Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 20 de octubre de 2008

Miedo a servir


El fin de semana fuimos con Sofía, mi nieta chilena, a una plaza del sector, como les contaba en mi entrada anterior. De pronto, llegó una niñita de unos ocho años en su bicicleta, los demás niños la lamaban Florencia, o sea es de por ahí. No me dí cuenta de que llegó solita hasta que sólo quedamos nosotros y ella en el lugar.

Florencia le pedía al fortacho del grupo, o sea a mi marido, que la alzara para alcanzar a colgarse de los juegos altos, y era bastante insistente e inagotable la niñita, por lo que mi esposo ya deseaba que la chica se cansara antes que él, pero la pedida de ayuda siguió por un rato.

Todo bien hasta que, regresando, salió el tema de Florencia: ¿cómo la dejan salir sola? ¿cómo pide ayuda a extraños? ¿qué tal si a sus padres u otros les hubiera parecido mal que la tomaran en brazos para alzarla? ¿o si se hubiera caído por ayudarla en sus deseos? ¡cuántas cosas que hay que considerar en una sociedad enferma de miedo de compartir, de ser solidaria! Estamos llenos de trancas pues nunca se sabe si una bienintencionada intervención como esa podría ser motivo de problemas. Qué terrible, qué diferente era cuando uno podía confiar en los adultos y ellos podían ser amables sin que nadie se asustara.

¿Somos más malos o tenemos demasiada información y morbo por mostrar y comentar truculencias? Me siento paranoica, pero se ve cada cosa.....

****++++****++++****

Como tiene que ver con el tema, les quiero contar que acabo de anotarme en una campaña contra el abuso infantil por pederastas. Puse un banner en mi sidebar ( qué spanglish más estupendo, ¿no?). Te sugiero unirte a la campaña. Si muchos lo gritamos seguro que nos escuchan más rápido.



28 comentarios:

hna josefina dijo...

Tenés razón que en otro tiempo no eran tan comunes esos problemas... Una pena tener que vivir así.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Hola Ale!
Me hiciste pensar en esto de ser como niños, en cuanto a la confianza y a la pureza.
Yo soy confiada, en general.
No se me va a ocurrir que alguien me quiera hacer mal, pero hay mucha enfermedad interior pululando.
Tampoco cierro los ojos.

Por eso me gusta trabajar con niños, me hacen tanto bien!

Un abrazo! Sí, la foto es mía, la saqué yendo al médico, en pleno centro de Buenos Aires.

Ocasiones dijo...

Qué razón que tienes en tus dudas. Yo creo que somos más desconfiados por la información y porque cada vez la sociedad está peor, cada vez la gente es más mala, no sé... no te puedes fiar de nadie.
Un beso!

Goathemala dijo...

No creo que sea tema de morbo. Yo he jugado en mi pueblo solo desde muy pequeño porque allí nos conocíamos todos, éramos como una familia, ni siquiera había peligro de atropellos.

En una ciudad el tema cambia, por los depravados y porque es un ambiente hostil a los niños ( ya los mayores) con los autos, la facilidad para perderse, etc.

Saludos, yo también te sigo.

María dijo...

Me surgen las mismas preguntas...creo que se debe a la cultura del miedo en la que estamos inmersos. Desde luego, sentirse tranquila de poder solicitar ayuda de un extaño, eso solo pasa cuando no hay libertad. Un saludo y buen día!!

Fernando dijo...

Hola, Alemamá. Tu post me ha hecho pensar mucho y me ha dejado un poco triste, porque refleja muy bien la situación en España. Aquí sería impensable que alguien hiciera lo que hizo tu marido, porque si de repente aparece el padre de Florencia, le podría poner una denuncia por haber estado tocando a su hija, en plan de abuso de menores. Y, claro, también lo que dices tú: el terror a que cuando esté en lo alto del columpio se caiga, se abra la cabeza y te pongan una demanda pidiendo millones, por indemnización.

Todo esto es un poco triste, pero es así.

"Qué terrible, qué diferente era cuando uno podía confiar en los adultos y ellos podían ser amables sin que nadie se asustara". Sólo esta frase, tan exacta, tan clara, te habría valido para hacer todo un post.

Gracias.

Ana dijo...

Lamentablemente todos vivimos así con miedo y descofianza. Una lástima, pero ya no se me ocurre que se pueda vivir de otra manera.

Luisa dijo...

Alemamá, la última vez que sentí "el impulso" fue ayer y sentí pena y nostalgia.

Hubo una temporada en mi vida que al ver a personas que salian andando de un Super y llenos de bolsas, me ofrecía a llevarlos en mi coche.La gente se subía contenta y confiada y yo me sentía contenta por poder servir.

Tuve que dejar de hacerlo.Me daba miedo.Y a la gente le producía desconfianza.

Besos.

Flo dijo...

Qué triste lo que cuentas, Alemamá.
En otros tiempos quizás nadie habría considerado correcto dejar que la niña saliera sola, por una cuestión de cuidado, de cariño. La madre habría estado ahí para alzarla y mi tocaya no habría pedido ayuda a extraños.
Si una madre puede descuidar así a su propia hija, es probable que tampoco sea muy amiga del mundo y capaz que si algo le hubiera sucedido a Florencia bajo tu "tutela", se hubiera puesto a pelear contigo y tu marido. Una lástima.
Es cierto que hay miedo. No sé si sea de ahora o es que hoy se conversan más las cosas que los adultos les pueden hacer a los niños, pero yo no dejo que a mis hijos los toquen mucho las personas que no conozco, a menos que yo esté cerca en todo momento. Los prefiero más ariscos que más confiados, lo reconozco.
Saludos.

JR dijo...

Hola buenas tardes, mi nombre es Rosa y quiero invitarle a un directorio de blogs hispanos no hace falta ningún requisito especial.

La dirección es http://aquinosevota.blogspot.com

y si esta interesado puede dejar un mensaje en la siguiente direccion de correo indicando su dirección y la categoria:

aquinosevota@gmail.com

ojo humano dijo...

Triste y real.
Pero no nos dejaremos vencer por el miedo ¿no?
El amor y el respeto vencerán.
Un beso.

yeste lima dijo...

Es verdad que vivimos en un mundo de miedos y desconfianzas, es lastimoso que hayamos llegado a ese punto en que todo aquel extraño que nos rodee nos parezca precisamente "extraño".

Pero parece que hay personas que viven con demasiada tranquilidad, sin ver peligro alguno.... como los padres de la pequeña Florencia.

Tenían que dar gracias de que su hija topara con vosotros.

Un abrazo.

maria jesus dijo...

No estas paranoica, es que es así, ya ni te atreves a mirar a un bebe por lo que puedan pensar los padres y si ves a alguien que se acerca al tuyo te preocupa. Es una pena que por unos degenerados la vida se haya puesto tan desagradable

AleMamá dijo...

Ni mucha confianza ni muy poca. El punto es hasta dónde, como en todo. Ahora estamos en una etapa de miedos que antes no había, y no me gusta sentirme cuestionada por cosas como la que he contado, tan sano y bueno en principio.

Qué mundo. Abundan las "libertades" y sobra el miedo a que crean que todo es lícito, hasta el abuso.

Xuravet dijo...

EN estos tiempos hemos perdido la confianza en los demás, sobre todo por toda la inseguridad que nos rodea... asaltos secuestros asesinatos, somo rehenes en nuestra propia comunidad.
La verdad es que yo nole quito de encima el ojo a mi hijo, no quiero lamentar ninguna consecuencia. Cuando era pequeño era libre de ir y venir, pero ahora nuestros hijos viven en tiempos muy difíciles.

Saludos amiga.

Mónica dijo...

hola ale!! tanto tiempo sin verte! me alegré cuando te vi den el blog de feripula.

Realmente somos inocentes y confiados... hasta que desaparece una niña. Por eso es preferible prevenir y cuidarlos mucho.

bsss

almena dijo...

Es que todas esas interrogantes tuyas son lógicas!
Sobre todas ¿cómo una niñita de esa edad puede estar sóla en la calle?

besos, guapa

Fran dijo...

Creo que realmente hay mucha más inseguridad y por lo tanto menos confianza.
Es una pena y creo que proviene de la certeza de que actualmente hay menos educación en el respeto al otro y a su dignidad, menos educación en el buen uso de la libertad. Es verdad, aunque tengas buena intención la desconfianza de otras personas se puede volver contra ti porque ya no se espera buena voluntad. Y cada vez vemos menos gente que actúa como hizo tu marido y ayuda a los demás.

AleMamá dijo...

Más me sorprenden estos temores y desconfianzas de todos lados pues cuando éramos chicos salíamos solos a las plazas e intercatuábamos con todo el mundo. La única advertencia de mi madre era "no dejarse tocar si nos molestaba y pedir ayuda a un policía si estábamos asustados o perdidos" y funcionaba.

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

1º- ¿"Intercatuábamos"?

2º- La pelu a la que has ido ¿es aquella del malentendido sobre el precio que te ofrecieron o te has cambiado?

3º- ¿Resolviste ya la situación de tu madre?

Desire dijo...

Este mundo lleno de libertades pero con mas miedo, miedo que le metemos a nuestros hijos, no hables con extraños, no juegues solo, etc.
En cuanto a lo de recurrir a la policia en caso de este tipo de urgencias, tambien es cuestion de cuidados, en mi pais hay denuncias sobre los mismos policias en el tema de abusos. El caso mas terrible es de una niña secuestrada y abusada que logro huir de su victimario, en su huida encontró a un policia y le solicitó ayuda, éste en ve de ayudarla, la llevo a su casa y volvió a abusar de ella. Terrible realmente.

AleMamá dijo...

jeje, sí, Fernando: cambio mucho de lugar las letras, invierto el orden, ¡pero tú me entiendes! si hasta el título de este post estaba mal; había escrito :"Miedo a SEVIR" y nadie me lo advirtió....
****
No, me cambié de peluquería. Esta es más lejos, pero es la que usa mi hermana, por lo tanto deberá esforzarse o nos vamos dos clientas con nuestras cabezas a otra parte.
****
Mi madre bien, gracias a Dios, pero con su movilidad disminuída, pero ahí va. Gracias por tu interés. En nov cumplirá 80 y le tenemos celebración en grande con sus seis hijos. No es fácil juntarse cuando no todos vivimos en Chile y los de acá viajan a menudo por trabajo, pero hemos llegado a un consenso y estaremos todos, por dicha.

hna josefina dijo...

Ale, por supuesto que estoy en contra de la pornografía infantil. Pero ¿qué efecto tendrá el que pongamos ese cartel?... ¿Con eso se logra que traben esos sitios, o algo así? Porque no creo que los que la ejercen se cuestionen algo por lo que pongamos...
No es lo mismo que con campañas contra las guerras ya que se trata de que todos nos concienticemos... Pero esto, la mayoría, casi todos estamos concientizamos.
A propósito de tu post, es verdad que ahora estamos más desconfiados; pero yo, que tengo bastantes años, recuerdo que -de chiquita, que hablaba con todos en la calle- me tuvieron que enseñar que tuviese cuidado. Porque un día casi me voy con un señor en la plaza.

AleMamá dijo...

La verdad, Josefina es que creo que una iniciativa es una gota el el océano y no sirve de mucho más que el consuelo de decir: yo lo decía, pero si muchas iniciativas como estas tienen eco, se va haciendo una pequeña marca en las conciencias de los que deciden con las leyes o con sus votos, creo yo. Desde luego, hace un par de semanas que salió en la prensa española un artículo sobre el aumento de los blogs provida. Será otra golondrina que no hace verano, pero por algún lado comienzan las migraciones de las ideas, ¡no?
¡ánimo! muchos pocos hacen un montón

hna josefina dijo...

Siíí! Estoy muy de acuerdo en esas campañas. Pero, si me imagino un abusador o corruptor de menores leyendo un cartel de estos, la verdad que no estoy segura qué efecto le puede hacer.

AleMamá dijo...

Los abusadores no creo que lean tu blog o el mío, Jo, pero los legisladores, educadores y otras instancias de autoridad sí, y deberán oír nuestro clamor, es la ilusión que espero.

Como dicen los chinos.
"más vale encender una vela que maldecir la oscuridad"

Ah! en este momento han extraditado desde Brasil a Sakarach (un alias de internet), un pederasta chileno que se había fugado de una "cárcel" abierta. Cosas como estas hay que evitar.

Un abrazo, Querida Jo.

Guillermo N. A. dijo...

A mí me ha tocado el paulatino "cambio" respecto a este justificado temor... desde haber pasado muchos días de mi infancia fuera de casa en vacaciones sin que mis padres se preocuparan por dónde andábamos, hasta las peculiaridades actuales... Me encantan los niños... me encanta jugar con ellos... me siento más a gusto entre ellos que con mis contemporaneos... en fiestas donde hay niños... siempre termino "echando una cascarita" de futbol con los equipos que se forman que en las pláticas "de adultos"... pero he "tenido" que desarrollar un sumo cuidado para no alternar demasiado con ellos... no son "convenientes" luchas o abrazos. Apenas "ayudas" como las que describes... y todo siempre a la vista... las "escondidillas" ni pensarlo... y es doloroso cuando te niegas a esto y a aquello y a lo demás y ves su gesto de duda y, o decepción... y por supuesto tampoco son "recomendables" las explicaciones... "cada quien sus hijos"... y si es "complicado" con los niños... ni se diga con la niñas... Y hay que tener cuidado hasta con los que son familiares...
Simplemente lamentable hasta donde hemos llegado... y lo que faltará...

Saludos...
.

Angélica dijo...

Tienes razón, no se sabe cuando un gesto noble va a ser mal interpretado, y es que estamos en un mundo tan sin respeto, tan sin valores y tan ignorante que nunca se sabe.

En todo caso la Florencia debe haber estado acostumbrada a andar sola por ahí, en ese momento es que me pregunto qué dicen sus padres? en fin...

Saludos para ti.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas