Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 25 de mayo de 2008

Los árboles también respiran


En mis vueltas paseanderas por ciudades de Alemania, pude notar muchas veces el cuidado de los ciudadanos por otros seres que no pertenecen a nuestra especie, pero que contribuyen a nuestra calidad de vida. No pueden moverse, no se expresan, salvo con su sufrimiento si se ven enfermos o secos, pero ahí están a nuestro alrededor, humildes y serviciales: los árboles urbanos.

En el ejemplo que pongo -con una foto cuyo ángulo la hace ver un poco rara, pero no tengo otra- se aprecian unos agujeros en el cemento que rodea el tronco, para permitir la respiración y el riego de sus raíces.

¿Respetaremos algún día la flora urbana en Chile si ésto es lo NORMAL?
Foto tomada en San Javier de Loncomilla, VII región del Maule, Chile


Entrada relacionada aquí*


15 comentarios:

Susy dijo...

Yo abogo por tu idea, hay que cuidar el mundo en el que habitamos, amiga, si no, mal, muy mal o peor.
Alemania, país de bosques y ríos,sabiamente, lo tiene en cuenta.

Un beso.

Ana dijo...

No sé qué pasará en Chile, pero sí puedo decirte que en Argentina, van a pasar MUCHOS años antes de que se respete nada...

Rocío dijo...

buena idea que han tenido en alemania, si señora... por aqui tampoco es que la haya visto yo... habrá que trasladarle la idea a quien le competa pues...
Besicosss primor! :)

almena dijo...

Estos detalles denotan una envidiable sensibilidad por cada vida.

Besos!

Ignacio Bermejo dijo...

Si mejoramos nuestro entorno, estaremos poniendo nuestro granito de arena para que mejore el mundo entero.
Un beso.

Alemamá dijo...

No soy de ecologismos, pero sí me importa que se cuide lo que nos da bienestar, belleza cénica, salud y mucho más. Se puede implementar el hacer una poda racional o regar como corresponde unos árboles que están para acompañarnos y hacer las ciudades más vivibles, por eso me subleba ver el trato de los plátanos orientales, como el ejemplo de la foto de San Javier, en que los plantaron y desde que los conozco no los dejan desarrollarse (ya no lo hicieron, los perdimos no más) mientras en las ciudades de Francia dan ese sello caractrístico que las hace tan atractivas. No hay por donde con vándalos así.

Alemamá dijo...

Fe de erratas:
La belleza "cénica" quiere decir ESCÉNICA, obvio, jeje para cenas, velas.

Bohemia dijo...

Me gustan los árboles, me gusta la idea alemana, alemamá...me gusta que se respete el medio ambiente...

BSS corazón!

zocadiz dijo...

En México, pasarán muchos siglos para que se logré un espíritu de cuidado de árboles.
En el D.F. se podan los árboles para poder ampliar las calles.
Nos leeremos

Benita Pérez-Pardo dijo...

ay! árboles1. Toda la razón. No los valoramos hasta que los perdemos. Lo feas que están las ciudades sin ellos!
Saludos

ave fénix dijo...

Me gusta el campo, las plantas, los arboles y la tranquilidad que se respira estando entre la naturaleza...Me ha gustado esta entrada tuya :)
Un saludo.

Fran dijo...

¡Los árboles son tan importantes en las ciudades! Son ese hilo que nos mantiene unidos a la naturaleza haciendo que podamos resistir en el asfalto.

Ljudmila dijo...

Hola Ale, que buena idea....es para mandarsela a las autoridades de la ciudad de Buenos Aires...al menos asi empezamos por algun lado.

Marta Salazar dijo...

ah! no sabía que era para que respiraran!

penseba que era para que entraran las hormiguitas a sus hormigueros!

y no es para eso?

Susy! qué gusto encontrarte! tengo que pasar a tu blog a visitarte y ponerte los links correspondientes!

salu2!

Alemamá dijo...

Como habitante por años de ALEMANIA, Marta sabe muy bien lo que dice. Cuidar el entorno no sólo favorece a los árboles, sino a los bichitos también. Que haya hormigas o lombrices en el terreno donde está plantado un árbol lo favorece pues le airea la tierra con sus galerías. Eso, claro, cuando las hormiguitas no se alimenten de su huésped como en el trópico, jeje

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas