Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 19 de septiembre de 2004

Un hombre, un paradero de buses y una botella

Acá está el fruto de mi fantasía. Si me cuentas qué te pareció te lo agradeceré.


Tengo frío. Ni el viaje en bicicleta ha logrado calentarme el alma. Quizás la compañía de mi mujer lo hubiera logrado, como al principio, pero dejé enfriarse el amor por una botella. Sí, estoy con ella, y es muy dócil: si la dejo, se queda quieta a mi lado, y si la empino, se vacia dentro de mi garganta y me da el calor que contiene, completo, de un viaje. Su licor barato me quema las entrañas, y está bien, me reconforta, me siento valioso, fuerte y conquistador del mundo hasta que el ardor se esfuma y la boca se me seca. El pestañeo me trae de nuevo al paradero de unos buses que no me llevarán a ninguna parte confortable, pues adonde vaya iré conmigo, y conmigo va el dolor, el fracaso, la mala sombra y la culpa del que no ha sabido amar ni ha dejado que lo amen.

Tengo frío, un tipo de frío que no se acaba, que sólo se disfraza en alcohol para volver a engancharse en mi cuerpo, en mis pensamientos y recuerdos; un frío que se hace peor mientras más se huye de él y que se cristaliza endureciéndome la voluntad y los huesos que me harían mover para buscar el amparo y el calor que me darían el pronunciar una sola palabra..... esa que tengo en los labios pero que nunca ha salido de mi boca.


7 comentarios:

j.a.varela dijo...

Tienes muy buena pluma Alemamá.

Juan

dimas dijo...

Querida amiga, una imagen similar me inspiró una entrada hace dos años
http://berabe.blogspot.com/2006/08/soledad.html
En aquel instante solo percibí soledad...

zocadiz dijo...

me gusta tu escrito. Es fuerte, real. Hace que reflexiones.
Nos leemos.

Luisa dijo...

Alemamá,no es por nada,pero en la esencia,hemos coincidido,je,je.Escribes muy bien.La palabra es...¿perdón?
Besos

AleMamá dijo...

Hola:
Gracias por sus comentarios y valiosos aportes a este juego de inventar historias posibles. Espero que vendrán otros y que Uds propondrán alguno en que encantada participaré, ¡qué me habían dicho!
***
Luisa: para mí, la palabra es perdón, efectivamente, pero quise dejarla abierta para que cada uno la complete y sepamos algo más de nosotros mismos.
Otra opción sería "te perdono", ¡con los tiempos que corren la infidelidad y otros perso más propios del hombre ya no son exclusivos,¿no?
Más opciones: "ayúdame". "¿Lo intentamos de nuevo?"

Está entretenido esto, me gusta ver algunas posibilidades que están implícitas en cada uno de nosotros.
Bss

Gem@ dijo...

Saludos amiga, con el paso del tiempo tus buenos sentimientos fueron en aumento.

Bohemia dijo...

una historia similar con un pasado parecido había imaginado tras la foto, pero tu lo has contado tan bien...

Un beso

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas