Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 20 de marzo de 2008

Aunque es de noche: a Cristián Warnken

Cristián Warnken, ese entrevistador que tiene la gracia de dejar hablar a sus entrevistados, y la desgracia inconmensurable de haber perdido accidentalmente a uno de sus niños la pasada navidad, ha vuelto a compartir con nosotros --sus lectores, seguidores y admiradores-- su dolor como pocos lo han hecho. Su sufrimiento traspasa el medio en que lo leemos, y yo no soy indiferente a ningún dolor, menos a uno tan legítimo.

En ella habla del fenómeno que ha sido la respuesta de sus seguidores en el blog de El Mercurio, en un afán incontenible de consolarlo con los pobres medios a nuestro alcance, y por otro lado, hay un párrafo de tremenda amargura que yo quisiera comentar un poco. Dice:

¿Qué sería de nosotros sin el corazón de los otros? ¡Porque Dios ha callado como un padre ausente y nos ha abandonado a la insoportable sensación de la nada! Son los otros -nuestros hermanos huérfanos- y no Él, nuestro padre, los que hicieron un arca para que no naufragáramos en este mar de lágrimas.


Sólo quiero que consideres, Cristián, que estos otros, tus hermanos huérfanos, somos hijos del mismo Padre, y por su acción somos nosotros, pobres mortales, los representantes de su Paternidad y su Providencia cerca tuyo en esta dura hora. No, no te ha abandonado -jamás lo haría-- sólo ha hecho partícipes de tu desgracia a muchos que vivimos adormecidos exigiendo todo y no agradeciendo nada. No podrás saber nunca la cantidad de personas que hemos abierto los ojos sobre muchas cosas importantes con tus columnas. Eso, amigo adolorido, es un dolor fructífero.

Que el Señor te bendiga con la paz y la certeza de su Paternidad.



3 comentarios:

anamorgana dijo...

BUENA SEMANA SANTA.Besos
anamorgana

ojo humano dijo...

Me parece impresionante que leas lo que yo leo, hoy por la mañana leí en emol lo que comentas y te aseguro que lloré, por esa pérdida, por todos, por la vida o tal vez por estos días que recordamos al que dio su vida por nosotros. Y eso es amor, una actitud ante el cielo, definitiva, potente y eficaz.
He rogado a Dios por C. Warnken, en aquella ocasión y ahora, no es menor lo que le sucedió, aunque entendemos que la pérdida es temporal.

Un beso con afecto.

Maz dijo...

Hola Alemama ...

Hermosa reflexion.

Muy interesante tu blog.

Quedamos conectados y te mando un beso ...

Marco.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas