Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 19 de septiembre de 2008

Un hombre, un paradero de buses y una botella



¿Qué te sugiere esta foto?


Me encanta inventar historias que me sugieren algunas imágenes o detalles que veo al pasar por ahí; al paso, de repente. Hoy me pasó con esta foto del blog Historias de Alemania: me hizo click, pero no sé bien lo que he concebido. Cuando empiece a redactar sabré lo que bulle en mi cabeza y corazón. Quizás sea un hilo de mi misma, quizás una experiencia olvidada o algo de sueños, en que mezclamos todo.

Propongo un ejercicio imaginativo: piensa en una historia antes de leer la mía que dejaré oculta hasta que al pinchar con tu ratón la hagas presente. Nos maravillaremos de la cantidad de cosas que una misma imagen nos sugiere y podremos acercarnos a la comprensión de los demás, que ante el mismo estímulo, de los mismos hechos que nos afectan en la sociedad, reaccionamos de tan diferentes modos.



18 comentarios:

AleMamá dijo...

Ya sé que para aquellos que me tienen en sus lectores de feeds no funcionará el "suspenso" que he deseado darle a ésta entrada, pero igual es bueno ponerse a pensar que sensibilidades hay para cada ser humano, y todas son diferentes.

Si tienes paciencia, te ruego dejarme lo que te ha hecho pensar o sentir la foto tomada en Bonn, Alemania. Dice la autora de la foto que el hombre ni siquiera se movió en el largo rato que ella esperaba ahí.

Gracias.

Only dijo...

Ale, sigo tus instrucciones y lo escribo antes de leer tu historia.
Me ha encantado la idea.

Un hombre solo, encogido ante su propia soledad y sin importarle siquiera mostrar la botella. Frialdad en el entorno, aislamiento, pérdida personal ; me produce tristeza infinita. Aún es relativamente joven, pero hay dolor.
No conozco Alemania, pero tengo la sensación de que allí puede ser aún más duro...

AleMamá dijo...

Gracias, Only. Está muy bueno el detalle de no ocultar la botella. Es decidor.
Bss

Flo dijo...

Este hombre está sentado esperando que pase su bus. El tiempo ya se ha tornado fresco, por lo que pone sus brazos alrededor de sí en busca de calor.
Como el bus tiene un horario fijo, él sabe que puede esperar un buen rato más. Decide amenizar la espera con una cerveza.
Mientras espera, piensa. En sus asuntos, su vida, el trámite que lo lleva a tomar el bus.
De repente, una mujer desconocida se permite tomarle una foto. Se siente desconcertado y no sabe cómo reaccionar ante la familiaridad de esta persona, que no sólo quiere captar su imagen sino que se preocupa de hacerlo bien: no es alguien que llegue, tome la foto y desaparezca de su vida. No. Ella enfoca, elige ángulos. Y se va, con un mudo testimonio y una historia que no está completa, porque no le preguntó nada a él y él, a su vez, no dijo nada.
Yo esperaba, al leer el título de la columna, ver a un hombre botado en la calle, borracho hasta la inconciencia. Por la fecha, digo.
Ahora me apresto a leer tu historia, Alemamá.
Buen ejercicio.

Ana dijo...

Miro la imagen y me da a frío, soledad y enojo. Está enojado, evidentemente. Alguien le hizo algo que no le gustó, y se sentó en el banco después de tomar su cerveza, para reflexionar y decidir si vuelve a casa o no.

Terly dijo...

Este hombre es un trabajador de la casa Opel de Alemania. La crisis económica mundial está haciendo estragos, ha bajado la venta de automóviles y por tanto la fabricación de éstos en un 20%.
La fábrica ha tenido la necesidad de tomar medidas para afrontar esta crisis despidiendo a su vez a un 20% de sus trabajadores. Este Sr., se llama Hertfelder y ha sido uno de los muchos trabajadores elegidos para reducir la plantilla. Acaban de comunicarselo y de decirle que a partir de este momento no deberá asistir más al trabajo porque ha sido despedido. Tiene mujer y tres hijos a los que tiene que comunicarles la nueva situación. Mientras espera el autobús para ir hacia su casa, ha comprado una botella de vino peleón pensando que el alcohol le proporcionaría la fuerza suficiente para comunicarselo a Eva, su mujer, de carácter un tantio desagradable y violento, quien siempre ha pensado de él y de hecho se lo ha espetado mil veces a la cara que era un inútil. Si pudiésemos profundizar en sus pensamientos, seguro que en algún momento le ha pasado por la mente la idea del suicidio.
Espero y confío en que alguien pueda ayudar a este pobre hombre.

maria jesus dijo...

Pareceis una manga de cenizos-

Este hombre se ha levantado de madrugada para ir al campo a coger setas, su amigo ha ido por el coche y el lo espera sentado en el banco porque todavía tiene sueño y como hace un poco de frío, cruza los brazos sobre el pecho y sueña con que su hijo se haga un poco más grandecito para llevarlo con él.
La botella de cerveza es el resto que quedó olvidado de una reunión juvenil que pasó la noche riendo y oyendo música , como hacía fresco se resguardaron en la parada.
El hombre la mira y piensa "cosas de muchachos".

Irma Rodríguez dijo...

Aquí mi versión de los "hechos"

Solo, absolutamente solo, parezco predestinado a que mi única compañera sea la constante soledad. ¡Mi mujeeeerrr! ¿para qué seguir ....? ya se fue y que siga su camino. ¿El hijo? ¿los hijos? de tantas veces postergados nunca llegaron y solo su añoranza es lo que grita en el fondo de mi alma.

Tengo la botella, sería fácil destaparla y perderme en su fondo, pero desde muy lejos me llega la voz que hace mucho tiempo me dijo que si alguna vez necesitaba de un trago, ese era el momento de huir y eso haré. En algún momento lograré doblar este duro camino y encontrar mi fuerza y mi esperanza. Tal vez.

AleMamá dijo...

Hola por la noche. He dejado pasar el sábado completo para ver el resultado de mi propuesta, y estoy muy feliz. Varios han aceptado el reto y me han dejado su fin de la historia del hombre del paradero con botella al lado.

Flo se pone como espectadora de la escena de Marta tomando la foto, y le crea una historia del día a día. Me da que pensar este trozo de su historia:
"Y se va, con un mudo testimonio y una historia que no está completa, porque no le preguntó nada a él y él, a su vez, no dijo nada."
Sí, eso de no saber algo que sólo es sugerido por indicios que pueden prestarse para errores me da que pensar. ¡Cuántos juicios temerarios hacemos cada día, Dios mío!
Gracias por escribir tu idea.
****
Ana va directo al grano: está enojado y está viendo si se le pasa o no, jeje. Parece que coincidimos en lo de la soledad y el frío.
Gracias por pasar
****
Terly: Muy masculino tu relato. ¡Y tan detallado! si hasta nombre y apellido tiene el señor "Hertfelder" y su esposa Eva.
Es notable el cambio de punto de vista entre las mujeres y tú.
Lo de tener que decirle a la esposa que lo ha despreciado y echado en cara su mediocridad es terrible.

Buen relato, amigo, gracias.

AleMamá dijo...

Mª Jesús: como me he reído con tu relato que se aleja del drama para poner a nuestro personaje en un sitio normal hoy día y por razones muy entretenidas. eso de buscar setas me recuerda unos bellos momentos de mi propia infancia en el campo. Es propio del otoño buscarlas, ¿no?
Muy simpático y muy buena historia. Distendida y normal. Gracias.
****

Mamá:
Me encanta que se anime a participar de mis aficiones blogueras y hacer su historia y publicarla. Parece que el lado dramático lo saqué de Ud. jeje
Un beso, mi vieja linda.

ojo humano dijo...

Él medita en los niños que dejó en el Sur.
Recuerda la calidez de la chimenea y el olor a pan de las mañanas, cuando la esposa amasaba cantando como canario, cada amanecer el pan caliente y el tazón de leche.
Se arropa en sí mismo recordando.
Y ¿qué hace aquí, en este suelo inhóspito y extraño?
Como el pródigo volverá. Volverá al manantial de sus alegrías, volverá al abrazo de su madre, al beso, a los besos. Volverá a la tierra húmeda y al sabor de las avellanas, a la brisa de los pinos y al dorado trigo.
Es tiempo todavía, se dice.
Tal vez todavía haya un Sur esperando, tal vez todavía un hogar, y niños y faldas de madre donde reposar.
Y el abrazo silencioso del padre

ojo humano dijo...

Me recordó los miles de hombres del Sur de Chile que se vienen a la Capital buscando un mejor futuro y terminan de mañanas heladas en un paradero esperando...siempre esperando. Conozco en mi barrio un hombre así, ha envejecido alrededor de una botella de vino y la calle. Es una pena.
Gracias por la sugerencia. Nos ejercita.

ANAROSKI dijo...

Este hombre, lo ha perdido todo, está triste preocupado, su cuerpo frío, de haber soportado las bajas temperaturas de la noche, se encoge sobre el mismo, la pesadez, el cansancio, hacen mella en su rostro, ya ha terminado la botella que le calienta, ese calor perdido, cuando todo lo tenía, la vida es así, jugó todo a una carta y ahora se siente solo, solo como nunca, y por eso ha buscado el refugio de la marquesina del autobus, esperando quizás un viaje que le transporte a un sitio mejor.

Un abrazo Joana. Espero que estes bien.

Ana.

Luisa dijo...

Pesaroso y alicaido no encontraba consuelo para su mala suerte.
Haber perdido el trabajo y la familia era todo uno.
Ahora buscaba desesperadamente consuelo en el alcohol.Pero sabía muy bien que se estaba engañando.
Sentado en la parada del bús-qué ironía-no tenía donde ir ni dinero para comprar billete a ninguna parte.
Un dolor profundo atravesó su pecho y creyó morir de soledad.
Pero la soledad,cruel y traicionera,mata solo poco a poco...

Bueno, así de pronto, esto es lo que se me ha ocurrido,je,je
Pregunto:donde pone "Foto de Marta Salazar" ...je,je,nada,nada,yo y mis tonterias
Besos

Luisa dijo...

He vuelto a leer los comentarios y tengo que decir que Maria Jesús no es seria¡¡¡no vale!!!¡¡¡hace trampa!!! se pone simpática y nos revienta la pena que tenemos por el pobre hombre y ...me entra la risa.
Besos Alemamá

Marta Salazar dijo...

link!

a ver quién más escribe una historia!

los invito a hacerlo!

avísenme please para ponerles, cuando antes, un link!

besos a todos!

almena dijo...

Me he resistido al impulso de leer tu historia, y te cuento qué me sugiere.
Soledad, una soledad apabullante y amarga que sólo encuentra consuelo en una triste botella de vino ya vacía.
A su lado, como contraste irónico y amargo, un modelo (seguramente guapísimo) anuncia la felicidad con las últimas tendencias de la moda.

Besos mil, Alemamá.
Voy a leer tu historia
:)

maria jesus dijo...

El hombre es un turco que vive en Alemania (tanta bici en la calle tiene que ser Alemania), va a ir de vacaciones a Turquia y como ha engordado un poco a base de salchichas, decide hacer una hora de bicicleta a primera hora de la mañana.
Se leventa a las cinco, coge una bebida isotonica turca(esa es la botella, es que en Turquia son así) y empieza a pedalear. A lo diez minutos no pùede con su alma y encima le ha dado un tirón en la barriga.Suelta la bici, se sienta en el primer banco que ve y piensa " pero ¿ quien xzwxz me manda a mi meterme en esto"? .

Nota aclaratoria: xzwxz= taco turco

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas