Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 24 de septiembre de 2009

Volcamiento romántico y oportuno

Esta entrada la tenía "en barbecho" por mucho tiempo. Revisando los borradores que tengo repartidos esperando ver la luz, la pulí un poco ahora que la creatividad sigue de fiesta por la Independencia de Chile, parece.



"Pololo" en Chile es el nombre genérico que le damos a varios coleópteros del tipo san juan y también a las "chinitas"/mariquitas. De ahí que llamamos a los pretendientes de ese modo, por lo que rondan y giran cerca del pretendido/a


Cuando ésto escribo, llevo más de 38 años de matrimonio. ¿Feliz matrimonio? yo diría que sí, pues gozamos de una estabilidad, amistad, cooperación, compañía y muchas otras cosas tan buenas que en conjunto hacen un estado de satisfacción que se puede llamar felicidad.

Reconozco ser feliz por la ternura e interés que me produce su recuerdo y presencia y porque sólo de pensar en perder al compañero de un segmento tan largo de mi vida me hace entristecer y, a pesar de lo que aprecio la vida, ya no sé si prefiero ser yo la que parta primero y en ese caso dejarlo a él solo luchando por combinar los colores de sus corbatas con lo que lleva puesto y tener a quien comentarle el clima esperado para los próximos 5 días en Santiago, por poner unos ejemplos tontos; o que sea yo la que se quede sintiendo que la cama es tan grande y fría sin él, teniendo que preocuparme de la calefacción, de destapar los regadores del jardín y otro sin fin de detalles que hacen que la rutina pueda ser amada.

Y pensar que si no fuera por un volcamiento de la camioneta en que nos movilizábamos cuando "pololeábamos*" quizás no me hubiera casado con él, pues yo estaba esperando que se fuera a trabajar al norte, a 1800 kilómetros de Santiago para "patearlo" por carta, pues no me daba el ánimo para terminar el pololeo de frente. ¡Mira que cobarde!

Justo la semana en que se iba a ejercer su primer trabajo sucedió que la camioneta derrapó en una calle mojada --quizás con aceite en los adoquines-- y nos volcamos sin mayores consecuencias pese a que --gracias a Dios-- lo que pudo ser terrible se sorteó por la maniobra de un taxi que venía en sentido contrario y nos evitó. Salimos con pequeños cortes, raspones ; nada serio. Sólo una amiga que nos acompañaba quedó peor, con la clavícula quebrada, pero mejoró pronto y bien.

En ese trance --querido por el Señor, no me cabe duda por las circunstancias tan especiales que lo rodearon-- pude comprobar el tierno corazón, la capacidad de reacción, la preocupación por los demás antes que por él mismo que tenía mi pololo, y en un instante me di cuenta de todo lo que lo quería, tanto como para casarnos un año después. Los kilómetros de por medio no fueron distancia sino un acicate para concretar pronto nuestro matrimonio; entre otras razones fue un motivo para casarme tan joven. Necesitábamos acortar la lejanía.

Como en toda relación hemos tenido altos y bajos, pero con un promedio trabajado y aceptable que es lo que cuenta.

¿Quién dice que hay que esperar mucho tiempo y probarlo todo para tener éxito en el matrimonio? Asumimos el paquete completo y acá estamos, de abuelos, y viviendo la ilusión de ver como crece la familia que fundamos en 1971.

***




Vocabulario
*Pololear: En Chile no usamos la palabra "novios" es esta etapa de la relación, la reservamos para cuando hay un compromiso formal. LA RAE dice: pololear.

(De pololo2).
1. tr. Bol. y Chile. Mantener relaciones amorosas de cierto nivel de formalidad.
2. prnl. coloq. Chile. Tratar gentilmente a alguien con el fin de conseguir algo.




11 comentarios:

Silvia Güidone dijo...

¡Hola Ale!
Pienso que el éxito en un matrimonio radica en el "cuidado"y esmero que ponemos todos los días en él.
No podemos decir ¡YA ESTÁ,LO LOGRAMOS!
Las dosis de comprensión,compañerismo,amistad,atención,dedicación,pasión,amor,deben ser esmeradas ,sin decaer hasta el final de la vida.
Es encender y mantener la llama cada día.Y es bonito hacerlo cuando amamos de verdad.
Dicen que "no hay mal que por bien no venga",en el caso de ustedes con ese volcamiento ,el destino obró a favor.Descubriste el maravilloso hombre que tenías a tu lado.
Ahora la vida los encuentra unidos y disfrutando la hermosa familia que constituyeron.
Les deseo lo mejor.

También quiero desearte felices fiestas patrias.
Por una amiga,Seisito, del blog La vida es bella,conocí de todos los festejos y las ramadas de cada región.
Felicidades a los hermanos chilenos.
Cariños y una gran sonrisa.

Winnie0 dijo...

Gracias Ale por sacar este "borrador" a la luz...¿qué es el amor si no eso que teneis? Vivir no es fácil...amar es complicado...Años juntos...duros seguro a veces...pero ¡valió la pena! Un beso

Militos dijo...

Felicidades por ser aún pololos. Te saco once años de matrimonio y en verdad me gustaría irme yo por delante.
Aprovecho para pedirte que me encomiendes la operación de mi pololo que va a ser el lunes 28.
Por favor, Alemamá, cuento contigo.
muchos besos

Gabriela dijo...

¡Qué bonito! Bien dicen que las cosas pasan por algo.
Disfruten de ese "estar juntos" en nombre de otros que no pueden. Mis padres, por ejemplo, que solamente tuvieron 13 años de matrimonio. Mi papá enfermó y partió muy joven.
Qué bueno que rescataste este borrador.

Fernando dijo...

Me emocionaste, Alejandra.

Dios quiera daros muchos años de vida, que lleguéis a los 100, que veáis a los hijos de vuestros nietos y que os vayáis juntos, el mismo día.

zocadiz dijo...

wow. La providencia es admirable.
Me encantó la expresión "pololear" jajajaja.
Que linda historia. Espero tener la mía, similar a la de ustedes!
saludos desde aca!

Soledad dijo...

Con los años he descubierto que el amor, el verdadero amor es aceptar a tu compañero tal como es sin intenciones de cambiarlo y que te acepten a su vez con tus defectos y virtudes y, además, sin rezongar.

Una vida 'vivida' es avanzar sorteando los problemas y disfrutando los buenos momentos, olvidando las penas y malos ratos ya que nada se consigue manteniendolos vigentes y ahí reside la madurez de la pareja.

Piensa positivo, vive positivo y el mañana ya se verá qué trae. La vida es muy corta para perderla pensando en cosas sin sentido.

ojo humano dijo...

Qué gratificante es leer historias de matrimonios que han logrado vivir bien y conservar el cariño a través del tiempo, dentro de tanta locura por separarse, pelearse y todo eso.
Quizás deberíamos divulgarlo más porque -pienso- deben ser muchas las familias que viven armoniosa y sanamente.
Damos gracias a Dios por los que nos aman.

AleMamá dijo...

Gracias por sus palabras tan lindas que expresan un sentir en la línea de lo que he contado. Sí, es lindo poder llegar a viejos con una historia en común así de larga.

Mención aparte merece Militos por tener "medalla de oro" en el podio de los matrimonios largos que han llegado hasta mi blog. Me conformo con la de plata porque acá no se trata de años sino de amor compartido en un proyecto común.

Saludos a todos y gracias por sus buenos deseos y bendiciones.

AleMamá dijo...

ah! Militos...por supuesto lo de encomendar a tu pololo dalo por hecho. Que todo vaya bien y qeu el Señor guíe la mano del cirujano y equipo médico.
Paciencia para ti al tener al hombre enfermo en casa, jeje

Hilda dijo...

Da grato leer una entrada así, este tipo de vivencias, levantan el ánimo a cualquiera!! Felicidades y que Dios los siga conservando juntos.

Por otro lado, a esos insectos aquí en México les llamamos catarinas.

Saludos. Hilda

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas