Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 12 de julio de 2009

Está temblando...¡y yo en el baño!

Mi hermano está con su familia en la playa del litoral central, justo al oeste de donde resido y de donde suelen proceder los sismos que nos aquejan en Chile. Ha estado corriendo mucho viento desde el norte, o sea, hay bajas presiones y posibilidades de lluvia.... me llama para que "le pregunte" a la web por el estado del tiempo antes de dejar solos a mi cuñada con los tres niños y su suegra durante una semana de las vacaciones de invierno.... le pido que me llame de nuevo en cinco minutos para tenerle la respuesta; no, no habrá lluvias en Maitencillo. No se ve nada en ese sentido....me llama puntualmente y le doy el reporte meteorológico, y lo escucho decir: _"¡¡niños!! ¡está temblando!"_ ¡wahhhhhh! si tiembla allí en pocos segundos lo hará acá, ¡y yo en el baño y con el susto que me dan! ni les digo lo rápido que terminé el trámite en la clásica sala de relax, y con tanto apuro que ni sentí si se movió o no el piso....¡fiúúúúú!




12 comentarios:

Gabriela dijo...

En Lima también hay muchos temblores. Gracias a Dios, hasta ahora ninguno me ha encontrado en el baño, o (¡PEOR!) en la ducha.
Es uno de mis mayores temores. Y es que no importa cuantos temblores haya pasado en mi vida, no dejan de asusutarme.

La candorosa dijo...

No se como podría reaccionar ante un temblor en pleno baño!!!!
y es que vivo tan lejos de zonas sísmicas!!!


Saludos!

AleMamá dijo...

Creo, Gabriela, que no me acostumbraré nunca...y sí, en nuestro lado del mundo, con el cinturón de fuego del Pacífico (¿quién fue el genio que le puso ese nombre?) no nos queda otra que soportarlos

ojo humano dijo...

Buueee...en el baño o en otros estados un temblor es siempre una incomodidad, más, un trauma que nunca superamos aunque hayamos salido con dignidad del último.
Aseguran los expertos que es mejor para nosotros que siempre estemos en movimiento a que la tierra se mueva de "un viaje" ¿será?

zocadiz dijo...

jajajajaja... ay no!!! que miedo!!!! que inoportuno fue ese sismo...jajajaja

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

JAJAJAJAJA.

¿Es normal que haya terremotos en Chile, y en concreto en Vitacura?

En Madrid, gracias a Dios, no. Hace dos o tres años hubo un temblor cerca de Portugal y la onda llegó, muy mitigada, a Madrid. Fue algo tremendo ver que una cadenita de mi casa, de las de cerrar la puerta de la calle, empezó a moverse y a hacer ruido como si la hubiera dado un golpe.

Xuravet dijo...

Hola amiga:

Aca en México yo estoy en en el piso 9 de un edificio de 22 pisos, pero cuando empieza a temblar lo primjero que hago es ir a las puertas de la escalera y calmar a la gente, pues soy jefe de piso de las brigadas de protección civil (esto es voluntario), y hacer que se concentren en el área de seguridad y esperar para desalojar el edificio. Por lo mismo en lo que menos pienso es en el temblor y me mantengo calmado para poder tranquilizar a la gente.

Un abrazo.

Marina dijo...

Jaja, disculpame pero me resulta comico tu comentario, te imagino intentando ganarle en tiempo al temblor. En nuestro país lamentablemente no estamos preparados para estas cosas..

AleMamá dijo...

Fernando: por suerte, lo que se llama terremotos, son muy raros, pero recurrentes en el tiempo igualmente. Por eso siempre tenemos instructivos y precauciones como lo que nos cuenta Xuravet que hace en su oficina.
Tenemos "cultura sísmica", pero igual no se te quita el susto.

AleMamá dijo...

Xuravet: no podría hacer tu trabajo voluntario....¡sería la primera en salir gritando! mi marido, que tiene sangre de horchata en las venas y no se inmuta con los sismos, cree que sería capaz de tirarme por el balcón, pero no, no pierdo la chaveta, sólo hago ruido y lo produzco por palpitaciones.
¡Qué bueno tenerte de regreso!

Marta Salazar dijo...

nooooo! qué terrible!

Gabriela! hay que tener una bata a mano! por si acaso te pilla en la ducha!

Ana dijo...

Debe ser una fea sensación, no quiero ni imaginarla!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas