Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 16 de noviembre de 2011

Ubicatex tecnológico y pérdida de brújula propia


Por fin mi marido ha comprado un GPS amigable que nos lleve de la mano a donde hemos ido siempre de memoria y sin errores. Mi cara mitad fue de los primeros en tener uno de esos artilugios, pero era tan complicado de usar que ahí quedó, nuevecito y "de paquete", como dice don Francisco, un conocido animador chileno. Ahora, por la mitad o menos de lo pagado entonces, tenemos éste que nos habla con acento español guiándonos por nuestro Chile, donde los dueños de las voces nunca han puesto una pata. Milagros de la tecnología.

Lo que me preocupa es perder la capacidad de ubicarse de memoria, de perder referentes que están en el propio cerebro y necesitar ir dependiendo de otra máquina, porque ya ha pasado, y como ejemplo pongo que no sabemos la hora sin reloj, salvo mi esposo que no lo usa y de noche o de día acierta con notable precisión, como los antiguos.

Poder imprimir un mapa antes de salir ya lo encuentro maravilloso, pero no tardará el día, y ya llega, en que en una conversación diremos _¿Te acuerdas cuando teníamos que imprimir los lugares a que íbamos desde una antiguaya como Google Maps? y nos responderán, _¡Increíble! hace tan poco de eso y ahora basta decirle al auto la dirección y nos lleva sin intervención humana.

No tengo idea si ésto ya existe, aunque sea en forma rudimentaria, pero doy firmado que antes de 5 años lo tendremos como equipo básico de cualquier coche mediano y luego, en todos.



14 comentarios:

Winnie0 dijo...

Aqui ALe todo el mundo va con GPS a todos lados menos yo que todavía llevo las indicaciones apuntadas en un papel...jaja Besos

paterfamilias dijo...

Me temo que. como dices, acabaremos dependiendo de otra máquina ...

Fernando dijo...

Mi hermano es adicto a este aparato. Si me lleva de su casa a la mía lo pone en marcha, pese a que ha hecho el viaje 1.000 veces y se lo sabe de memoria.

¿Por qué pensar que el español que habla no conoce los sitios? A lo mejor fue de vacaciones hace unos años, se quedó enamorado de Chile y de los chilenos y lo ha recorrido de arriba a abajo.

Gabriela dijo...

Quizá para no dejarnos "dominar" por otra máquina, la solución sea usarlo solamente para ir a lugares que no se conocen. Pero es que es tan fácil acomodarse...

ojo humano dijo...

Me dicen la reina de las calles sin salida (en algo una tiene que ser reina jejeje, aunque sea despistada)
para mí, genial esa tecnología.

Cyrano dijo...

Muy bien por ti y por tu esposo.
Yo en cambio me perdería con el GPS. No estoy hecho para estas modernidades. Con las justas sé manejar mi celular, entre el temblor de las manos y mi "alta" capacidad tecnológica, llegaría a Timbuctú en un ratito... queriendo ir a mi casa.

maria jesus dijo...

Soy poco amiga de esos chismes, aunque tengo poco sentido de la orientación, pero no me importa perderme y ver sitios nuevos, aunque para la ciudad utilizo un callejero desde un día en que aterricé en un barrio marginal y pasé un rato de "canguis".

esteban lob dijo...

Hola Ale:

Para cuando uno le diga al auto, "llévame a...", el coche ya será con alas, por lo cual volaremos de barrio en barrio.
Y tendrá poder de respuesta hablada, por lo cual nos podría contestar "no acepto que me trate de tú".

Un beso.

Un beso.

AleMamá dijo...

Jajaja, esteban, me has hecho reír, hombre

hna. josefina dijo...

Hoy están tan divertidos tu post como los comentarios.
En cuanto al GPS, me volví del campo de mi hermana con unos amigos que lo tenían -el año pasado- y la verdad que no estaba muy actualizado en esos caminos. Tal vez todo dependa del país o lugar de éste que uno lo use.

hna. josefina dijo...

Otra cosa: El otro día comentaban que te indica el camino más directo, pero no siempre te asegura el más seguro. Por ahí tenés que pasar -por lo menos aquí- por lugares de miedo. Eso dijeron.

Andy dijo...

Hoy día ya hay coches que te ponen automáticamente los cinturones de seguridad, que meten las marchas, que aparcan solos...

¡Ya mismo hasta se conducen solos! jaja.

Un abraazo.

AleMamá dijo...

Josefina, no había pensado en esa posiblidad y, claro, las máquinas igual son tontas.

Saludos, no nos abandones tanto.

AleMamá dijo...

Andy, ¡y tú sacando la licencia de conducir! mira qué cosas, y ahora las máquinas te llevan si piensas adonde, jeje

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas