Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 14 de marzo de 2010

Traumas post sismo

Mi sobrino Ignacio ayer cumplió ocho años .Ya es un niño "grande" con uso de razón y no se le puede contar una historia para calmarlo y teme estar bajo techo en su casa o colegio, pues la réplica grande que se sintió en el cambio de mando presidencial lo pilló en clases.. Pide que lo acompañen a caminar y caminar mientras tiene nauseas cada vez que come. Siente angustia de todo lo relacionado con el terremoto y lo que lo acompaña, y poco o nada se puede hacer. 

Hoy se cortó la electricidad en la mitad de Chile por lo menos he pensado mucho en él pues todo lo relaciona con esos momentos tremendos, y eso que acá no ha sido lo peor pues las casas están donde solían, nada está mojado por el agua salada .....¿se imaginan cómo estarán algunos chicos del epicentro de toda esta tembladera?




12 comentarios:

Winnie0 dijo...

ANIMO Ale MUCHO ANIMO. Te mando besos

Z&Z design - ChZ y Mariespe dijo...

Dios nos bendiga a todos y calme todos los ánimos...
Un abrazo y mucha fuerza!

Mariluz Arregui dijo...

Pienso tanto en los niños, como en los ancianos, en sucesos como éste.
La indefensión de algunos niños ante algo así es dura de imaginar, pero también pienso en personas cerca de la última parte de la vida,q ue quizás hayan visto destruir parte de su raíz, de su casa, o de sus recuerdos... y ya no tienen la fuerza para ´recomenzar'.

Por eso todos los demás tienen que ser más fuertes todavía y ayudar, reconstruir, arropar...

Un abrazo muy fuerte, Ale

Fernando dijo...

Pobre chico. Para él y para todos los niños de su generación estos días terribles quedarán ya como una experiencia que marcará su vida, para siempre. Cuando dentro de 20 años viajen en avión y se mueva mucho, uno de ellos dirá "eh, ¿no os recuerda esto al terremoto de cuando eramos niños?", y todos se reirán ... ¡o no!

Julia dijo...

Debe ser muy duro convivir con miedo a las réplicas... y un trauma para muchísima gente.
Te envío mucho ánimo y un fuerte abrazo.

ojo humano dijo...

Pienso que seremos nosotros (que ya pasamos antes por estos eventos) los que tendremos la tarea de ayudar y consolar con las palabras y el amor más grande que Dios nos provea, para que los traumas sean lo menos dañinos.
Dios nos ayude y nos dé sabiduría.
Un beso y ánimo, estamos en Su mano, confía en Su amor y cuidado.

Monica Alvarez dijo...

Hola Ale:
lo que le sucede al niño le está sucediendo a muchos en Chile.Es importante que quienes acompañan al niño puedan contenerlo y acompañarlo,permitirle que exprese verbalmente lo que siente,abrazarlo.En mi familia tengo a una sobrina,mi hermana mayor y mi gato con stress post-traumático.Y eso que no perdieron sus casas ni dramas por el estilo.Las sensibilidades son diferentes en cada ser.Yo mantengo la serenidad dentro de lo posible aunque mi marido siente más miedo que yo.Fuerza y adelante.
Saludos desde Ñuñoa

Querubish dijo...

Yo soy el padre de Ignacio, ha sido duro para él, muy duro porque para ser primerizo en estas lides le tocó un terremoto "solo para iniciados".

En efecto, él pide salir a caminar, no quiere estar en casa, anda con náuseas, no quiere comer ... me da mucha pena verlo en ese estado ... y me recuerda mucho mis tiempos de niño cuando estos eventos me atacaban directamente el estómago y yo veía a mi padre que con cada temblor ceremoniosamente se ponía su bata, pantuflas, tomaba su radio mientras todos le gritábamos y él se limitaba a decir "con calma que tengo prisa" o "ya voy".

Mis pensamientos indudablemente que se cruzan con todas las imágenes que dan por TV de niños como Ignacio, que han sufrido el terremoto y luego el maremoto, muchos han perdido casas, padres, hermanos, por lo mismo es que con Ignacio hemos sido super claros, los temblores no pasarán de un dia para otro, por lo tanto hay que estar preparados y desgraciadamente el enfrentar los terremotos se aprende en la práctica ...

maria jesus dijo...

Pobrecito. Ale no se que decir, solo que rezamos por Chile y los chilenos.
Y ahora especialmente por Ignacio

Un beso

Gabriela dijo...

Cuando yo tenía 4 años, hubo en Lima un terremoto muy fuerte. Lo recuerdo claramente. Lo que más me asustó de todo el asunto fue una réplica en particular, que empezó en el preciso momento en que yo golpeaba la puerta del baño con fuerza para pedirle a mi tía que saliera a jugar conmigo. Desde ese día, me dan entra un miedo horrible cuando que alguien toca la puerta con violencia.
Así que entiendo el miedo de Ignacio. Felizmente tiene a su lado personas que lo quieren y lo ayudan en esos momentos. Por cierto, saludos por su cumpleaños. Mi sobrino cumple 16 años hoy justamente.

hna. josefina dijo...

Ayer te puse un comentario aquí, pero se ve que no te llegó.
Y ahora no me lo acuerdo.
¡Otra vez será!

Hilda dijo...

ay Alemamá, como no, con tanto tiemble y tiemble, no es para menos. Que disfrutes el viaje al estrecho de Magallanes. Saludos. Hilda

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas