Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 7 de octubre de 2008

Aprovechando un rato perdido

¿Cuántas cosas se nos pasan por la cabeza en los ratos de ocio? con razón se dice que "la ociosidad es madre de todos los vicios"

Mientras estaba esperando en un estacionamiento oscuro y sin poder hacer mucho más, preparé este post con algunas de las cosas que pensé en ese rato frente a un campus universitario.

Tanta juventud, tan sanos, con caras inteligentes y, en promedio, son bellos. ¿Qué planes tendrán? ¿Qué los mueve en este momento? Alguna vez me conté entre ellos y fui así. Sí, también nos paseábamos con mi pololo/novio de turno, como ese par que van de la mano y se detienen a mirarse, acariciándose con ojos enamorados. Por suerte ESE del recuerdo no fue mi marido a la larga. De buena me salvé. ¡Fiúuuuu!

¡Qué cara de ideólogo tiene el flaco que camina! con su pinta cuidadosamente descuidada cultivando un look de intelectual de izquierda. Sí, hay un denominador común en las modas, accesorios, estilos, que hermanan a los distintos grupos de algún modo que no sé describir bien. ¿Tendrá conciencia del poder de las ideas? ¿Cuánto demora una idea en cuajar en hechos? Porque los dan; buenos y malos, y demasiadas veces se escapan del control de quienes las han hecho suyas. Qué responsabilidad.

Se oye música, de la buena, de esa creada en otros siglos y en otros lugares, pero que son nuestras, de la humanidad entera a la que pertenecemos. Al oirla, me sumerjo en esa atmósfera en que fue creada y amada, donde se oyó y bailó antes de que cruzara los mares hasta llegar a un estacionamiento oscuro en una cuidad del sur, cerca de un campus universitario.

¿Se podrá hacer algo así de nuevo? ya no somos los mismos.




13 comentarios:

Jorge S. King dijo...

"...su pinta cuidadosamente descuidada...". Tal cual, son así. Muchos transitan pero muy pocos trascienden.
Es una etapa por la cual la gran mayoría hemos pasado y dificilmente volvemos, salvo que tengamos la máquina del tiempo. Sólo nos queda el recuerdo.
Como bien lo has dicho "ya no somos los mismos".

Ana dijo...

Por suerte que ya no somos los mismos! Yo no querría sentirme igual que antes... aunque no la haya pasado mal. Simplemente, me gusta lo que el tiempo me trajo y me ayudó a formar y conseguir.

Only dijo...

Preciosa entrada, Ale, me han encantado cómo la has escrito.
No somos los mismos, pero también ahora hay personas con principios, con ideas, con ideales, con convicciones, con generosidad, con vocación, con corazón, con.con....con...
Las hay. Seguro. También se le snota, aunqeu parezcan a veces...escondidos.

Un fuerte abrazo

ojo humano dijo...

Mmmmmmmmmmmmm!... qué nostalgia.
Y qué bueno es tener unos minutos de recuerdos bellos.
Somos bendecidas ¿no?
Y aunque no somos los mismos, en ese instante lo volvemos a ser (solo por un momento, no soportaría mucho más, me gusta mucho mi vida ahora).

AleMamá dijo...

Sí, Toyita (Ojo Humano), tienes razón. No me gustaría volver a otras épocas con la falta de experiencia y la inmadurez que lleva necesariamente, pese a que siempre fui muy madura para mi edad ¿sería una "perna"? jeje

Besotes, mi amiga querida.

almena dijo...

Cuánto da de sí un rato ocioso en un estacionamineto si se utiliza como lo hiciste!!
Nos devuelve al pasado... ahora mismo imaginaba ¿qué pensará dentro de unos años uno de estos jóvenes si un día contempla así a la nueva juventud que para él ya será también pasado?

bueno... elucubraciones mías
:)

Besos!

María dijo...

Tirarme en la hierva recien cortada...soñar que puedo ser?!! Qué seré!! Esos momentos son maravillosos...yo conocí "mejor" a mi marido en mi segundo curso... aunque, no íbamos a la misma universidad...qué maravilla aquellos años que no cambio por los de ahora!!! Un beso

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

Cuando veo a chicos de esa edad (por ejemplo, en la Escuela de Artes que hay cerca de mi casa) siempre tengo dos sensaciones contradictorias:

Envidia, es innecesario explicar por qué.

Compasión, porque les queda por delante un camino muy duro que los demás ya hemos pasado (en parte) y porque muchos no lograrán nunca sus sueños profesionales, aunque ellos no lo sepan (por eso se ríen tanto).

Ambas impresiones me duran un segundo y me llevan a dar gracias a Dios por la edad que tengo.

Luisa dijo...

Bonita entrada. Escribes muy bien y te expresas alto y claro.
Besos desde el Sur de España

Fattyec dijo...

Hola Ale!!! visitandote por un momentito, luego de tanta ausencia...perdona!
Mira que si, todos en algun momento hemos regresado los ojos atras... y nos encontramos con una nueva generacion, que viste como quiere, actua como quiere... hay muchos cambios, algunos para bien... otros definitivamente cuestionables... pero en fin, cuestion de generaciones, digo yo... sabes?, algo de esto estoy viviendo con mis hijas, tipicas adolescentes... con su musica, sus amigos, pero me preocupo mucho de saber si estan escogiendo bien a sus amistades... pero solo me queda darles consejos y tratar de no inmiscuirme tanto en sus vidas, para no asfixiarlas...pero si trato de estar pendiente de ellas e inculcarles buenos ejemplos y que sigan un ideal...
Un beso grande!
Fatty

AleMamá dijo...

Fatty, sí, tanto tiempo. No sabía que tienes hijas adolescentes.... ¿todo bien? se sobrevive, y luego son muy amigas nuestras, jeje
Bss

yeste lima dijo...

Yo creo, que todos en algún momento, hemos echado la vista atrás, unas veces con nostalgia del tiempo que no volverá y otras alegrándonos de estar en el presente sin los recuerdos pasados.

A esos jóvenes que ahora empiezan, despreocupados, a pensar en un futuro (que ellos ven tan claro), les espera una lucha en el ring, que tendrán que ganar a base de buenos propósitos y también les llegará el día que vuelvan, por un momento, la vista atrás.

Un abrazo

Irantzu dijo...

Este post... me gustó mucho.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas