Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 3 de julio de 2007

Como antes, más que antes.


El almuerzo dominical era sagrado en la casa de mis abuelos. Cada domingo de verano el tata Oli se sentaba en la cabecera de la larguísima mesa de bajo de la sombra fresca de la higuera monstruosa, mientras se comían los platos que preparaba mi abuela Mimí con Julia, su empleada por décadas.

Era un poco largo el ritual para los niños en aquellos tiempos de comer lento, haciendo honor a la dedicación con que se preparaba todo y yo me entretenía mirando las figuras que se formaban con las sombras de las hojas en el suelo.

Con los años mis padres compraron los derechos de los demás herederos, ya no es tan enorme el árbol de mis memorias --yo crecí-- pero las sombras en el verano siguen siendo las mismas y sigo viendo figuras, imágenes, historias en ellas, ¡ como antes!



10 comentarios:

reikiaduo dijo...

Comer lento... comer listo

modes amestoy dijo...

guarda bien esos recuerdos, que cada vez se hacen más valiosos.
Un abrazo entrañable.

Gabriela dijo...

Que lindo es recordar aquellos momentos, verdad??..Anorables!!.
Que historias recuerdas aun??

que tengas una linda semana.

eduardo waghorn dijo...

Comer debajo de un frondoso árbol, sentados en el pasto,en un día de sol...luego una siestecita...sin nadie que te apure...y adormecerte mirando las nubes de algodón...
Cuánto tiempo hace que no lo hago???

kaustral dijo...

ES INPORTANTE NO PERDER LOS RECUERDOS SOLO ELLOS MANTIENEN VIVA UNA IDENTIDAD........ ,MIS MAS CORDIALES SALUDOS DESDE AQUI SUERTE

ojo humano dijo...

Me has hecho recordar mi infancia. Todos sentados alrededor de la mesa se me pedía que leyera el periódico para ver mis avances escolares.
Sigo manteniendo esa hora el ritual de la acción de gracias familiar.
Buenos recuerdos. Tienes una bendición extra, un tesoro personal de donde sacar fuerzas para los días fríos.
Gracias, Ale.

alida dijo...

Que lindo recordar, sabes fue tanto así que el menú en casa de mi abuela (Ita), menú mama-gogo, todavía lo llamamos así, pero nos reuníamos los sábados, era asado negro, ensalada remolacha con papas y espagueti, éramos muchos; hace poco fuimos ver la casa y no era tan grande uffsss chiquito uno ve las cosas inmensas
Un abrazo

pon dijo...

Los árboles decrecen cuando una va subiendo, pero los recuerdos mantienen la inversa, crecen cuando nosotros menguamos.
Precioso recuerdo, Alemama, momentos bellos en la vida, qué bueno guardarlos en la memoria para cuando todo se tambalea: te dan asideros.

Alemama dijo...

Pon: ¡Uy, que bien dicho, amiga! es exacta la comparación: los recuerdos se agrandan, se idealizan, incluso, mientras los escenarios se achican.

Veo que en general recuerdos tan chicos como estos son los que hacen tener un hilo conductor que nos sostiene muchas certezas. Me doy cuenta de que no soy la única, y que casi todos acá tenemos experiencias parecidas, y me da tanto gusto. Gracias por dejármelo saber.

Irantzu dijo...

(Creo que recién comenté aquí, pero con la cuenta que no era, si es así, borra ese comentario por favor!)

Te decía que yo tb. me acuerdo mucho de como eran las cosas antes; que me gustaría volver a ser chicas, y vivir esos almuerzos, esos tiempos que tenían mil veces más encanto que ahora. Ahora todo es correr, todo está hecho, todos somos unos adictos al computador... me gustaba más antes, hasta la tv era mejor!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas