Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 6 de mayo de 2009

Respeto al patrimonio

Donde estoy paseando hay sectores de mucha tradición, de historia y lindas casas de interesante arquitectura, pero no lo conoceríamos si no hubiera la voluntad de conservar la herencia cultural, creo yo. Pongo como ejemplo esta casa al lado del palacio del lugar pues alguna vez esta ciudad fue capital de la región y acá vivían altos personajes que habitaron esos nobles edificios.

No sé si esta del ejemplo --me imagino que también-- pero sí he visto preciosas viviendas similares que fueron unifamiliares alguna vez y ahora están divididas en varios departamentos, pero respetando la exterioridad, los estilos en que fueron concebidas, todo hecho con cuidado.

Haciendo un paralelo --mutatis mutandis, dijo el erudito -- me ha recordado barrios valiosos de Chile, como el del Golf y la misma Providencia, en que para usar el suelo de un modo más acorde a la realidad actual, en vez de conservar el patrimonio, los han demolido casi por completo. Qué lástima no poder mostrárselos a las nuevas generaciones.

Todavía tenemos cosas buenas y bellas; podríamos copiar lo que vale la pena y saltarnos otras cosas venidas de esta parte del mundo; unir lo mejor de dos realidades.


10 comentarios:

Hilda dijo...

Voluntad de conservar la herencia cultural, es cierto, sin eso no llegarían a nosotros.
En mi ciudad hay casas preciosas a las que no se les deja hacer modificaciones que porque son edificios históricos pero tampoco se les cuida o hace algo para darles mantenimiento y por se caen a pedacitos. Que desperdicio!!
Saludos. Hilda

Gabriela dijo...

En Lima pasa lo mismo que cuenta Hilda: declaran patrimonios culturales algunas construcciones, con lo que los dueños no les pueden hacer modificaciones. Y ahí las tienes, cayéndose a pedazos.
Ahora está de moda demoler casas antiguas para convertirlas en edificios. Nos rodea el concreto y las ventanas todas igualitas.
Se está perdiendo el sabor de barrio residencial aplacible en algunas zonas.
Saludos.

dimas dijo...

Locuras, en mi ciudad durante los años 70' hicieron lo mismo, menos mal que volvio la luz y ahora se mantienen los estilos y las fachadas antiguas.

Natalio Ruiz dijo...

Los nuestros son todavía países adolescentes (el nuestro más que el suyo) que todavía no valoran la importancia de lo hecho por su padres....

Los mayores tienen otros problemas (como que no pueden tener hijos...).

Respetos.

Natalio

Monica Alvarez dijo...

En este aspecto concuerdo con que Chile está en una etapa de desarrollo adolescente.Los países como el nuestro están más abocados a la subsistencia de sus habitantes,a superar la pobreza.Por lo tanto,preocupaciones sobre el patrimonio son más propias de países con más historia y madurez.Estos países se preocupan de regular el cuidado del patrimonio y asignan responsabilidades y fondos a instituciones que velan por la conservación de éste como es Bellas Artes en España.En Paris los edificios de departamentos tienen regulado limpiar cada 10 años las fachadas de ellos,pintándolos o aplicándoles vapor.
Por ahora en Chile tenemos que asistir a la destrucción de hermosas construcciones en donde las inmobiliarias construyen horrorosos edificios lo cual debe ser cautelado a través de plebiscitos en donde los vecinos se opongan y propongan mejores soluciones.
Saludos

Guarevers Son dijo...

Ustedes saben por que los hombres engordan cuando se casan...? por que cuando son solteros llegan a la casa van a la nevera y dicen: "lo mismo de todas las noches"...y se van a la cama; luego que se casan van a la cama y dicen: "lo mismo de todas las noches"...y van a la nevera...He he he he he he.

Un placer habernos pasado por tu blog.

AleMamá dijo...

No sólo los países nuestros han sufrido la fiebre expansiva y destructora, pues en otras latitudes se quejan también.

Yo me debato entre la necesidad de densificar ciudades como la mía --Santiago de Chile-- y conservar el patrimonio. El quid del asunto está en quién lo decide, pues hay modas, o criterios de moda, que destruyen más que una guerra.

Me gusta de acá el poder ver mucho de lo que vió Mozart cuando vino a un concierto que no pudo ser, por ejemplo, pero hay cosas tan sin gracia qu epreferiría algo más útil por poner algo, pero vuelta a lo mismo...?Quién lo decide?

AleMamá dijo...

Hilda y Gabriela: Han tocado un asunto que me preocupa desde hace mucho, pues eso también pasa en Chile. Es tan expropiador el declarar patrimonio cultural o monumento histórico una edificación, que no lo pueden hacer sus duenos y nadie se los compra tampoco.Si no los toma una empresa para lucirse por hacerlo y tener aura de tradición no se cuidan y se logra lo contrario a lo buscado.Habría que partir por el orgullo de lo propio, de que vale la pena liberar d impuestos al que conserve y mucho más. Creo que al escribir este tipo de posts y que alguno comente, ya estamos unos pasos adelante.

maria jesus dijo...

En Madrid se han demolido autenticas maravillas en los años 60 y 70. El paseo de la castellana, que era el paseo residencial mas bonito de Europa, ahora es una sucesión de edificios altos de cemento y cristal, no es que sean feos (algunos si) es que no tienen caracter ni historia.

Ultimamente lo que se hace es demoler los edificios por dentro y actualizarlos, pero conservar las fachadas.

La verdad es que , hoy día, sería imposible para los propietarios conservar y mantener los antiguos palacios, pero es una verdadera pena que se pierdan. No se, se deberia arbitrar un sistema para poder conservarlos.

AleMamá dijo...

Natalio: sí,estos países tienen el problema de la falta de hijos --en general-- por eso viviendas que fueron unifamiliares ahora deben dividirse en departamentos más pequenos de acuerdo a la baja natalidad. Es todo un tema, pues se ven ávidos de tener más ninos, y hay que ver como se esmeran en cuidarlos.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas