Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 7 de octubre de 2009

Terrores infantiles


Mi hermano René era un niño plácido, tranquilo y muy observador, pero también de gran fantasía para las cosas que nos asustaban ,que eran pocas, pues mi madre se encargaba de impedir que nos llegaran con historias de aparecidos u otras que nos asustaran. Generalmente eran las empleadas las que se encargaban de su difusión en otra generación de niños aterrorizados. Claro que mi progenitora no podía filtrar todo y en la familia supimos de las historias de Drácula y andábamos todos mirando por arriba del hombro por si acaso ya que es sabido que los vampiros humanos no se reflejan en los espejos.

Pía, mi hermana que tendría unos 5 años y era muy avispada y hablantina "consoló" al aterrado René, 3 años mayor diciéndole:
_"No tenga miedo, Renecito, que los dráculas salen en la pura noche......"

Hasta hoy resuena en nuestros oídos la respuesta del desolado niño:
_¡pero Pííííííííaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!











6 comentarios:

Gabriela dijo...

¡Pobrecito tu hermano!
Hace años, cuando mi sobrino Gonzalo tenía 3 años, en una de las tantísimas veces que me quedé a cuidarlo en su casa, vino a decirme aterrado que debajo de su cama había un monstruo. Sabiendo que para él eso era real, lo único que se me ocurrió fue tomar un palo y empezar a golpear al "monstruo" por debajo de la cama mientras le gritaba: "!sal, vete de acá, deja tranquilo a Gonzalo!"
Santo remedio.
Ahora, a sus 15 años, no lo recuerda.

Winnie0 dijo...

Los drácula sólo deben preocupar a los que tienen cuellos apetecibles..jaja Besotes y feliz jueves

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

No sé si tus padres lograron o no libraros de los terrores de la infancia, inevitables en una edad en la que la imaginación explota como una bomba atómica; lo que sí que sé es que fueron unos maestros en el arte de poneros nombres preciosos: Pía, René, Soledad, Alejandra, ...

AleMamá dijo...

Gabriela, me parece que eres una súper tía, de esas que intuyen las necesidades de los niños en forma espontánea y aciertan. Lo que hiciste está perfecto.

AleMamá dijo...

WinnieO: creo que no debe ser el mío. Siempre me ha acomplejado un poco.
Besos

AleMamá dijo...

Fernando: me sorprende tu interés en lo que se postea. ¡Puedes decir los nombres de tres de los hijos de mi madre! te faltaron Iván y David.
Saludos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas