Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 5 de mayo de 2007

Ama de casa: noble trabajo anónimo

Cada vez que me preguntan si trabajo, contesto afirmativamente y digo: "sí, y mucho". La contrarespuesta es "¿y dónde?" a lo que contesto, tomando aire a estas alturas: "en mi casa". Mirada interrogadora y la réplica ya conocida: "¿tienes un taller o algo así?" y aquí parte mi reflexión.....

Ni víctimas ni indolentes

¡Mucho más que un taller!, es más bien "algo así" como empresa de servicios múltiples integrales y personalizados, con conocimientos de economía, sicología, primeros auxilios médicos, dama de compañía, jardinera, cocinera, lavandera, educadora de todos los niveles y auxiliar geriátrica. También soy escolta de menores y chofer de adolescentes, consejera de matrimonios jóvenes, catequista católica, confidente, compañera social de mi esposo, paño de lágrimas, parasicóloga para advertir a los míos de torcidas --o no-- intenciones sobre sus amistades, negocios, etc.etc, etc.

Todos estos asuntos los puedo resumir dicendo que soy esposa, madre, hija, amiga y dueña de casa, y que estoy muy feliz de serlo, aunque hace años que noto dos posturas cuando lo averiguan: por un lado una pena de verme "vivir prisonera dentro de mi hogar" y por otro, ¡una franca envidia o pedirme sinceros consejos para lograr la libertad que poseo de amar y servir a los míos y no a un empleo mercenario *! y de paso, poder hacer muchas cosas que me gustan como esto de bloggear, por ejemplo, de fotografiar, de conversar con los míos largos ratos sin agobio y estar cuando llegan mis hijos del colegio o universidad. Lo que ejerzo, pero no me fascina es la cocina y el planchado. Hay muchísimos campos mejorables y muchos mejorados con los años también.

Lo digo en buena, pero necesito decirlo, es verdad, pues ya hay que alzar la voz para defender mi oficio, que es más viejo que el de la "señora Warren" y sistemáticamente se está tratando de desprestigiar.

Aparte de lo ya expresado, me molesta que nos llamen "cargas familiares" de la persona de la cual depende nuestro seguro social o previsión, por que es injusto. Ya hay estudios muy serios del valor social que tenemos las amas de casa. Se ahorra en salud, en servicios educacionales, ¡en cárceles y siquiatras! en medicina, y mucho más. Se deduce que la calidad de vida de los que son servidos por puro amor y sin paga alguna es superior, aunque no siempre, claro, ¡que de todo hay! y no todas mis congéneres hacen de su trabajo en casa algo asumido y gozoso, y, ¡perdonen!, pero la sociedad se está encargando de que haya más niños solos, más enfermos abandonados --pues no están para ir al hospital siempre--, más maridos sin confidente, más ancianos solitarios, y todo porque no se valora este servicio y la presión para abandonar es mucha, y el consumismo tiene su parte de culpa también.

NO ESTOY PORQUE LA MUJER NO TRABAJE fuera de su hogar, al contrario, pero en la proporción justa que no impida este rol en la familia que considero que es el único trabajo en que una mujer es indispensable, aunque sea soltera, porque siempre hay alguien a quién amar, y dar atención y cariño desinteresado es insustituíble.

La sociedad está en deuda con todas nosotras las mujeres en general y las
amas de casa en particular. Aún no se implementan en serio y sistemáticamente las políticas de jornadas flexibles, permisos de crianza adaptables, pagas sin discriminación, previsión por nuestro trabajo por el aporte que hacemos, ya dicho antes, y mucho más.

¡Señoras, despertemos! Ni "cargas familiares" ni decir que "no trabajo" pues más que cargas somos alivio, y trabajamos 24 horas, 365 días al año, sin remuneración, seguros, ni vacaciones.

10 comentarios:

Alemama dijo...

El témino mercenario puede parecer tremendamente duro, pero no lo he usado sin haberlo oído a algunas mujeres en la segunda acepciçon de la RAE, enlace que dejé en la entrada. Es una palabra exacta, aunque conozco que hoy por hoy tiene una carga peyorativa que no es mi idea usar, pues de quién he oído esos términos el no estar con su familia ha sido un drama, pues una vez que empezó a aportar al presupuesto familiar, dando más de ocho horas entre traslados y trabajo de jornada completa, ya es PRE SUPUESTO y no pueden dejar de percibir esos ingresos.
Me he puesto un gran parche antes de la herida, pues sé que es tema resbaladizo. Espero ser de ayuda, no de ofensa gratuita.

El Churruán dijo...

Pues estoy en gran parte de acuerdo Alemama. Es un trabajo mucho más duro que otros, porque al menos en otros trabajos llegas a casa, cierras la puerta y dices, he terminado la jornada. Pero trabajar en casa, porque es un trabajo puro y duro, no tiene descanso. Ni vacaciones. Muchas veces he sentido yo cuando era pequeño que mi madre jamás tenía vacaciones, ni en vacaciones.
En lo único que quizás me siento obligado en discrepar, como hombre, es en la afirmación de que la mujer es la única indispensable para esta labor. Lamentablemente, durante siglos y siglos, se os ha relegado a vosotras a esta tarea, pero pienso que hoy en día algo está cambiando, y la educación en este tema es primordial. A mi me duele ver como mi padre es un negado total para desempeñar estas tareas, pero porque nadie le enseñó en su momento. Mis hermanos y yo, siempre que visitamos a mis padres, intentamos que mi madre no sienta esa carga de un trabajo extra por tenernos de visita, y noto esa gran diferencia entre una generación y otra, donde a nosotros nadie nos tiene que decir como cocinar, limpiar, o arreglar la casa porque lo hacemos como algo natural y asumido. Creo que lo importante es el cariño y el amor, y eso todos lo podemos hacer. Ahora bien, entre tú y yo, un pequeño secreto: pienso que las mujeres, en el fondo, tenéis más resistencia y coraje que los hombres. Misterios de la genética? :) Un beso Ale.

alida dijo...

Mejor no lo has podido describir, mi trabajo es 24 horas cuidar y atender mi hogar, es agradable ver mis hijos crecer, aunque para mi siempre son pequeños.
Pagos por mi trabajo… nada, solo la satisfacción de verlos feliz, sobre las vacaciones cuando salimos en familia allí si me las tomo pero siempre hay que estar pendiente de algún miembro de la familia que si le duele la cabeza, etc. entonces hago el rol de doctora o enfermera; no me gusta planchar por lo tanto la ropa de la secadora al armario.
De verdad que llego la hora de de despertar y reaccionar
Un abrazo

Alemama dijo...

"En lo único que quizás me siento obligado en discrepar, como hombre, es en la afirmación de que la mujer es la única indispensable para esta labor"...........¡Querido Churruán!, tienes TODA la razón, ha sido un olvido grande no referirme al tema, pues es verdad. Las cosas en ese sentido están cambiando, y yo, gracias a Dios he tenido un marido pionero, que en el montón de años que llevamos casados siempre ha hecho de todo, y yo con él. Sin ir más lejos hoy, como cada domingo, y muchos otros días entre semana, me ha llevado desayuno a la cama.
Nosotros hemos procurado educar con las mismas posibilidades y encargos equivalentes a hijas e hijos, y el que está casado coopera con su señora codo a codo, pues ambos trabajan. Mi nuera es médico y él ingeniero, pero ella se las apañó para tener media jornada en distintos horarios.....¡y la suegra no dijo jamás nada! jejeje

Churru, eres una persona muy completa, cada día me sorprendes gratamente :) ;)

pon dijo...

Mi gran drama, conciliar la familia y la casa con el trabajo exterior, cuando no son dos trabajos. Siempre corriendo, siempre tarde, con mala conciencia cuando tengo que llamar a mi madre si tengo una niña con fiebre.....
Y sin embargo qué bueno no tener que pedir dinero a mi marido para todo.....para mí es una dualidad dramática, y casi siempre tengo la sensación de que nos han engañado: seguimos haciendo el trabajo en casa pero en jornada no reducida sino apretada, trabajamos fuera y encima luchando porque no te rebajen el sueldo, no tengan en cuenta si eres madre para contratarte. Siempre me parece que voy fatal y retrasada para todo. La verdad es que lo llevo mal; quizás algún dia consiga reconciliarme en esta historia, pero de momento sigo con la pelea.

Anónimo dijo...

Seré ingeniera, pero espero conciliar las dos cosas. Para eso, estoy siguiendo una especialidad que lo permita. ¡Ojalá las leyes hayan cambiado para entonces! ¿Tres años de plazo para ello serán suficientes si nunca en la historia las mujeres hemos sido protagonistas en tomar decisiones?

Tere

Alemama dijo...

Querida PON: ¿te das cuenta que con tu comentario me das la razón cuando hablo de enfermos que no siempre tienen una abuela u otra persona que los cuide? Por eso es que necesitamos que reconozcan de algún modo justo esa necesidad, sin por ello abusar tampoco.

Un beso, PON, ¡y ánimo! ya cambiará el viento.

Alemama dijo...

TERE: Si muchas clamamos por ello, ¿cómo no nos escucharán si somos el 50% de la población? Un beso grande

pon dijo...

Claro! Aquí han sacado una ley de dependencia para asumir el cuidado de ancianos pero es muy corta.
No sé cuando estas cosas se solucionarán, no se quieren dar cuenta de que las amas de casa movemos la sociedad, somos piezas clave. Mucho más en casa que en el trabajo de fuera. Sobre todo porque nuestro trabajo es sin horario y gratuito, si tuvieran que pagarnos no habría sueldo que abonara toda la variedad de especialidades que ejercemos, más la crianza de los hijos y el cuidado de enfermos y mayores. Una lo hace por amor, por necesidad y nadie te lo reconoce.
En fin, yo seguiré peleando conmigo misma....y mis circunstancias.

princess olie dijo...

Te felicito porque es tu opción.

Vivirás mucho más años
que nosotras,
que corremos el día entero,
estresadas,
robando minutos de nuestro escaso tiempo
para ir al supermercado,
a la lavandería,
a reuniones del colegio,
a actos y veladas del mismo,
a matrícular,
a llevar a los hijos al médico
- y para nosotras no hay tiempo -
a tomar el té con las amigas,
a vitrinear,
a comprarse ropa,
etc.

Es cierto que hay realizaciones personales, pero el precio que pagamos por eso es muy alto.

Además, te felicito porque tu marido debe ser un ángel: hoy en día son muyyyyyyyyyy pocos los hombres responsables en su rol de proveedores y protectores.

¡Saludos!

olie

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas