Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 13 de abril de 2009

La obsolescencia de la peineta



Felipe, el concho de la familia, o sea el menor, se ha ido a cortar el pelo. Ha ido por su propia iniciativa pues ya es universitario y nadie lo persigue para mandarlo a sanitizar la melena --con "pichanguera*" incluída-- que es su bandera de libertad, pero igual le da un toque de habitante de los bajos fondos, aunque no lo reconozca.

Por supuesto que ha ido solo. Hace relativamente poco tiempo debía llevarlo yo, y cuando le preguntaban cómo lo quería me miraba por el espejo y declaraba: "pregúntele a ella"; dejaba su apariencia confiadamente a mi criterio. De puro pensarlo debe recorrerle un escalofrío por su ancha espalda.

El corte de pelo de hoy me ha llevado a recordar los tiempos en que los niños y jóvenes usaban la peineta. Ahora ha quedado olvidada junto con los abrecartas, los perfumeros con una bola de goma con aire para esparcir su contenido y cosas así de obsoletas, pues sencillamente sus dientes no pasan por las pelucas enredadas de estos personajes: no saben que existe ni para qué se ha inventado y a veces se ven..... ¡tóxicos!

Me da nostalgia pensar en los tiempos en que le hacía una partidura ordenadita y lo miraba para abajo por lo pequeño. Ahora es un hombrón de más de 1.85 mts al que le puedo acariciar sus "rizos" sólo empinándome.

Para ilustrar usaré una imagen de David Beckham chascón (sospecho que le encantará a Blumún: se la dedico, tiene razón) Mi niño no se le parece --por tener el pelo negro-- pero por lo demás ¡es mejor que David! ¿no digo yo? Amor de madre, abismo sin medida; no me puedo sustraer a esa tremenda realidad.

*Pichanga= partido de fútbol informal en lugar, número de jugadores, tiempo, campo de juego, etc. De ahí se deriva "pichanguera" ,que se refiere a dejarse más largo el pelo en la parte de atrás de la cabeza, como los jugadores de fútbol suelen dejarse crecer.


15 comentarios:

AleMamá dijo...

Miraba esta entrada y pensé que en realidad, no es que se peleen con la peineta, sino que usan un peinado cuidadosamente descuidado en que cada pelo parado cumple un objetivo estético de un modo anárquico.... filosofía peluda de la buena es ésta.

maria jesus dijo...

Cuando los mios empezaron a dejarse melenas y demas, los sobornaba para que fueran a pelarse. Ahora ni el soborno surte efecto. Hay que aceptarlo, se han hecho mayores. Un beso

almena dijo...

Yo creo que sí, que se trata de un "cuidado descuido".
:)

Flo dijo...

Jajaja, me he reído mucho, recordando que mi papá hace los mismos comentarios respecto de mi hermano, quien ya por suerte se está volviendo a civilizar.
Al "peinado" hay que sumarle las zapatillas sin abrochar, los pantalones caídos, la barba de dos días y la actitud...a veces, da miedo. Aunque uno esté en una tienda pituca del Alto Las Condes.
Cariños.

pon dijo...

Cómo entiendo tu nostalgia....yo también siento nostalgia de mis bebés, de mis niñas, de mis pequeñinas.....y ya son mujercitas. Ya no tengo niños en casa y lo echo de menos terriblemente. Pero es ley de vida y no dicen que la vida es injusta??' igual también es por esto, por la nostalgia.

No sé los chicos, pero las chicas se pueden estar horas en el baño peinándose para salir con un aspecto cuidadosamente descuidado que ha costado tirones, planchados, geles y espumas a montones. Cosas de la moda. Seguramente nosotras hacíamos lo mismo y ya no nos acordamos.

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

Feliz Pascua, con retraso.

En España es divertido cómo a veces los chicos se cuidan más el pelo que las chicas, que lo llevan como descuidado. En mi peluquería a veces coincido con chicos de la edad de tu Beckam, que van dando instrucciones al peluquero como si fueran un arquitecto: el pelo del centro alto y con laca, a los lados cortos y con un poco de tinte, algunos pelillos sueltos en la nuca, ... No creo que una chica de su edad cuidara tanto el asunto, ¿verdad?

Ana dijo...

Que no te engañe el peinado descuidado, que en realidad es más cuidado que tu peinado y el mío juntos! Cuidan que esté descuidado... es una moda!

zocadiz dijo...

siiii.. ahora el peinado despeinado es más tardado para lograr el efecto de "bed hair" que los anteriores!
Pero a mí me gustan los "despeinados"
:)

elblogdelosmudos dijo...

Cómo fué ese viaje?
Saludos

Gabriela dijo...

Acá también le llamamos pichanga a ese partido de fútbol informal, o pichanguita de cariño. A veces, pichanga de fulbito (¿no ves que el nombre correcto es fulbo? ja, ja).
Saludos.

ojo humano dijo...

Si consideramos que la peineta sirve para hacer música podemos dedicarla a ese grato pasatiempo, ya que algún día volverá ...siempre se vuelve.
Un beso.

AleMamá dijo...

jajajaja, Ojito, sí sirve para hacer música de espera mientras vuelven a peinarse a la gomina....¿de verdad crees que volverá una moda así, peinados "lamidos de vaca" como decía mi abuelo?

Un beso grande.

angela dijo...

Ale, por desgracia el tiempo corre tan aprisa que no nos damos cuenta de que crecen ellos también.Estoy segura de que tu hijo no es tan remilgado como ese modelo... Que tengas un buen fin de semana.Un bs.Angela

blumun dijo...

Me encanta, querida AleMamá. Gracias por la dedicatoria:)
El diseño también me gusta, pero aquí, querida mía, es Primavera, rara, pero Primavera:)
Yo , de cuando mi hijo era pequeño, ya no me acuerdo :)
Besos.

Hilda dijo...

si alguien logra encontrar la receta para evitar que los hijos se corten el cabello de tal forma que parece que: 1.- Se han electrocutados 2.- se han parado de la cama 3.- alguien les ha dado un buen susto, etc., decirmelo por favor que cuando tenga hijos y lo vea así, me dará el soponcio!!!

miren que hacer que el peine pase a ser un artículo en extinción es inconcebible jajajaja

saludos cariñosos. Hilda

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas