Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 9 de junio de 2011

Besos y más besos. Algunos tipos


El beso social no me gusta en general, pero los besos dentro de la familia, próxima y extendida son otra cosa. Ya hablé de eso antes.*  Me gusta que mis hijos me los den un par de veces al día o que me sorprendan con alguno inesparado por algo especial. Tampoco soy de mimos baratos o empalagosos.

Lo saco a colación, pues mi hija Tere es reacia a prodigarlos con nosotros, y cuando debe hacerlo pone la oreja, le digo yo, porque mira para el otro lado, infla el cachete y uno se topa con el pelo y su pabellón auricular, y si la toca fuerte se desinfla su mejilla con un ¡pooofffff!

Los del menor de todos están siendo más frecuentes, ahora, después de un largo período de adolescente (que es mejor poner entre paréntesis). Aunque son pinchudos y rasposos, los aprecio porque son cariñosos, pero me dan ganas de regalarle otra afeitadora, con chuchillas para cortar pasto, si es preciso.

7 comentarios:

Winnie0 dijo...

Besé tamto a mi madre y a mi padre...que me queda aún el recuerdo de sus besos....

Gabriela dijo...

Los peruanos somos un poco besucones. Te saludas con alguien, mua... beso. Tanto, tanto que a veces ya puede llegar a ser algo molesto.
Dentro de la familia, la cosa es diferente. Nada como un besito espontáneo, de esos que dan los niños y nos regalan el momento más especial del mundo.

hna. josefina dijo...

¡Cambiaste el aspecto del blog!
Tal vez es que yo no vengo hace un tiempo.

Juan Ignacio dijo...

De los extraños me molestan tanto los babosos como los de oreja...
Un beso (normal).

Fernando dijo...

¡Qué simpático!

Yo soy más bien de poco beso, así que me espanta que en España, cada vez más, la gente recién conocida se salude besándose, es algo que antes sólo ocurría cuando ya tenías cierta confianza con la gente.

El colmo es una loca que va ahora a Misa, que cuando el oficiante anima a dar la paz se pone a dar besos a las señoras. A éstas les espanta, claro, porque son tan antiguas como yo.

Miriam dijo...

En cuanto al beso social, prefiero como en Argentina, solo uno.
Los dos besos de España, son un caos y a veces un lio de coordinación
Lso familiares, sinceramente, depende del día. Aunque los de los peques, siempre

CorazónCoraza dijo...

Yo besadora con mi madre, pololo y algunos amigos. Creo son pocos los que gozan de mis besos pegotes y bien afectivos, los demás se los pierden jajaja
Un abrazo.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas