Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 31 de enero de 2006

Dilo en Cincuenta Palabras

Stifmeister de Barcelona ha lanzado un concurso que es todo un reto:
Escribir una historia en cincuenta palabras y no se aceptan chistes. Lo he sabido por Pampa de Argentina.

Vean las bases en el sitio del español...perdón, ¿catalán? que es parte del concurso.
Este es el mío:

Decir “te amo” jamás sonará aburrido en los oídos del amado; mientras más lo decimos, ¡más brillo obtiene! como una joya fina que se pule, se cuida y se protege de los ácidos corrosivos que le dañan.
En los amores, ese ácido son palabras que debieran morir en la garganta.

7 comentarios:

Marina dijo...

Buenassssss...buen dato, lo agrego a mis favoritos. En http://www.cienpalabras.blogspot.com hay relatos breves de 100 palabras. Recorrí algunos hace un tiempo y ahora me hiciste acordar así que te dejo la dirección por si a vos o a otros les interesa pasar. Un abrazo

Claudia (Pampa) dijo...

bello

Alemama dijo...

Debe ser original, pero siento que de algún modo en el escribir lo quesea, uno le debe mucho a los que han tomado la pluma antes que yo y que se ha leído con placer.

Stifmeister dijo...

Alemama, gracias por mencionar mi concurso en tu blog. Encantado de conocerte. Son los milagros de pampa...

Stifmeister dijo...

Por cierto, puedes llamarme catalán o español, como quieras, ya que me siento las dos cosas :)

Eduardo Mangiarotti dijo...

Muy bonito el texto y la idea. Me recuerda lo que decía Galeano de buscar decir mucho con muy poco. ¡Y lo lograste! Aunque para alguien que hace tan lindos haikus hacer un texto de cincuenta palabras debe ser un paseo ;)

isladetera dijo...

Qué bonito! Gracias por la visita, pasaré más por aquí. Besos!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas