Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 26 de mayo de 2011

Izquierda o derecha, ¿para dónde será?


Soy de las que agradecería andar con una lanita de colores en cada muñeca, como los niños de kinder, porque nunca acierto a la primera cual es la derecha o la izquierda.

Cuando niña solucioné mi problema en forma discreta porque durante una campaña de vacunación nos dijeron que nos descubriéramos el brazo izquierdo y, por descarte, el derecho era uno en que tenía un tenue lunarcito que me salvaba de pasar vergüenzas, pero se me borró y ya no tengo ese auxilio, por lo que es corriente que diga los lados cambiados, sobre todo cuando ejerzo de navegante en los viajes con mi marido de piloto. Siempre me mira para asegurarse si es la derecha o "la otra derecha", como me dicen los niños.

He notado que no es un problema sólo mío. ¿Y Uds. qué tal lo hacen?



12 comentarios:

Gabriela dijo...

A pesar de ser zurda, lo tengo claro cuando se trata de mí. Cuando se trata de otra persona, mentalmente la hago girar hasta ponerla en mi misma posición y así se me hace muy fácil.

AleMamá dijo...

Leí tu drama el otro día. Sí es difícil, y con un marido ambidextro tirando pa'zurdo, ¡imagínate!
Besos, Gaby

AleMamá dijo...

Justo me ha llegado ésto. No es la lateralidad de que hablo, pero es una coincidencia....

> DE IZQUIERDA O DERECHA?
> Cuando a un tipo de derecha no le gustan las armas, no las compra.
> Cuando a un tipo de izquierda no le gustan las armas, quiere prohibirlas.
> Cuando un tipo de derecha es vegetariano, simplemente no come carne.
> Cuando un tipo de izquierda es vegetariano, quiere hacer campaña contra los
> productos a base de proteína animal.
> Cuando un tipo de derecha es homosexual, vive tranquilamente su vida como tal.
> Cuando un tipo de izquierda es homosexual, hace escándalo para que todos lo
> respeten.
> Cuando un tipo de derecha es perjudicado en el trabajo, reflexiona sobre como
> salir de dicha situación, y actúa.
> Cuando un tipo de izquierda es perjudicado en el trabajo, levanta una queja y hace
> huelga contra la discriminación de que fue objeto.
> Cuando a un tipo de derecha no le agrada un programa de televisión, simplemente
> la apaga o cambia de canal.
> Cuando a un tipo de izquierda no le agrada un programa de televisión, demanda
> judicialmente al canal del programa que no le gusta.
> Cuando un tipo de derecha es ateo, no va a la iglesia, ni a la sinagoga ni a la
> mezquita, y el domingo o sábado... lee el diario, y hace fila para comprarlo, con
> quienes vuelven de la iglesia.
> Cuando un tipo de izquierda es ateo, no quiere ninguna alusión a Dios en ninguna
> parte, en ninguna esfera pública, y reclama contra las religiones (salvo contra el
> islam).
> Cuando un tipo de derecha tiene problema, trabaja más, intenta pagar lo mas
> posible sus deudas, y ahorra.
> El de izquierda le echa la culpa al gobierno (si es de derecha), a los empresarios, a
> la burguesía, al Estado, al capitalismo, a la globalización, al papá, a su mamá, a su
> raza, al gato y al bombero.
> Cuando un tipo de derecha, lee este mail, se ríe, y lo reenvía a sus amigos..
> El de izquierda se enoja, e insulta al que se lo mandó!

¿SERÁ ASÍ?

Juan Ignacio dijo...

Yo mejoré mucho con el tiempo, pero cuando es rápido o hay presión puede fallar. Suelo recordar las ventanas del aula de primer grado como izquierda y la puerta de ese aula como la derecha.

ojo humano dijo...

Bueee, como están los tiempos los de la derecha parecen de izquierda y los de la izquierda más burgueses, tal vez hay que poner en práctica el axioma de Parra: "la izquierda y la derecha unidas jamás serán vencidas", aunque eso será en el terreno de la anti-poesía no más ¿será?

Winnie0 dijo...

jaja Yo creo que nunca he tenido ese problema...tengo muy clarito dónde está cada cual....Una, que es mu' lista jaja Un besote Ale y feliz finde

maria jesus dijo...

A nuestra generación no nos trabajaron la lateralidad, ni casi nada, como no fuera un problema importante como falta de vista u oido.

Nos las arreglábamos como podíamos, con nuestros propios recursos y así hemos salido de bien.

Yo no tengo ese problema. el mío era ser alta para mi edad y miope, así que siempre me sentaban en los últimos bancos en el colegio, y yo no decía nada porque creía que todo el mundo veía como yo

Besos Ale y feliz fin de semana

Fernando dijo...

¡¡Creí que era un post sobre política!!

Mi problema cuando voy de copiloto no es la derecha o la izquierda, sino las distancias: viendo un plano soy incapaz de calcular si una desviación o un cruce están lejos o cerca. O bien creo que todo está a punto de llegar o se me pasa, al final es preferible que el piloto se estudie el mapa antes.

Santisiembra dijo...

Jaja lo he mejorado, recuerdo cuando iba de copiloto con un amigo extranjero, preguntaba ¿izq. o derecha?, le respondia al revés y me decia vamos contra el cerro o cuanto obstaculo hubiera en el lugar señalado, creo que eso me apuro a mejorarlo un poco, jeje todavia me cuesta. No eres la única puedes estar tranquila.

paterfamilias dijo...

Creo (hasta ahora así ha sido) que no tengo ningún problema con eso.

Me ha gustado el final de lo que haría uno de derechas y una de izquierdas al leer el mail.

Fabián dijo...

Pensé que era un problema solamente mío... pero veo que es de muchos.
Yo lo soluciono no hablando de derecha o de izquierda sino de la mano de escribir y la que tengo el reloj...
El problema es que cuando me guían al manejar: allí pregunto ¿para tu lado o para el mío?

Miriam dijo...

Yo me imagino que tengo que tomar sopa. La mano que se mueve para agarrar la cuchara es la dcha.
El problema es cuando soy yo la que conduzco, porque volante y cuchara de sopa son dificiles de coordinar¡

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas