Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 22 de octubre de 2005

Ella.



Mujer sola con muralla al frente.

Sus costillas quebradas le hicieron doler su soledad.
¡Dónde ir a llorar la asfixia que la compresión de ellas le producen! El accidente, el choque, el horror de verse volcada en medio de la noche es nada al lado de este desamparo en la mala hora de su disparatada vida.

La anunciada sima de los bajíos de las olas que la llevaron tan alto en su momento de gloria la ha tirado en la playa y ya no vendrá otra para ella que la levante hasta las crestas en que se sentía dominadora de los elementos y del mundo. Todos a sus pies, todos innecesarios, todos despreciables, todos....

¿Dónde dirigirse ahora, vieja, fea, con el cuerpo herido y el alma abollada? A su casa no. Por no compartir sus espacios en los tiempos que todo iba bien dejó por turno atrás a todos los que la amaron-- o debió amar-- y atrás se quedaron, hoy también, cuando hasta inhalar es un esfuerzo; fue premeditado, pero mal calculado ¡y ella que calculaba tanto y tan bien! ¿Cómo iba a predecir la mala maniobra del vehículo anterior en medio de la lluvia?

¡A dónde ir ahora, si cerró con doble cerrojo cada puerta que la vida le permitió cruzar! y algunas fueron amplias, con poderes completos sobre su familia, su marido, sus amigas, sus amantes....

Hoy lame sus recuerdos, recupera sus huesos e interroga al futuro, mudo, cerrado para todos, pero para ella es la tapia dura, alta, desesperanzada e insalvable a la que llevan los caminos que eligió.

¡Usó su libertad! Bueno, que apure el trago, tómela completa, y que Dios la ayude a ella y a sus víctimas.

4 comentarios:

Trini dijo...

Que triste Post, Ale. Que soledad tan cruda. Quizá ella fue sembrando esa semilla a lo largo de su vida y es el fruto que ha de recoger, pero eso no evita que sea triste.

Te ha quedado muy lindo el cuadrado de los enlaces. Enhorabuena.

Un abrazo, aniga

almena dijo...

sí pero... por qué para unos usar la libertad sale tan caro y para otros es completamente gratis?

Besos!

Alemama dijo...

La verdad....pero es así. eres libre, pero con todas sus consecuencias. Es como la fuerza de gravedad, puedes saltar, pero te puedes caer.
Saludos.
P.S: ¿no echan de menos unos emoticones? Dan ganas de ponerles unas sonrisas de oreja a oreja :)

Alemama dijo...

Este relato está inspirado en alguien real que me produce lástima e ira. Mi hitoria termina mal, pero podría cambiar. Mientras hay vida hay esperanza, también para "Ella". Todo pasa por algo y quizás ese plus sea el tiempo para recapacitar y enmendarse.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas