Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 14 de agosto de 2010

Insulina, ¿por qué tan poca?


La insulina es una lotería genética, me parece. Es una cantidad X que debe durar toda la vida, y es variable.

Hay quienes tienen para regalar y otros que la agotan antes de los 20 como Luis, un sobrino de Costa Rica, que hace 5 años a lo menos, se debe pinchar los dedos e inyectarse insulina cada tanto rato bajo la piel de la panza (guata*, le decimos en Chile) y es bastante latero andar pendiente de si le sube o le baja la hormona que nos permite comer chocolates o tomar un trago de licor.

Yo no tengo 20 ni tengo diabetes, pero me encontraron los índices alterados y para allá dicen que voy si no me cuido HOY, y en eso estoy, con una dieta restrictiva en carbohidratos que de paso debiera dejarme como una sílfide que, parece que con serlo, jamás han sido hipertensas, ni de colesterol alto ni ninguna de esas linduras, temas fijos en las juntas con las amigas cuando ya los temas de niños no son los propios sino los nietos.

Para los que no es tema, les puedo informar que los carbohidratos que me restringen están presentes en casi todo lo que me gusta, por lo tanto, mientras lo tomo con filosofía y humor, estoy mal genio y no es justo con los que tienen sus niveles normales.....o así lo creen porque no se los revisan... 

guata2.
(Del mapuche huata).

1. f. coloq. NO Arg., Bol., Chile, Ec. y Perú. Barriga, vientre, panza.




11 comentarios:

Winnie0 dijo...

En mi familia empezamos a vivir la diabetes con mi madre que le vino por la ancianidad. Ella no se pinchaba sino que tomaba medicación.
Ahora mi sobrinilla de 13 años es diabética...y es lo más lindo que yo he visto cómmo ha aprendido a cuidarse...¡cosas que pasan! Un beso Ale

Marta Salazar dijo...

un poco de paciencia, seguro que terminas como sílfide :)

sigues haciendo gimnasia? el deporte es un buen protector de casi todas las enfermedades, menos -claro- de las que ocasiona el mismo deporte (por ej., mi inflamación de la clavícula)

besos

Gabriela dijo...

Conozco a alguien como tu sobrino de Costa Rica, que se pincha los dedos y la barriga, como decimos por acá.
Así que sé cómo es esto, de lejos por lo menos.
Como dice Marta, vas a ver que terminas como una sílfide.

Fernando dijo...

Cuídate, Alemamá, aunque las prohibiciones que nos imponen de comer (¡o de beber!) nos colocan siempre de un mal humor espantoso.

Espero que la dolencia no vaya a más.

j.a.varela dijo...

Muy bueno el nuevo diseño. Moderno, claro, despejado.- Como el título del blog.

AleMamá dijo...

Juan Alberto: Gracais sean dadas a Blogger por sus nuevas plantillas y juguetes par apersonalizarlas....

Cariños a la tribu

Maria Jesus dijo...

Paciencia. Yo soy de las que no me miro para no enterarme, pero mi sobrepeso se ve en el espejo, así que en nada te estoy haciendo compañía y evitando todo lo que me gusta.

Mi ginecólogo, que era tambien amigo, cosa fácil de comprender, me dió una receta infalible para adelgazar: "no comas y cuando comas, come mi..da".

Un beso.

P.D. En aquella época, él estaba a dieta

AleMamá dijo...

María Jesús, tanto tiempo sin saber de ti, amiga, y no vengas con lo de la Loteria de Navidad.....

Me gustó eso de Co..MIDA, ¡en eso estoy! y lo curioso es que no he pasado hambre. Lo que temo es que mi escaso repertorio de "guisos" se agote y mi paciencia junto con ellos.

Un besote, amiga

AleMamá dijo...

Marta, lo que se llama "sílfide" es difícil que lo cnsiga, pero con que sólo no llegue a Valkiria Wagneriana, me conformo.

Saludos

AleMamá dijo...

Fernamdo, amigo, sí, que nos priven de algo que nos entretiene y baja el estrès y ansiedad (¿serán sinónimos?) nos pone mal. Yo csi ladro por momentos, sobre todo cuando me achican lo que sí puedo comer por no entender los otrso la dieta.

Saludos

Hilda dijo...

Oye, Alemamá y no hay algún medicamento para ayudarte a controlarlo y no tener que tener una dieta tan restrictiva?

Y te entiendo, hace unos meses por casualidad descubrí que tengo dislipidemia hereditaria. O sea, que no tengo las enzimas para metabolizar bien el colesterol y no me he infartado porque Dios es grande.

Modifiqué mi dieta aunque no es tan restrictiva. Porque como es genético, la pura dieta no sirve, tengo que tomar medicamento. Y ahí voy.

Abracitos y buena suerte con tu dieta. Hilda

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas