Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 10 de febrero de 2008

Casi invisibles


Si hay algo que se ve poco por acá, en el país de los germanos, son cables antiestéticos colgando de postes omnipresentes. Casi todos los cableados deben ser bajo tierra , presumo, como en algunos sectores nuevos del EX-horrible "Chile on line", como les dice mi yerno a esas maranas de cables. También allá los estamos soterrando cuando se reparan calles o se construye algo.

Lo más llamativo para mí es que llas líneas eléctricas --en casi todos los casos que me he fijado, puede que me equivoque-- van SOBRE las casas y desde las mismas casi no se notan, con la limpieza visual correspondiente.

Mi hija menor dice que debe ser posible porque en Alemania no tienen terremotos. No puede imaginarse algo así en nuestro sísmico país, por peligroso, pero ella no sabía que pasando del grado 7 de la escala sísmica de Mercalli, la energía se cae automáticamente y el peligro es menor, o sea, aún podríamos pensar en esta solución.





9 comentarios:

bajamar dijo...

yo creo que la verdadera igualdad consiste en saber aceptar y amar la diferencia, pero en este caso, si, la pulcritud y la meticulosa disposición de ciertas cosas, ya nos quisieramos acá, latinoamerica en general tiene un desorden de cables y varias cosas más, pero tal vez sea sólo cuestión de tiempo

un abrazo Ale, gracias por tus palabras, y por lo que he leído el viaje está siendo más que grato y significativo, me alegro mucho de que así sea

un abrazo y gracias

almena dijo...

Me encanta tu faceta observadora, querida Alemamá.
:)

Besos!

pon dijo...

Creo que hay una ley de la Comunidad Europea que obliga a soterrar los cables en general. Poco a poco se está haciendo en todas partes, aunque en España es taaan poco a poco......

Verbo... dijo...

Saludos

ya veo que estas muy bien acompañada con tus hijos, y disfrutandolos.

Que bien,

un beso,

M.

Irantzu dijo...

Yo encuentro que justamente por los terremotos no deberiamos tener los cables en postes.
Imaginate, la gente desaloja un edificio que se tambalea, y en plena calle cae un poste y electrocuta a alguno, que se yo, un peligro.
Ademas que encima en Chile siempre cuelga algun cable que nadie arregla hasta que a alguien le da la corriente...

Marta Salazar dijo...

también pensé en lo de los temblores... pero y si se rompen sólo con un grado 5?

el otro problema es que, cuando tienes que hacer algunas instalación, tienes que romper la calle, con todo lo que eso significa...

como siempre, hay ventajas y desventajas....

un abrazo!

Jorge S. King dijo...

Alemamá, por estos rumbos, con el tema cables estamos peor. Hace ya un tiempo publiqué un post sobre las Marañas que cuelgan sobre nuestras cabezas.
Nuevamente te felicito por tu excelente blog.
Saludos Santiagueños.

Tere dijo...

Yo creo que lo mejor es enterrarlos, asi no se ven y no hay problemas con los sismos. Saludos!

Alemamá dijo...

Soterrar hoy día es lo mejor en cualquier sitio, incluso en los más sísmicos, tengo entendido.

Es caro, pero vale la pena. Se hace la excavación, sobredimensionada cuando se planifica bien y hay plata (como siempre) y luego se entuba eso dándole alojamiento a los cables de varios servicios que pagan por ese servicio como antes pagaban por colgar cosas de los postes. Van en un mismo ducto compatible cosas como TV por cable, teléfonos, con su fibra de vidrio menos voluminosa; elctricidad e incluso, se ocupa la misma excavación par aponer el agua potable, alcantarillado, pero obviamente, en ductos separados.

Cuando se debe arreglar algo, o colocar nuevas cosas, no es necesario picar todo otra vez; está contemplado poder meterse dentro y hacer arreglos. Por supuestoq ue algunas veces por chapuceros o por fuerza mayor habrá que intervenir lo hecho.

Dije que era caro, y como referencia puedo decir que en Vitacura, donde vivo, hace unos annos atrás al arreglar soterrando unas veredas, costaba el metro lineal de cableados y arreglos 1.000.000 de pesos, o sea unos mil doscientos euros que para Chile ya era bastante.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas