravillosos, si son bien utilizados
13.- ¿qué le está pasando algo?
14.- "tanto peca el que mata la vaca, como el que le detiene la pata"
15.- público, es de todos, no?
16.- siempre
17.- siempre
18.- si nos basamos en las leyes naturales tendríamos una buenareferencia
19.- buena pregunta
20.- a mí también me importa.

saluditos. Hilda

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas