Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 5 de octubre de 2009

Tren al sur



Hoy ha muerto otra persona en los rieles del tren al sur y mi marido otra vez ha sido pasajero en ese vehículo fatal. Hoy hay un chileno menos y hoy me pregunto de nuevo qué está pasando.

Cuatro viajes en tren a Talca, la orgullosa ciudad del Piduco, y en dos ocasiones ha debido quedar parado en medio de las vías esperando que llegue la policía a constatar los hechos para levantar el cadáver de turno y poder seguir su itinerario. ¿No será mucho? ¿Habrá que avisar que viaja mi marido para que los imprudentes, o candidatos a suicidas, se cuiden ese rato? Estoy verdaderamente consternada, y ya es algo tan común, que no aprece ni en la prensa.









18 comentarios:

hna josefina dijo...

Desgraciadamente,en Buenos Aires, en los trenes suburbanos sucede mucho eso: A cada rato quedan demorados porque alguien se arrojó a las vías o se cayó. Es muy común.
Y como los trenes no pueden frenar tan fácil...
¡Saludos!

Jorge S. King dijo...

Es mucho. Y realmente triste.

Soledad dijo...

Terrible el tema si fue por decisión propia, pero si es por accidente no quiero ni pensar. Mala pata la de Nelson, mejor avisa que va allí.

Me recuerda a esta niña estudiante de medicina que perdió las dos manos y los dos pies en ese tren y lo más impresionante de todo es que se ha mantenido estudiando y además su pololo ha seguido al lado, en las buenas y en las malas.

AleMamá dijo...

Sí, Sole, me acuerdo de ella, pero fue diferente, pues se cayó por un hoyo en el piso del tren...¡wácccc! atroz. es muy especial, y creo qeu está casada con su pololo de entonces.

ojo humano dijo...

En realidad, todo el romantisismo del tren era olvidadado de forma brutal cuando nos avisaban de alguien muerto.
Claro que a todo nivel somos los reyes de los accidentes.

Winnie0 dijo...

¡Es terrible y muy lamentable lo que cuentas!...Te mando besos

ARCENDO dijo...

Tremendo lo que cuentas, pero nadie tiene la culpa, ni el destino está asegurado, ni se mueve un pelo si Dios no lo quiere...
Pdta. Tú nunca molestas en mi blog, tus comentarios siempre son válidos, siempre aportan algo, por eso, te doy las gracias por entrar en mi blog, siempre eres bienvenida.
SALUDOS.

AleMamá dijo...

No puedo creer que no se escuche que viene UN TREN. O es por una imprudencia terrible, o de verdad se trata de suicidas y eso es tremendo.

diosenmicalle dijo...

Tu marido es peligroso:)

Pasa que estamos en una sociedad donde la gente está muy sola y caen en la desesperación.

Eso pasa.

TERE dijo...

Me has hecho recordar. . . en Montreal, cuando se acercaba el invierno, sabíamos de antemano que era la estación de los suicidios en el metro. Dicen que es por depresión; por lo cortos que son los días. Debido a los horarios de trabajo, hay personas que entran cuando está oscuro y salen cuando está oscuro igual. Dicen que esto los deprime y provoca los suicidios. A mí siempre me pareció una pena; y también una explicación muy superficial, creo que la depresión debe ser algo mucho más profundo que no ver el sol por algún tiempo.

Guillermo N. A. dijo...

.
Hola Ale...
Aca en Cd., de México igual sucede tan a menudo que una persona es arroyada por el "metro" que ya no es noticia... ¡Vale! ni para los periódicos de nota roja... de hecho hay incluso estadísticas por trimestre que dan cuenta de los días y las estaciones "preferidas", horarios, genero, edades y demás... pero todo se pierde entre los más de 5 millones de viajes diarios... incluso las demoras que esto provoca se viven ya en un resignado y scalofriante silencio...
Otro "fenómeno" similar ocurre en la frontera sur del país... México representa el último escalón de los migantes indocumentados latinoamericanos para alcanzar el "Sueño Americano" en los Estados Unidos de Norte América... Cruzando el Suchiate (Rio que marca parte de la frontera entre Guatemala y México), los migrantes deben internarse en el país de maneras increíbles, peligrosas, absurdas e inhumanas, sólo equiparables en sorpresa que nos pueden reresentar las condiciones que los obligaron a emprender cada cual su aventura...
A merced de maleantes y autoridades que los explotarán a cada paso hasta salir del país, en una de tantas deben viajar "clandestinamente" en los trenes de carga... esperan al lado de las vías y corren para alcanzarlo cuando va saliendo de la estación y deben abordarlo en movimiento... no son pocos los accidentes que se registran (bueno... no... nadie los registra... sólo se sabe que suceden... en este caso no hay ni estadísticas...), que se suceden en estas maniobras... gente que sale de su hogar como única esperanza y en el camino resulta que las cosas aún puden ser inimaginblemente mucho peor... muchas de esas esperanzas terminan entre las ruedas de los ferrocarriles al momento de luchar (porque es una lucha entre ellos mismos por lograr un lugar en el tren), de luchar para subir... o peor quizás, sólo quizás, peor... "continuar" viviedo, como un nuevo fondo aún más profundo, mutilaciones de muy diversos tipos y grados...
Ah... y por cierto, en estos "accidentes" el tren nunca se detiene...

Saludos... desde el abismo...
.

AleMamá dijo...

Vaya, Guillermo, has regresado, ¡qué bueno!, aunque sea para comentar algo tan triste como lo que cuentas acá.

Sí, los desposeídos tienen estadíasticas que a nadie le gusta contabilizar, y si son indocumentados, e libran de una molestia.

¿Todavía en el abismo, Guillermo? amigo, hay rayos de luz por todas partes, pero hay que intentar encontrarlos y apreciarlos. No te quedes en penumbras, por favor.

Un abrazo despejado y cálido

TriniReina dijo...

Nunca me ha quedado claro si los suicidas son demasiado valientes o demasiado cobardes, lo que sí es evidente es que la desesperación será descomunal para legar a ese punto sin retorno.

NO le digas nada de eso a tu marido o se va a comenzar a sentir peor aún de lo que ya se debe de estar sintiendo por la situación

Abrazos para ti e Irma

Luis y Mª Jesús dijo...

Querida amiga no es que tu marido esté gafado es que son muchos los suicidios que hay, lo que pasa es que no se habla de ellos porque puede incitar a más. Hablando con unos amigos en cuya familia hay tres bomberos a veces se les escapa los suicidios o intentos que han atendido, pero si no les conoces o estás allí no se sabe la noticia.
Un abrazo

Fernando dijo...

Hola, Alemamá. Me parece horrible lo que le ocurrió a tu marido: primero, por la cercanía de la muerte, segundo por el suicidio. Las dos cosas son realidades muy difíciles de entender, y seguro que cuando él vuelva a pasar por ahí, en tren, recordará la horrible experiencia.

¿Han llevado a tu hijo a ver el Viaducto de Madrid? Seguro que sí, porque es una de las vistas más bonitas del barrio antiguo. Tuvieron que poner unas feas paredes de cristal, porque era el sitio favorito (junto al Metro) de los suicidas. Imagínate qué espanto, ir tranquilamente en tu coche, y que alguien caiga sobre el techo. En su momento no nos gustó nada, pero a la larga se vio como una medida razonable.

AleMamá dijo...

Trini Reina...tanto tiempo, querida Trini. Gracias por venir

AleMamá dijo...

Fernando: Si es algo que vale la pena, de seguro ha ido, además es muy interesado por la historia de lo que ve. Le voy a preguntar por el viaducto de Madrid. Interesante cosa.

AleMamá dijo...

Luis y Mª Jesús, sí, tiene sentido lo qus dices. El suicidio es altamente contagioso.
Besos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas