Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 22 de mayo de 2006

Las puertas


El techo es lo primero que concibo al pensar en una casa: la protección del agua debió ser la primera necesidad del ser humano al tener morada estable y pienso que la segunda sería protegerse del frío, pero,

¿cómo cerrar el paso al viento y mantener encendido el fuego o encerrado el calor humano de los cuerpos?

¡Hágase un cortavientos! ... y se inventó la puerta, sinónimo de intimidad, de abrigo, de propiedad privada, pero también, cuando se nos abren, de confianza, solidaridad, de acogida dentro de lo que es más propio, un hogar con su carga de significado: calor reconfortante, comida caliente , compañía, conversación, amparo, familia...

Las puertas se abren, pero también se cierran y ¿habrá algo más triste que que una puerta que estuvo abierta para alguien se cierre, aunque sea por un cambio de domicilio? ¡y qué decir si la clausura la provoca un amor perdido, una confianza traicionada!
Pensando en estas cosas que se me ocurre pensar a mí, recordé este viejo bolero chileno que lo expresa muy bien:

Agonía
Francisco Flores del Campo

Tengo que pasar por tu casa
para llegar a la mía,
y esto me causa una pena
que está acabando mi vida.

Tengo que pasar por tu puerta,
y no entrar como lo hacía,
para dormirme en tus labios
hasta que volviera el día.

Mas cuando hay luz en tu alcoba,
y oigo otra voz, no la mía,
entonces ya mi dolor
es una lenta agonía,
porque yo sé que muy pronto
voy a pasar por tu casa
para morir en la mía



Las puertas hablan mucho de quienes habitan tras sus opacidades o transparencias. ¿Cómo es la tuya?

10 comentarios:

alp dijo...

Yo espero no tener que cerrar mi puerta por ultima dentro de mi poco... El casero del piso ha decidido venderlo y lo más probable es que tengamos que dejarlo y encontrar otra confortable puerta que abrir.

Aunque esto lleva asi dos semanas y no se ha dignado a llamar para concretar!! A mi me da verdadera lástima pues es la casa donde mi crie y por lo tanto tengo muchos recuerdos bonitos. Pero todavía hay esperanza de seguir aquí si cambia de opinión.

Un abrazo

Alemama dijo...

¿Viste? Lo dicho, da pena tener que cerrar puertas y siempre hay alguna que ya no cruzaremos :(

ojo humano dijo...

Vivo en una casa que tiene mmuuuuuuuchas, es que ni te cuento, a veces me pierdo entre la una y las otras. No sé quién construyó este lugar, pero era un mal diseñador. Y sin embargo, cuando las abro todas, el sol entibia los pasillos, en especial en estos días de frío.
He cerrado muchas, pero como se dice por ahí, cuando una puerta se cierra, otras se abren. Esa esperanza nos mantiene en la ruta y nos anima a soportar cuando te dan con la "puerta en las narices".
Linda reflexión y la melodía.

Un beso de hermana.

Semilla dijo...

Mi puerta casi siempre estaba cerrada, pero algo pasó (tal vez una inundacion ) y ahoa si la tocas se desarma... Parece que la cambiaré por otra más transparente y más flexible. ;D CARIÑOS

Alemama dijo...

En todo caso, dicen -con razón- que cuando Dios cierra una puerta siempre abre una ventana y yo puedo agregar que te hace mirar para el lado correcto. ¡Sursum corda! ¡Arriba los corazones!

La hormiguita dijo...

Cuando tengas tiempo, observa este link:

http://mami.iuplog.com/default.asp?item=173120

:)

almena dijo...

es verdad lo que dices! aunque... cuando se cierran a alguien las puertas de la casa... es que antes se han cerrado las del corazón.

Un beso!

Alemama dijo...

Verdad, exacta verdad :(

Trini dijo...

Ojalá no se nos cierren las puertas de quienes amamos. Ojalá siempre para nosotros estén de par en par abiertas.

Besos muchos para ti e Irma

Julieta dijo...

me recordo un libro que lei cuando chica... de echo hay una pelicula y es chilena... pero no me acuerdo el nombre...

aaa siii "el niño que enloquecio de amor"

El niño siempre pasaba por alfrente de la casa de la mujer, y aveces la veia besarse con otros hombres y el sufria mucho!!
Pobre niñoo!!!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas