Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 20 de noviembre de 2009

Retaguardia



Para que haya norte debe haber sur. Es inevitable. Para que haya vanguardia, primera linea, y otros lucidos lugares en el mundo, debe haber retaguardia, bambalinas, apuntadores, actores que no se ven, pero fundamentales. Para que una familia prospere, tenga un refugio hogareño, y un referente, estamos las personas que nos quedamos en casa "y no trabajamos", como le dicen a uno si responde que es dueña/ama de casa.

Me ha vuelto a la cabeza este tema abierto para la sociedad completa, pues aunque "no trabajemos" , somos las personas que nos quedamos en la retaguardia de la familia y somos muy útiles para los demás. Pondré algunos ejemplos:

Mi hermano y cuñada trabajan con horarios exigentes y dependen de una empleada para que atienda la llegada y partida de los niños al colegio. Hubo una época en que esta persona faltaba muy seguido y ahí quedaba el dilema de los adultos. ...¿a quién recurrían? pues a la suegra, ya jubilada, o a mi

Mi hijo tiene una máquina instalada en mi casa y no debe detenerse nunca. Cuando algo sucede, suena el teléfono pidiéndome que lo haga partir de nuevo. Ahí estoy y todo sigue su curso normal.

¿Algún enfermo? Ale, tu te encargas entonces de los médicos, las órdenes de atención, reserva de horas y más, tanto de los míos como de mi madre. Los demás del clan deberían hacer maromas para lo mismo. Yo tengo disponibilidad y lo hago con voluntad. Es el modo de ganarme el sustento y lo que he elegido.

No es por quejarme de algo, al contrario, es para convencerme a mi misma que personas como yo sí servimos a la sociedad, la familia y el país. No nos pagan en una nómina, no imponemos en la seguridad social, no consideran que esto es trabajo, pero el día que faltemos por la razón que sea, recién cuantificarán con justicia nuestro aporte.





10 comentarios:

AleMamá dijo...

Somos miradas tan en menos tantas veces que debemos decirnos nosotras mismas que somos útiles.

pon dijo...

Esta sociedad está muy mal montada.....porque digo yo, si por cada trabajo especializado que hacemos las amas de casa, tuviéramos remuneración, imagina. Costurera, enfermera, cocinera, asistenta, planchadora, ama de cría, acompañante, confesora, cuidadora, pediatra, maestra, lectora, jardinera...........y asi hasta docenas de oficios que si los contratas fuera de casa, tienen salario y seguridad social. En cambio, por el hecho de estar en casa, y no digamos ya criar hijos, parece que una es medio tonta e inútil......es muy triste y muy injusto. Yo, hace ya tiempo, cuando me dicen lo de.....ama de casa???........contesto...........no, productora de individuos útiles a la sociedad.
Pero en el fondo la culpa es nuestra, que no nos hacemos valer.

AleMamá dijo...

¡Bien, Pon! me interpretaste bien.

Winnie0 dijo...

Sois esa parte imprecindible.....Mi madre era la retaguardia de mi padre, incansable trabajador para sacar a sus nueve hijos adelante. Él siempre dijo que sin ella nunca habría sido posible. Un fuerte abrazo.

Gabriela dijo...

Tengo mucho respeto por las amas de casa. Me refiero a las de verdad, no a las que están todo el día entre el gimnasio y el café con las amigas mientras otras son "amas de su casa".
Mi mamá tuvo que trabajar casi desde que tengo uso de razón. Se quedó viuda muy joven (38 años) y no le quedó otra. Pero eso no me ha impedido pensar en el duro trabajo que tiene un ama de casa.

AleMamá dijo...

Winnie, los padres de una familia numerosa como la tuya necesitaban más aún un puntal en casa. Tu madre, sin duda, lo fue.

AleMamá dijo...

Gaby: ¡que duro, mujer la viudez de tu madre tan joven! a ella debe haberle tocado doble trabajo.
Dale un saludo de mi parte, con todo cariño.

j.a.varela dijo...

Y en lenguaje castrense, por cada soldado en el frente hace falta un n° importante en la retaguardia.

Total, que conciliación trabajo-familia está muy bien, pero lo que importa es volver a darle su lugar y valor a la mujer esposa y madre.

Sin este tesoro estamos "fritos"!

juan

AleMamá dijo...

Juan Alberto ¿regresaste a Montevideo?
Qué bueno que vinieras.

Inés dijo...

Maestras, enfermeras, decoradoras, cocineras, conversadoras...¿te parece poco?
Insustituibles...

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas