Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 21 de febrero de 2009

Mendiga; Historia posible


No siempre ha sido pobre; hubo una época en que en la ex URSS sus servicios --nunca muy conocidos y altamente sospechosos por el mismo motivo-- le permitieron ir tirando y tener un status por sobre el promedio. Todo iba bien si uno está dispuesto a aceptar la mediocridad del régimen, pero pasó lo que todos sabemos... todo se derrumbó con los cascotes del muro en Berlín y la caída del Telón de Acero en su país, y la seguridad social que todos daban por descontada pasó a ser letra muerta y promesas de jerarcas que no tenían el poder ni los medios para hacerla realidad; su generación quedó a la deriva.

Emigró al Oeste, a Alemania, pero no tenía la capacitación que el país requería y no consiguió papeles. Es ilegal, perseguida, vieja y sola; desamparada total, y sin recursos ni fuerzas para hacer otra cosa diferente a poner su sombrero en el suelo... ni levantar la vista puede sin esfuerzo. Así, cabeza gacha, al menos oculta su vergüenza de pedir.

¡Qué ilusión cuando podía servir como empleada en casas particulares! era un trabajo servil, pero pagaban bien, y muchos de los que sirvió fueron amables y generosos con ella y la hacían sentir útil. Hoy, ya no quedan alternativas. Se le hace larga la vida, sobretodo en invierno.






16 comentarios:

GAUDENCIO dijo...

Me ha gustado mucho esta historia!
Un abrazo
Gaudencio.

Gabriela dijo...

Yo creo que es un hombre que alguna vez tuvo un amor, un amor al que le entregó cuerpo y alma. Pero la vida es así y nadie la tiene asegurada: ese amor se fue en el viaje sin retorno... pero él no lo sabe porque su amor era furtivo y nadie se lo comunicó.
Él se dedicó a esperarla y esperarla, sin saber que su espera era en vano. En su corazón, ella lo dejó para irse con otro. Él, siempre débil de carácter, pensó que una botella seria mejor compañera porque no lo dejaría nunca, porque él la dominaría.
Efectivamente, su compañera botella no lo dejó nunca, pero porque terminó doiminándolo hasta ponerlo en ese estado.
Es duro el invierno, es cierto. Y la esperanza de su regreso es algo que no lo abandona.

Manuel Sepúlveda dijo...

Me gusto mucho la historia que inventaste Ale, las vueltas de la vida
un gran abrazo, nos leemos

Manuel

Manuel Sepúlveda dijo...

Ale creo que no se entendió bien lo que trate de explicar en la ultima oración, en pocas palabras era que será sin "ninguna representatividad política"

AleMamá dijo...

Bienvenido, Gaudencio... tu nombre es poco común... ¿tiene algo que ver con alegría, con gozo, no? hace falta personas que le hagan honor a su lindo nombre.

AleMamá dijo...

Gabriela, gracias por unirte al juego...ahora estoy esperando a ver si SergioA llega y nos deleita con una historia sabrosa.

SergioA dijo...

Ale!
te agradezco la confianza, pero no tengo la capacidad de escribir por encargo
:)
igual voy a aportar
dame unas horas


cariños para ti
y saludos para Marta

AleMamá dijo...

Es que hay que hacerte escribir de algún modo, SergioA, ¿no?

angela dijo...

El peso de la vida y de los contratiempos inesperados le han metido en su mundo particular donde el que pasa a su lado ya no le mira, se resiste....¡Qué inhumanos nos hemos vuelto! ¿ Por qué nos resulta difícil comprender situaciones diferentes a las nuestras...? ¡Dios quiera! que alguien le ayude a sobrevivir lo que le quede de vida. Gracias por sacudirnos la conciencia.Un abrazo Angela

Luisa dijo...

Se llama Andrés.Es un jubilado del ejercito español. Le sobra el dinero, es un tanto excéntrico y le encanta el deporte.

Dicen que quien tuvo retuvo y él ha sido un deportista nato por lo que no permite que le dobleguen los años ye sigue dandole a los pedales que da gusto.De hecho es la envidia de sus nietos,que nunca han podido ganarle en una carrera.

El día de la foto estaba dando tranquilamente un paseo por una bellísima ciudad chilena.

Le acompañaba una hermosa dama de la que nada sabemos,excepto que es muy bella.

Enamorada hasta el tuetano de su amado y viendole cansado y sediento, le propuso que descansase un rato mientras ella iba a recargar la botella de la bici-vease que no está-y la llenaba de agua fresca.

Andrés,que enviudó hace cinco años, ha recuperado la sonrisa gracias a su misteriosa y servicial amiga.

AleMamá dijo...

Luisa: ¡por fin una historia alegre con final feliz para la historia posible de esa persona! gracias

SergioA dijo...

Un mendigo en Karlsruhe


Una tarde, navegando se encontró con los versos de María José. Y los leyó una y otra vez, hasta creer que estaban escritos para él. Cuando se conocieron, el tema no fue la poesía; hablaban siempre de ellos dos, con tiernas palabras que ella recogía y engarzaba en líneas de belleza adorable.

El amor no tiene fin, pero todo lo demás, sí. Los tan esperados encuentros terminaron y en los poemas comenzaron a sonar otras voces que traían imágenes de encuentros inesperados.

¿Por qué, por qué?, se preguntaba.
Alguien vino y le dijo que los poetas provocan el amor para escribir mejor. Para no oír y para no ver, él se fue y no volvió.

¿Por qué, por qué?
Todos los días se pregunta. Y los días no le alcanzan para nada más.

AleMamá dijo...

SergioA: está muy buena tu historia. Me parece más una historia independiente del mendigo eso sí; ¿Será porque te presiento a ti en la relación con Mª José?

Me ha gustado particularmente ésto:
"hablaban siempre de ellos dos, con tiernas palabras que ella recogía y engarzaba en líneas de belleza adorable"
Y ésto:
"Alguien vino y le dijo que los poetas provocan el amor para escribir mejor"
Y ésto es una verdad del porte de una catedral para demasiada gente:
"¿Por qué, por qué?
Todos los días se pregunta. Y los días no le alcanzan para nada más"

Gracias por hacerte "visible" con tu interesante aporte. Saludos.

Bichicome dijo...

Para mi tiene flor de mercedes benz, pero quiere sentir que es ser pobre, entonces se tira y pide... y de paso se hace unos mangos pa la nafta

Marta Salazar dijo...

Gracias Alemamá!

tú crees que es mujer?

puede ser, pero yo creo que es hombre!

libertad creadora de la escritora: es mujer!

un abrazo!

AleMamá dijo...

Marta, podría ser mujer, ¿por qué no?
En todo caso, tiene un bello perfil y su pelo muy firme sobre su cabeza, por eso creo que es mujer.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas