Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 25 de julio de 2009

¿Libro o película?

Cada mirada es diferente

María del blog "Junto a una taza de té" (desde el nombre ya es especial ese sitio), ha comentado una película que ha visto en el verano y ha tocado un tópico frecuente de conversación con mis hijos lectores, que no es otro que si vale la pena leer el libro si has visto la película o verla si has leído el libro.... Yo aún no me decido por una u otra respuesta, y es que hay películas muy fieles a los libros, y otras que los destrozan o hacen algo que lejanamente se les parecen.

Cuando uno lee, debe imaginarlo todo partiendo de la narración, y habrá tantas "versiones" como lectores haya, pero si lo ves en un medio audiovisual cualquiera, todo se uniforma, ya tu mundo creativo estará contaminado por lo visto y oído.

Lo mismo vale para la música. Un videoclip te deja congelada tu mirada y demasiadas veces de un modo inadecuado para las edades de los que los ven --estoy pensando en mis hijos y nietos-- pues a pesar de ser música es algo que te entra por la vista y tiene el mismo inconveniente qu elo que comento sobre la relación de la literatura y el cine o TV.

Piensa en Harry Potter nada más...yo leí unos tres tomos antes de ver la primera película, y ya nada lo veo como lo imaginaba. Todo está hecho, dado, masticado y digerido y no siempre ha sido de nuestro gusto. Hay otros filmes que están bien hechos en general, pero jamás te lo darán del largo original del libro, pues, o se saltan partes por ser extenso, como en El Señor de los Anillos, o le agregan escenas que sólo se justifican para completar los 90 minutos requeridos y generalmente es algo erótico que no viene al caso pero que suponen que vende o gusta. Lo que es a mí, me molesta si no es necesario, y si lo es, me molesta que me muestren hasta el último detalle de algo que se puede insinuar y que hasta el más tarado entiende.








15 comentarios:

La candorosa dijo...

Por lo general las sensaciones siempre serán dispares al ver un film del que hemos leído primero el libro.

La imaginación de cada lector es imposible que se vea reflejada en la idea de los directores o productores de las películas.

Por eso, en la mayoría de los casos, prefiero la lectura antes que el cine.

Saludos!!

Tanhäuser dijo...

Yo siempre he sido de la opinión de que cine y leteratura pueden ir, perfectamente de la mano. No obstante, soy poco a amigo de ver aquellas películas que se basan en un libro que ya haya leído.

maria jesus dijo...

Siempre me gusta mas leer que ver una pelicula basada en un libro. Muy pocas veces me ha gustado la pelicula si he leido la obra, incluido "Lo que el viento se llevó", La única que no me decepcionó fué "Matar un ruiseñor", aunque sigue siendo mejor la novela.

Las escenas de sexo, presentes ultimamente en todas las peliculas, incluidas las de niños, me molestan, me repugnan y las considero totalmente innecesarias

María dijo...

Gracias por nombrarme!! No sé que decir, con respecto a la lectura y el cine. Amo ambos...pero desde luego leer me lleva a tierras insospechadas, nuevas, sin explorar. El cine me gusta, porque me gusta mirar...observar.
Me disgusté mucho con la película de "Orgullo y Prejuicio" (2005) porque leí el libro y nada que ver...bueno, al menos fue lo que yo sentí. En cambio con la serie, disfruté mucho.

Leer y ver... con ambas cosas se puede disfrutar.
Un abrazo!!

Gabriela dijo...

Pues me quedo con lo leído. Como bien dices, en aras de evitar una película muy larga los guionistas se toman la libertad de obviar partes y personajes importantes.
Lo que el viento se llevó es un buen ejemplo. Y matar un ruiseñor, mi libro favorito, como leí en un comentario que precede a este, no decepciona aunque el libro es insuperable. La escena que sigue luego del fin del juicio, cuando Atticus sale del tribunal, me llena los ojos de lágrimas cada vez que la leo/veo.

AleMamá dijo...

Parece que el asunto es ir caso a caso, pero lo que he dicho me sigue pesando en lo que te quitan las imágenes ajenas y lo fijas que quedan.

Terly dijo...

Querida Alemamá:
Empiezo mis vacaciones de verano y vine a despedirme.
Hasta la vuelta.
Un beso.

María Paz Ureta dijo...

Yo creo que son cosas completamente distintas, no por nada las películas son adaptaciones de libros y no copias fieles... Si fuera así, estaríamos viendo filmes de al menos ocho horas. Además, fuera de que alguien ponga su cuota de como ve a los personajes y la misma historia, la magia de los libros es que cada uno puede imaginar lo que se le plazca, sin dejar de reconocer aquellas que están bien hechas.

ojo humano dijo...

En general no veo cine si ya leí el libro. Aunque con alguna excepción, cada arte se valora por sí mismo.
Por cierto, los libros son mi debilidad...el cine para esas salidas especiales, once incluida, tú sabes, aficiones sencillas, paseo por el parque, algo de vitrineo y de postre una entrada al cine, por supuesto con naranjitas confitadas, todo un panorama. Cualquier película se aprecia con todo ese entorno.

Dharma dijo...

Es verdad que después de ver la peli, ya nada es cómo te lo imaginaste... hay que ir mentalizado para eso... son distintas expresiones de una misma cosa, como si escuchas el cover de una canción, y puede que te guste más el cover, o que sientas que el cover "mató" la canción... Igual no me molesta ver una película de un libro, y a veces leo el libro original después de haber visto la película... depende.
Un saludo! :)

AleMamá dijo...

Dharma: bienvenida. Gracias por venir y comentar.
He ido a conocer tu blog, ¡pero no lo tienes! supongo que es un "mientras tanto"....si lo haces, avísame.
Un beso

Bohemia dijo...

Yo siempre leo el libro antes de ver una peli, y aunque en la mayoría de los casos la versión cinematográfica defrauda, hay casos en los que el film es bastante fiel al libro y se disfruta...pero siempre antes elijo el libro.

Bss

hna josefina dijo...

Pusiste dos ejemplos: Harry Potter y El señor de los anillos.
Con el primero puedo hacer las dos cosas, aunque siempre prefiero leer el libro ya que tiene más detalles, personajes y demás. Además -modestia aparte- creo que mi imaginación es mucho más rica que lo logrado en el cine.
En cambio, el otro libro, creo que en el cine lo convierte en una película de aventuras -eso es lo que rescató el que lo hizo- cuando en realidad es mucho más que eso.
Me parece que depende mucho de qué libro: Donde hay mucha vida interior, y trama compleja, en el cine pierde mucho... o se recrea la obra.
Me gustaría leer Matar un ruiseñor, ya que la película me encantó.
En cambio, intenté leer ¿la novela? de Mann que adapta Muerte en Venecia (hace muchísimo tiempo), y no pude con ella; cuando el film me pareció una obra de arte.

AleMamá dijo...

Has dado en el clavo, Jo...¡directo al centro de la diana! muy buen aporte, gracias.

Hilda dijo...

jejeje, a mi me gustan ambas cosas, las películas y los libros. Y una película fiel al libro mucho mejor.

Aunque por supuesto es cuestión de gustos, a mí me ha encantado las adaptaciones que hicieron de Harry Potter y de Orgullo y Prejuicio

Saludos. Hilda

p. d. lo de las escenas de sexo, totalmente de acuerdo, no se necesita ser tan explícito en algo que por naturaleza lo es, todos entendemos sin que lo tengan que mostrar, es de pésimo gusto.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas