Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 16 de junio de 2010

Remover las borras


¿Has sentido alguna vez que un comentario, un recuerdo -un chisme, en definitiva- te llevan de nuevo a algún episodio que te hizo sufrir, un fracaso que has tratado de superar, y en lo posible olvidar? Se te nubla de nuevo el horizonte.

A mí, sí, y me he llegado a sentir mal físicamente al revivir cosas que por alguna razón me han hecho daño, o yo no me he portado según mi ideal y al parecer no se termina de superar del todo.

Traigo a colación este tema a propósito de un acertado comentario de alguien que quiero mucho. Me dijo: No es bueno remover las borras. 

La vida deja sedimentos y si ha sido algo negativo, deja borras, suciedad, algo que perturba, que mejor es dejarlo ahí, quieto, que  la superficie se vea y sienta más pura.

No hay que remover las borras*, es preferible, pero inevitable, aparentemente......

¿Qué opinas? ¿Es mejor raspar hasta el hueso o  dejar quietas las cicatrices?

*Borras: he usado esa palabra muy común en Chile, en su octava acepción que dice así:
Borras: 8. f. Hez o sedimento espeso que forman la tinta, el aceite, etc.



22 comentarios:

AleMamá dijo...

No, no me ha pasado nada especial.

Estoy contenta por varias cosas, pero a veces me pongo a pensar.... por suerte es a lo lejos, jeje

Guillermo N. A. dijo...

Como cosas que protagonizamos, forman parte de nosotros... querámoslo o no... y por lo mismo es inevitable recordar... para bien o para mal... y la sensación de frustración es normal, sobretodo si estuvo en nuestra mano heber podido cambiar los eventos... pero es menester ser concientes que si bien "pudimos" haber cambiado los hechos, nada, en su momento pudo impedir que ocurrieran como ocurrieron... es historia y hay que asimilarla (no olvidarla), y seguir... que peor será si alargamos hasta hoy, las consecuencias de algo que ha quedado en el ayer...
"El dolor es inevitable... el sufrimiento es opcional"
Saludos...

Winnie0 dijo...

No creo que haga ninguna falta remover...nunca he creido en los reproches...siempre hay que avanzar y aprender de lo pasado...pero no recrearse en ello. Un beso Ale

Capuchino de Silos dijo...

Sean los hechos de ayer o de hoy, buenos, malos o regulares, debemos afrontarlos con la mayor confianza de que serán por nuestro bien. ¿No crees?

Fernando dijo...

Hola, Alemamá. Busco en el Diccionario la palabra "borra", que en España -por lo que yo sé- no se usa. ¡Qué bonitos significados!

No, no es bueno remover las borras, pero a veces no hay más remedio que hacerlo.

Yo comparo nuestro pasado con el cuarto de las basuras que hay en las casas de vecinos de España. Necesariamente ha de haber tal cuarto, pues en la vida vamos cometiendo muchos errores, que siguen ahí aunque nos confesemos. Usualmente el cuarto está bien cerrado, nos olvidamos de la basura, que no huele. Sólo a veces, cuando hay que bajar más basura, se abre la puerta y la escalera huele mal.

Y, claro, a veces no basta con cerrar la puerta: muy de vez en cuando hay que abrir y limpiar el suelo, si no el olor acabaría subiendo por el patio, molestando nuestra vida diaria.

A veces hay que hablar, a veces hay que recordar.

Jorge S. King dijo...

Por estos pagos se dice "no metas el dedo en la llaga", siempre se recomienda no andar tocando viejas heridas, dejarlas que cicatricen que con el tiempo hasta desaparecen.
Si uno cometió el error, uno deberá enfrentarlo y subsanarlo. Es un asunto muy personal ya.
Saludos Santiagueños.

AleMamá dijo...

Uno aprende de todo lo que le pasa.

El punto es que hay quienes escarban demasiado en la basura -o en el altillo- de lo pasado y muchas veces no es conveniente ni sano.

Lo que molesta es cuando otros son los que se encargan de agitar los recuerdos, a propósito -sí, hay muchos de esos intrigantes- y nos dejan mal del ánimo.

En todo caso, poniendo los medios y la mejor voluntad de perdonar si me ofendieron o malinterpretaron, ya voy por el buen camino de la sanación. Además me confieso seguido de lo que tengo conciencia de pecado personal mío, y ¡qué alegría que te digan: "Vete en paz, tus pecados te son perdonados!

Ojo, que no significa lavarse las manos de las consecuencias: hay que reparar el daño causado si lo hemos hecho, y el dolor que nos queda es lo que no hay que remover sin necesidad, y esto tanto en las vidas como en las sociedades. Creo que las amnistías son muy sabias.

AleMamá dijo...

Fernando: fíjate que busqué el significado de la RAE para "borras" pensando en que pudiera ser muy local, y no, ahí está....

Acá se habla mucho de las borras del vino, pues somos un país vitivinícola, y como esas hay muchos tipos de sedimentos industrailes.

Saludos

Fernando dijo...

Hola, Alemamá.

Ahí, en el Diccionario de la RAE, es donde lo busqué yo, en singular, borra. Aparecían cosas hermosas, del tipo "pelo que se le cae a las ovejas" o "relleno de los cojines" o "polvo revuelto con pelos", sentido éste último que encaja con el contenido de tu post, creo.

eligelavida dijo...

Pienso que hay que limpiar bien cuando está la herida abierta, pero después, dejar las cicatrices tranquilas. De otra forma, nunca acaban de cicatrizar. Yo prefiero pensar siempre en el presente. Un abrazo!

eligelavida dijo...

Por cierto, lo de las 'borras', no lo había oído nunca. Pero le va muy bien la ilustración que has puesto!

Hilda dijo...

Híjole, es una pregunta muy difícil, depende del tamaño de la herida. Coincido en que una herida que no se limpia pues no cicatriza perfectamente, pero si no tenemos la capacidad de raspar hasta el hueso, yo creo que es muy válido y recomendable dejar quietas las cicatrices y no remover las borras.

Por lo menos yo tengo muchas borras en mi vida y mientras menos las toco mejor, hasta que algún día pueda hacerlo, sino que se estén ahí quietecitas!!

Abracitos. Hilda

AleMamá dijo...

Elige la vida, la palabra la usamos en plural por lo general, pero también en singular.

AleMamá dijo...

Guillermo N.A. ¡gracias por venir! siempre me alegra que lo hagas.

Maria del Rayo dijo...

Ale, este tema es muy interesante, porque depende para que quiero buscar cosas en el pasado. Si es para mejorar o superar, esta bien pero si es para torturarme mejor no remover, aunque la verdad pienso que es mejor no tener cosas atoradas que no dejan avanzar en la vida.
Besos

Gabriela dijo...

Yo no removería nada. La vida deja heridas que siempre cicatrizan, pero las marcas quedan para siempre. Es suficiente verlas para recordar momentos tristes, así que ¿para qué remover nada a voluntad?
Saludos.

AleMamá dijo...

María del Rayo, bienvenida a este rinconcito "de buen clima en general".
Saludos

AleMamá dijo...

Gabriela, ¡que buen aporte el tuyo! sí con ver -o sentir- las cicatrices ya está; suficiente recordatorio.

Saludos

AleMamá dijo...

Hilda, como doctora sabes de estos temas.
Besos

CRIS dijo...

Yo creo que más que de olvidar, se trata de superar, de poder ver las cosas con otros ojos y otra actitud. Olvidar, como dice un sacerdote amigo mío: "a no ser que sufras amnesia o alguna enfermedad tipo Alzheimer, no te engañes,nunca vas a olvidar".

Un abrazo

chrieseli dijo...

Yo soy del campo y tenemos un dicho, "si revuelves la mierda, solo te da mal olor".
Soy de la idea que las cosas deben dejarse a su propio ritmo, poniendo cuidado que ese ritmo no se vea interrumpido por alguna "fijación" en el camino de esa sanación.

Marta Salazar dijo...

uf! si yo recordara todo lo que me han dicho los... algunos lectores espanoles...

viste lo de ese que me "amenazó" de muerte por degollamiento y desde el Ministerio de Defensa de Espana?

y antes, habían ocurrido un montón de cosas así, super feas... todas desde Espana... lamentable, no sé qué les pasa a los espanoles... a todos, no es culpa del gobierno ;)

saludos!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas