Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 10 de agosto de 2010

Racismo, ¿será para tanto?


He oído ésto de labios de una persona mayor que vivió el ocaso de los colonialismos:

"El blanco desprecia al negro, 
el negro desprecia al chino 
y el chino los desprecia a todos"



¿Será verdad? Por estar casada con un chino de primera generación en Chile -hasta donde yo puedo asegurar- no es así. Otra cosa puede ser que por haber sufrido discriminación se vengaran haciendo lo mismo con otros.Tú, ¿qué opinas?






10 comentarios:

AleMamá dijo...

Obviamente, racista no soy, pero tanto los rubios-rubísmos, como los de raza negra me llaman mucho la atención porque en Chile son escasos ambos.

¿Y los orientales? me dirás. _También, te contesto, pero como tengo al "peligro amarillo" dentro de mi cama, para mí es sólo una maravillosa persona humana, como se puede ser teniendo cualquier color.Y al revés, hay seres horribles de todas las razas. Así es la HUMANIDAD, de dulce y de agraz.

Winnie0 dijo...

No entiendo el racismo en ningna de sus manifestaciones...Reconozco sentirme extraña con otras razas pero lo achaco a falta de costumbre.... Y la venganza....sí que NO que NO. Un beso ale

Mónica Álvarez Lama dijo...

Pienso que en Chile el racismo existe y lo han dicho extrageros e inmigrantes que han llegado a nuestro país.Si basta ver como los mapuche reniengan de sus raíces.
La aceptación del otro es un valor que debemos cultivar como también el respeto a la diversidad.

Saludos desde Ñuñoa

AleMamá dijo...

Con lo de la venganza me refiero a esa condición del ser humano que al ser maltratado se transforma en un maltratador....¡qué contradicción!

Gabriela dijo...

Racismo, discriminación... el mundo seria otro si nadie se creyera superior a otro.
Creo que todos formamos una sola raza: la raza humana.

ojo humano dijo...

El principio cristiano es inclusivo "amó al mundo", así es que estaríamos oponiéndonos a Él.
Me gusta como Dios nos hizo.

AleMamá dijo...

En general, salvo ignorantes, hay respeto, pero que el color es una barrera, lo es, como para mezclarse, digo.

Recuerdo una modelo famosa en Chile -yugoeslava ella- que se casó con un cantante de color. Bien, pero no quisieron tener hijos. ¡Cuántos casos hay así! acepto ser "pareja" pero no mezclan las cosas, menos la sangre, los genes.

No me parece.......

Marta Salazar dijo...

cuando yo llegué a Alemania, los estudiantes chinos NO hablaban NUNCA con los estudiantes de color; pero re-nunca!!!

últimamente (ayer y en las últimas semanas) he visto asiáticos conversando con negritos por la calle; pero no sé si serán chinos, no lo creo; o tal vez son segunda o tercera generación en Alemania y ya han comprendido que todos somos iguales...

amigos que han vivido en China, me cuentan que los chinos dicen que los negritos con monos, simios...

y amigos que han hecho viajes a China, me cuentan que, si en alguna parte, hay un turista humillado es siempre de color...

has visto alguna vez a chinos casados con negros? yo no... y eso que están abundantemente presentes en África, ya que buscan sus recursos naturales (minerales, petróleo).

muchos saludos!

Marta Salazar dijo...

mira... seguiré traduciendo más... PHilipp Rösler: "¿sintió, en algún momento, el deseo de parecerse a un alemán?"
saludos!

AleMamá dijo...

Gracias por los aportes, Marta.
Te puedo responder que en el Perú sí hay más mezclas con africanos, pero ya debe ser por lo que dices, que llevan años de "entrenamiento".

Saludos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas