Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 8 de octubre de 2006

Carta de un huaso chileno.

Foto de Woodward.cl

Mis abuelos eran agricultores, como he contado en varias partes, y durante un viaje, se le dejó una severa instrucción al administrador del fundo: escribir sobre cualquier novedad por correo expreso, cosa nada pequeña en esos lugares y para esas personas.


El caso es que efectivamente llegó carta del campesino en estos términos:

Estimado patrón:
Paso a contarle las novedades del fundo: no hay novedades.

Atte.

I.B.

**********
Historia rescatada por mi madre, Irma. Aún se conserva la mencionada carta.

14 comentarios:

Alemama dijo...

El HUASO, es el campesino chileno, mestizo de indio y europeos generalmente; ingenioso, perezoso si se dan las circunstancias, noble y valiente, etc.

Gem@ dijo...

No deja de ser gracioso, parco en palabras, pero si no hay novedad, pue s no hay y listo.

(Me gusta el entrecomillado en los post)

Namasté dijo...

¿y ahora como sería?
¿Por Sms?
Jejejejeje... todo cambia vertiginosamente.

alemama dijo...

Ahora, andan en autos o bicicletas y usan jeans y celulares :)

estarjo dijo...

me has recordado una historia: mi abuelo nació en Cádiz, y al nacer su madre le mandó un telegrama a su padre que estaba destinado en Canarias y le dijo: "Tenemos un nuevo hijo" y la respuesta, también por telegrama fue: "SEA BIENVENIDO", y como antes se les bautizaba a los pocos días le bautizaron con ese nombre "Bienvenido", aunque después siempre familiarmente le llamaron Lucas.

Tere dijo...

Ja, ja, jajjj, lo que he podido reir con la historia, ¡qué entrañable! gracias por contarlo y rescatarla del olvido. Besossss!!!!

La hormiguita dijo...

Muy bueno. Y es una excelente noticia, además, porque a veces cuando hay novedades de las verdaderas, es mejor ponerse a temblar.
Saludos

maite dijo...

jajaja! la carcajada que me has asacado, ale.

y sobre los huasos en bici, te cuento que una de las cosas que mas me quedo grabada de mi estadia en el norte fue la imagen de un pastor de ovejas que pastoreaba en bicicleta por la mitad del salar de coipasa.... una fotografia de otro mundo.

un abrazo

Alemama dijo...

Gracias Estarjo, Hormiguita, Tere y Maite de verdad que lo que dice Maite es cierto. ¿Nos regalarás alguna vez un post con esa foto y alguna anécdota del desierto?

Maite, no sé si sabes que te tengo enlazada en "mis amigos blogeros" igual que a Tere y sus crasas....

Alemama dijo...

"No news, good news" dicen los ingleses que saben mucho de la vida, Hormiguita.
Besos

alida dijo...

Sabes que… a mi me encanta los caballos, aquí utilizan el teléfono para dar noticias nada agradable, y en los fundos…jejeje utilizán moto y bici
Pd/ ya pondré fotos en blog, aunque unos de mis primeros post en el blog puse alguna
saludos

siniset_nihil dijo...

jajajaj qué buena!!
y veo que publicas en fechas por adelantado!

Saludos!

almena dijo...

Eso es cumplir las instrucciones al pie de la letra!

:)

un beso

Susy dijo...

Mis abuelos también eran campesinos y no he conocido mejores maestros en todo.

Y mejor que no pase nada... pero decirlo, hay que decirlo.

En las bodas, cuando el sacerdote paraba la ceremonia antes de declarar casada a la pareja, decía aquello de "si alguien que tenga algo que a esta unión objetar...que hable ahora o calle para siempre" y se paraba unos segundos vuelto cara al público, esperando.

Y todos los campesinos presentes decían a coro "no sabemos nada" (cuando el silencio hubiera sido de sobras suficiente).
Y la ceremonia seguía.

Pero había casos, si, que alguien ponía objeciones, lo que era suficiente para que el enlace no se celebrara.

Ya ves querida Alemama.

Por cierto, otra cosita:
la amiga Britt que viste en mi blog es una señora sueca que de vez en cuando me lee y me escribe. No es Spam.

Un beso para tod@s y, para tí, un abrazo muy fuerte.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas