Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 20 de marzo de 2013

Mis nietas, nativas cibernéticas



La imagen que acompaña este post es de un pantallazo tomado a mi computador para que se hagan una idea, los que no tienen la suerte de ser abuelos, de las licencias que se pueden tomar los niños de hoy, nacidos con el mouse como mamadera.

Isabel pasó 5 semanas con nosotros y se hizo su espacio en el computador y el móvil de los abuelos, de ambos. Entre los recuerdos que dejó está una mascota que mi marido ha tomado muy a pecho limpiar, alimentar y entretener pues Pou, así se llama, es un tirano virtual bastante exigente.

Sofía, mí nieta chilena (y también conciudadana del papa Francisco, ejem, ejem), no lo hace nada de mal pero con un matiz más intelectual porque la he visto jugando con un sitio matemático para hacer cálculos y jugar con números. También es de las que no resiste un libro abierto sin quedarse pegada leyendo. La de Alemania puede pasar sin leer, pero gusta de escribir cartas con unos textos chorreantes de amor que me derriten.

Ambas niñas, cuando están usando sus programas favoritos, no quieren que se las interrumpa, y a veces durante mucho rato si no se las saca de ahí.

Niños nuevos, tiempos nuevos. ¿Cuánto irá a pasar antes de que los abuelos seamos olvidables, como ocurre hoy?  ¿Nos pondrán una etiqueta de spam y nos mandarán a la papelera? Es que la competencia con los aparatos tecnológicos es tremenda. Difícil está la cosa.
****
NOTA: tienen 5 años cada una. Desde los tres que leen.

11 comentarios:

maria jesus dijo...

Servimos para hacer galletas con ellos, para sustitguir a sus padres cuando no pueden y para dejarles nuestro ordenador.

Lo que es humillante es que sepan intuitivamente lo que a nosotros nos ha costado tanto trabajo descubrir

Ale Jr dijo...

El otro dia estabamos comiendo e isabel dice "sabes papá por qué Chile es más entretenido que Alemania?" "por qué, Izzy?" "porque en Chile está la Alemama...!" No creo que un computador le gane al calor humano.

esteban lob dijo...

Jajajaja. No se me habría ocurrido eso de que alguna vez nos pudieran mandar a la papelera nuestros nietos. En mi caso, me pondré en guardia, sobretodo con el más pequeño de 6.



Fernando dijo...

Es un mundo nuevo, Alemamá, desconocido para nosotros. Hay que tener cuidado: algunos padres fomentan que los hijos jueguen a esto, para que no les den la lata, y los niños se acaban volviendo adictos.

Vigila, por ejemplo, la afición de tu marido por Pou.

¿Mejor el nieto?

susana dijo...

Lo que más cuesta convencerles es de que los amigos virtuales no son amigos de verdad. Un beso.

paterfamilias dijo...

Espero que no nos manden a la papelera como si fuéramos spam (me ha parecido graciosa la frase. Graciosa y peligrosa)

eligelavida dijo...

Menos mal que tenemos hijos o nietos que son nativos digitales y nos pueden enseñar! Yo llevo años con el ordenador y apenas si se hacer cuatro cosas.

Un beso!

Gabriela dijo...

Es que para ellos es lo más normal, lo han visto literalmente toda su vida. Pienso que es para mí como tener televisor, teléfono o radio en casa.

ojo humano dijo...

!!! Pura maravilla!!!

dolega dijo...

Que va AleMamá, por supuesto que no te enviarán a spam, al contrario.
Estarán continuamente conectadas contigo a travé de todos los artilugios electrónico de hoy en día, Sabrás su día a día por lejos que estén, con fotos, mensajes, correos...
¡Viva la técnica!
Besazo

Irantzu dijo...

Cut the rope es lo máximo! :)

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas