Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 22 de marzo de 2009

Trasplantes de órganos: donantes y receptores



Un niño chileno llamado Felipe Cruzat de 11 años ha esperado más de 60 días por un corazón que reemplace el suyo irremediablemente dañado. Esta noche, ahora mismo, viene volando desde el norte un avión con un hígado para otro chico desahuciado por una hepatitis fulminante; no puede vivir sin un nuevo órgano hepático. Sólo dos casos para graficar la preocupación de todo un país por dos de sus hijos --porque todos somos padres o hermanos de ellos en el sentimiento-- pero junto a la esperanza de salvar a los que esperan, está la realidad de los que se irán para que sea posible. He rezado intensamente y con esperanza por "un corazón para Felipe", slogan de la campaña para conseguirlo, pero también por el consuelo y la paz de los donantes y sus seres queridos. La diferencia en estos sufrimientos hermanados está en que el que espera vivirá con el trasplante, el que muere es porque ya no tenía posiblidades......DICEN....y aquí comienzan mis cavilaciones, pues sé de varios casos de pacientes que podrían haber sido donantes --si de indicios de muerte cerebral se tratara-- y luego se recuperaron. De ahí mi decisión de no ser donante sin más......OJO, dije "sin más", o sea no he colocado en mi carné que lo soy para que no cualquiera pueda disponer de mis restos si llegara el caso en que pudieran servir para algo. ¿Por qué? pues porque no estoy dispuesta a expirar por la extracción de mis presas vitales; quiero morir "a la antigua" y que los que me aman se aseguren de que no me han mantenido "fresca" nada más que para servir de reservorio de piezas de recambio.

Lo digo de un modo brutal, qué quieren, pero quedé marcada cuando vi en T.V hace muchos años una intervención de estas. El donante estaba caliente, respirando y latiendo, pero con electroencéfalograma plano; lo llevaron a un pabellón y le sacaron sus órganos con lo que obviamente dejó de hacer todo lo enumerado. ¿Quién aseguraba que no volvería a caminar como ha hecho el tío de la enfermera que ha hecho mis exámenes cardiológicos? Sí, luego de más de dos meses de coma "irreversible" y un largo etc. de factores que aseguraban su "muerte", el hombre se recuperó y sólo debió aprender de nuevo a caminar y ahí está haciendo su vida normal en su familia, en su trabajo y  en la sociedad.

Una familia de Talca ha debido soportar presiones terribles por no acceder a sacarle el corazón a su deudo en estado de coma, ya que ella lo había pedido en vida y salud: no deseaba ser donante y en su derecho está. Sus vísceras son suyas, sus ojos, su sangre y todo lo demás que lleve su sello genético completo ¿no? Han repetido cosas com "ella ya vivió".... ¿con qué derecho dicen algo así? los receptores de órganos también "han vivido" aunque no sea 90 años y nos simpaticen y nos duela su dolor.

Yo no pienso así pero puedo poner algún límite para mí y los que de mi dependen. Les he dicho a mi familia, mis amigos, mis hermanos y ahora a Uds mis amigos de la bloguería que estoy dispuesta a dar lo que sea pero estando BIEN MUERTA, de modo tal, que si me ponen un espejo delante de la boca --como en los años de maricastaña-- no lo empaño; si me toman el pulso no lo sienten y por lo tanto no me circula la sangre ni respiro. Otra cosa para mí es espantosa, y no puede haber razón alguna para llegar y llevarse un órgano, ni siquiera por la vida preciosa de estos enfermos a los que les deseo que vivan mil años muy felices, y a los potenciales donantes, también.




17 comentarios:

Gabriela dijo...

Nunca lo había pensado así, pero ahora que lo dices realmente hay que estar absolutamente seguros de que el futuro donante ya no los vaya a necesitar.
Esto me llega en un momento especialmente dificil: hoy en la mañana me enteré del fallecimiento de una buena amiga, por una falla en una operación que no era totalmente necesaria. 39 años, dos hijos chicos, una brillante carrera. Todavía no lo asimilo totalmente.

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

Veo que el tema ha sido muy impactante en Chile y Argentina, pues la querida Alma también ha hecho un comentario en su blog sobre este pobre niño.

Mira, parece que la caridad nos llevaría a donar nuestros órganos una vez bien muertos, como dices tú, y que eso es lo que nosotros querríamos que los demás hicieran con nosotros si fuéramos el enfermo grave. Eso está claro, pero en mi caso concreto, la posibilidad de que mi corazón, mi hígado, mis ojos, siguieran funcionando cuando yo ya esté enterrado, provoca una angustia tremenda. Es, sí, como si no fueran ahora míos, sino sólo prestados. Y es así, todo lo que tenemos (incluido el cuerpo) es prestado, pero me da vértigo la posibilidad que tú comentas.

Un tema bien interesante, la verdad, gracias.

AleMamá dijo...

Gabriela querida, qué pena lo de tu amiga....¿fue una intervención de cirugía estética? no sería el primer caso y sería más que lamentable. Da para toda una serie de post si así fuera.
***
Fernando, mira lo que son las cosas.... ni se me había ocurrido pensar que se pudiera sentir algo así en relación a tus órganos, pero vale, ¡por supuesto que vale! aunque quizás, al trabajar el rechazo a ser potencial donante, fuera más caritativo y meritorio serlo.

A mí, lo único que quisiera NO donar llegado el caso, serían las córneas de mis hijos. Me parece que su mirada amada sería profanada de algún modo, y me apena por otro lado que el que pudiese recibir el don de la vista no lo recibiera por esa razón.

Saludos

AleMamá dijo...

Precisando un poco:

He posteado esto:
"Sus vísceras son suyas, sus ojos, su sangre y todo lo demás que lleve su sello genético completo ¿no? "

Puse en negrita la palabra "COMPLETO" pues al hablar de que tu cuerpo es tuyo no quiero dar argumentos en el sentido que le dan algunas feministas a considerar que el feto que tu cuerpo pudiera contener es de libre disposición como en el caso de los trasplantes. Nada más lejos de mi pensamiento pues ese niño que he concebido ya tiene un código genético diferente al mío y no soy yo, no es parte de mí aunque me necesite para nacer.
Aclarado el punto, para mí demasiado importante, termino mi aclaración para no dejar duda alguna de mi postura ética.

zocadiz dijo...

Alemamá, yo sí quiero ser donadora de órganos siempre y cuando ya no los necesite más.

P.D. no puedo publicar comentario en tu otro blog "sin aditivo ni colorante" aparece un error en la página cuando clickeo publicar comentario. Soy yo? o es el sitio?

Gabriela dijo...

Si AleMamá, la cirugía era una estética. Es lo que más me duele porque no se trataba de algo vital para su calidad de vida.
Y mira cómo son las cosas. No la veía desde hacía mucho tiempo, pero toda la semana pasada estuve pensando en ella por nada en especial.
Tal vez siento que pude haberle mandado un "hola" por correo y por esas cosas de no tener tiempo nunca (falacia total) no lo hice.

Ana dijo...

Es un tema sobre el que no tengo opinión en serio. A priori, pienso que donaría mis órganos... pero como no puedo hacerlo (por haber tenido hepatitis) entonces nunca me he detenido en pensar seriamente el tema.

AleMamá dijo...

Gabriela: siempre se pude rezar, pero ¡qué lamentable! ¿por qué pesará tanto la imagen como para hacer estas cosas por opiniones ajenas?
Un beso

pon dijo...

Complicado tema. Yo soy donante y espero que cuando me toque me saquen todo lo que pueda servir a otro, ya que lo que haya se lo comerán los gusanos. Pero espero que se aseguren de que no hay remedio porque si no, maldita la gracia......vamos que voy a decirle a mi familia que me apliquen el espejito por si acaso.

hna josefina dijo...

Ale: Si querés donar en esa forma sólo podrás donar las córneas y no sé si mucho más que puede donarse en ese estado; lo llaman donantes cadavéricos. El corazón, y los órganos vitales, te lo tienen que sacar en muerte clínica que es, por lo menos pareciera, lo que vos viste en la película.
Sabés, yo no soy tampoco donante por eso. Porque no estoy segura que no le estemos quitando la vida a la persona; y no quiero motivarla. Realmente no creo que a mí me importara en ese caso, pero sí me importa hoy no colaborar en eso... No estoy segura.
Sé que una mujer embarazada, con muerte clínica, puede llevar adelante su embarazo -ha pasado-, y entonces ¿puede estar muerta?... Sé que es un tema delicado, y creo que filosófico. Yo no me animo a refrendarlo.

Marina dijo...

Bueno Tambien soy donante y hasta tengo un link en mi blog de la ONTV Vzla. No dudo de la existencia de ciertos casos pero también se teje mucho alrededor de este tema. Y al igual que Pon espero se aseguren bien los médicos antes de proceder lo importante es dejar algo útil a quien lo necesite como ese niño y como otros tantos que estan en lista. Saludos

AleMamá dijo...

Josefina, eso es exactamente lo que me pasa a mí....si no les sirvo como cadáver, entonces no podrán usarme como donante. No correría el riesgo de matar por una buena causa a nadie, menos a un pariente, ¿no?

AleMamá dijo...

Abundando en el tema, ayer, como conté le trajeron un hígado a un chico de 12. El donante tenía 21, y sus amigos debieron ser sacados por la fuerza pública, causaron destrozos en el hospital de Antofagasta, porque pedían que su amigo "estuviera muerto" ya que le habían visto "algo así como una lágrima" en sus ojos...

¿Les digo algo? creo que si yo hubiera estado ahí...sin destrozar --no es mi estilo-- pero pidiendo prudencia.

Cando dijo...

No es un tema fácil de hablar, a veces, al menos en mi caso, pues no soy donante...

Tal vez algunos piensen que tengo un criterio egoísta o desconsiderado, pero es mi decisión.

Además, me siento algo tonta pensando que con un órgano mío se salve una persona, mientras se siguen traficando armas que matan a miles...

Saludos!!!

maria jesus dijo...

Verdaderamente el tema se las trae. Yo no soy donante, algunos de mis hijos ,si. Yo cero que sio se puede hacer la caridad de ayudar a alguien que se esta muriendo, debe hacerse pero estando completamente seguro de que el donante está muerto.

Me entere por un blog del pobre niño que esperaba el higado y recé por él, pero no para que encontrara un organo, eso implica que otro niño tiene que morir, simplemente pedí a Dios que lo ayudara.

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

AleMamá dijo...

Anónimo, me gustaría saber qué porcentaje es el "casi" que mencionas, es interesante discutir con altura de miras este complejo y sensible tema. En todo caso, gracias por venir.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas