Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 5 de marzo de 2010

Si se usara para el mal....

 ¿Son sólo unas reflexiones algo  paranoicas o tengo razón?

Acabo de hacer un "update" de mi programa Picasa de Google, que tantas satisfacciones y ayuda me ha prestado. Entre las novedades que pone a nuestro alcance hay un etiquetado automático de las personas que aparecen en las fotos, y si tiene "dudas" te hace confirmar que se trata efectivamente de quién Picasa sugiere. Suena bien y es simpático porque se trata de mis seres queridos y los encuentro fácilmente en las fotos en que aparecen , pero de inmediato me pregunto, ¿quién más tiene a los míos de frente y de perfil en todas las circunstancias íntimas que una familia comparte?

Cuando les mostré la que yo consideraba una novedosa herramienta, mis hijos cibernautas me pusieron en mi lugar diciéndome que es antiguo...(¿cuánto será "antiguo" para los nativos de la computación?). También tienen unos programas que te identifican las canciones que has grabado con todos los detalles que quieras y más; o le haces escuchar unos compases y también te dice el nombre, la letra, autor, etc  ¡Genial!, obvio, pero si todas estas maravillas del ingenio se usaran para el mal, y no me cabe la menor duda de que es algo que en alguna medida debe hacerse en regímenes corruptos, mafias, etc...me da un escalofrío tremendo en mis víseras más recónditas..... es cosas de tomar, pongámos por ejemplo, la marcha por la vida de mañana en Madrid y al identificar a esas personas que protestan contra una ley inicua los pongan en listas negras como a ocurrido en tantos lugares.

Espero no ser tratada de "perseguida", paranoica u otros sinónimos porque es bien impactante el tema.




10 comentarios:

Winnie0 dijo...

Tantos avances tecnológicos....son demasiado para mi...Besos

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

Interpreto este post como una cierta vuelta a la normalidad. ¡Bendito sea Dios!

Si tus hijos dijeron que eras antigua yo debo ser del Paleolítico: lo que contabas y lo que te dijeron ellos me sonaba a ciencia-ficción, no tenía idea que existieran estas cosas.

Sí, da un poco de miedo el control que los demás (y en concreto el Estado) pueden tener de nuestra vida: con la informática y estos instrumentos que citas, pueden saber los movimientos del banco que hacemos, las llamadas telefónicas, los contactos en la web, ... Da un poco de miedo, sí.

AleMamá dijo...

e normalidad, Fernando, poco. Para donde mires y con quién hables te cuenta y ves una historia de destrucción, pero ya estoy harta del tema, ya quiero mirar para el lado y ver el lado m´s risueño pensando que la vida sigue.
No faltarán acá otros posts sobre el horror de la catástrofe, pero deseo que sena cada vez menos.
Chile ya se está lamiendo sus heridas, y son amplias y profundas.
Un abrazo. Gracias

maria jesus dijo...

No se como se maneja eso y me da miedo. Mis hijos ponen fotos y no me hace ninguna gracia, pero ya sabes....

Lo que puede ser un gran invento para bien, se puede convertir en un instrumento de control o algo mucho peor.

De hecho, en las entrevistas de trabajo, buscan los perfiles de facebok de los candidatos.

En fin, es lo que hay, pero creo que es un error no tomar precauciones.

Un beso Alemama. Que Dios os bendiga y ayude

Gabriela dijo...

Eso de poner alegremente fotos en la red no va conmigo. Por eso no estoy en Facebook ni en ninguna de esas redes.
Y hasta donde he sabido, si se han usado para el mal. Por acá hubo un intento de extorsión a un empresario, todo a raíz de unos datos que inocentemente puso en Facebook.
Hay que tener mucho cuidado con todo eso...
Como Fernando, saludo este post "de vuelta a la normalidad".
Saludos.

ojo humano dijo...

Mmmmmmmmmmmmmmmmm...da que pensar ¿no?
Y ¿cómo podríamos resguardarnos de eso? Y más que nada proteger a los más inocentes.

AleMamá dijo...

Lo de tener cuidado en lo que pones en sitios públicos como puede ser Facebook (depende del nivel de prvacidad elegido también y que no lo hackeen) es sabido pero yo estoy hablando de Picasa, que también tiene distintos niveles de privacidad y de fotos que no se han publicado, pero que el programa idnetifica una cara, desde casi cualquierir tamaño o posición y si tu has puesto una etiqueta alguna vez, es capaz luego de identificar a todos los etiquetados en todas las fotos que haya indexado el programa. Pone un recuadro con tu cara dentro del grupo que sea y te pone el nombre. Si duda permite que lo corrobores o no, pero lo que más me preocupa es que al identificar a alguno te lo asocia con tu cuenta Google adjuntando el correo..... ¿cómodo? sí...¿seguro? no lo creo.

hna. josefina dijo...

Me pasó algo así:
Una amiga se sintió perseguida como vos, y cambió su remitente -de Skype, me parece que fue- y puso que vivía en la Ciudad del Vaticano. Total que en mi blog, cuando miraba quiénes habían entrado, me encontré que venía alguien del Vaticano ¡No lo podía creer! (je, je) hasta que ella me confesó que era su dirección.
Un abrazo.

Hilda dijo...

Alemamá, haces una reflexión interesante y que terrible que algo que es usado para cosas buenas como es compartir fotos con tus seres queridos, pueda ser usado para dañar a otras personas. Que terrible que el ser humano no aprenda a respetar.

Abrazos. Hilda

Josefina dijo...

De paranoica, nada. Tienes toda la razón.Siempre hablamos de eso en casa. La técnica: no es mala en sí; es bueno o malo el uso que se hace de ella. Como todo, por otro lado. La gran pena es cuántos malos hay haciendo mal uso de tantas cosas que podrían hacer tanto bien, si se usaran "como Dios manda" (y no es una frase hecha)!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas