Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 21 de abril de 2010

Reciclando pilas y baterías



Desde que he tenido el ejemplo de los mis pareintes en Alemania, estoy teniendo más cuidado con el lugar donde quedarán para la eternidad las baterías y pilas de los artefactos que usamos. Las estoy juntando todas para ir a un "punto limpio" de la Municipalidad de Vitacura, que es la mía, pero hay pocos en las ciudades....

Cuando veo cualquier  cauce de cualquier estero o curso de agua, que suelen estar  llenos de pilas oxidadas me dan ganas de tirarme el pelo y gritar para que tengan conciencia del daño que se hace, pero luego me acuerdo que en Carrizal del Maule jugábamos con ellas cuando yo tenía unos 5 ó 6 años y , personalmente, inventé un sistema para desarmarlas y usar el centro que era como un  lápiz de carbón para escribir por ahí, en el suelo o donde fuera. Es que en el campo  nunca hubo lápices suficientes para mis inquietudes de escritora incipiente, y hasta donde sé ni las contaminaciones con los soldaditos de plomo del abuelo, el humo de los cigarros todos los tíos y compañeros fumadores, ni los metales pesados de las baterías viejas con que jugábamos nos ha afectado del modo apocalíptico que se describe. Igual, a mayor conocimiento, ¿qué cuesta llevarlas donde harán menos mal?

Debo decir que a los 5 años yo sabía leer. Me enseñó mi madre en el campo, en su falda, ante el interés que yo tenía por descifrar la letra impresa. Mis niños aprendieron a los 4 años, enseñados por mí. Pedían lo mismo que yo y no les hice esperar el colegio para abrirles el vasto mundo de las letras.




14 comentarios:

hna. josefina dijo...

¡No sabía cómo eran las pilas por dentro! ¿Y se pueden abrir fácil?
Me encantó la entrada. Sobre todo por lo del aprendizaje temprano de tu familia.
Algunos de los míos aprendieron solos. Es un tema bien lindo.
Un abrazo.

Winnie0 dijo...

Cómo me gusta leeerte Alemama....Respiras y derrochas "familia y entrega", niños que crecen....Qué bueno lo de pintar con las pilas....qué bueno inculcar desde tan chicos la lectura....Besos

Jorge S. King dijo...

Hay que tener cuidado con el interior de una pila hoy, contiene material tóxico, por ello tienen el tratamiento de cuidado para su reciclado o descarte.
En el caso que en la localidad que uno viva no exista un "punto limpio" para entregarlas, hay que almacenarlas en buen resguardo.
En casa las colocamos en unos frascos de vidrio hasta que pasa alguien que las compra o nos enteramos que alguien las pide.
Los centros de reciclado van ganando espacio en la ciudades, pero no en todos lados.

Edit Liliana Ciotti dijo...

Cuando uno se pone a pensar como vivió la niñez y las cosas que hizo, realmente llegamos a la conclusión que somos sobrevivientes de tantísimos peligros por obra y gracia de Dios.

Aquí son las escuelas las que trabajan en la concientización, organizando clubes de protección ambiental entre los cursos, que se ocupan de diferentes tareas. Una de ellas es la recolección de pilas y baterías que son luego llevadas a las obras en construcción para que formen parte de las vigas sementadas.

En la Municipalidad de Rafaela la tiene tan clara que por ordenanza a establecido, diferentes días para la recolección de residuos, previamente seleccionados. Un día se saca la basura biológica, otro la madera y vidrios, otro las pilas baterías y plásticos, y por ultimo los escombros y podas. Quien no respeta la clasificación y los días de recolección es pasible de multas dinerarias bastante onerosas.
Me gusta mucho tu sitio. Tus entradas son muy agradables y cotidianas.
Que termines lindo tu día y tengas un buen descanso junto a tu familia.

Gabriela dijo...

¡Yo también abría las pilas cuando era niña! ja, ja... Creía que era la única que lo hacía.
Acá en Lima, los autoservicios tienen enormes contenedores, uno para papel, otro para plásticos y uno más para pilas y baterías. Allá van a dar las que ya no sirven, que recojo de casa y cuando reúno un buen poco... directo al contenedor.
Saludos.

maria jesus dijo...

Yo tambien aprendí muy chiquita a leer, perseguía a mi familia para que me leyeran unos cuentos que estaban en verso, eran otros tiempos.

Mis hijos, que han estudiado en colegios extrajeros, estan mas concienciados que yo con el medio ambiente, así que me limito a darles cosas para que ellos la lleven a reciclar.

pon dijo...

Tambien recuerdo que abríamos pilas, que tenían una sustancia pegajosa y esa especie de barra de carbón que dices. Qué recuerdos!!! Con lo contaminantes que son y las chupábamos, madre mia. La ignorancia es muy atrevida.

Fernando dijo...

Hola, Alemamá.

"Lápices suficientes para mis inquietudes de escritora incipiente".

¿Qué hubiera pensado esa niña en el campo chileno si otro niño le hubiera contado el cauce que iba a tener años después para escribir, para escribirnos?

Nunca se me ocurrió abrir una pila, de niño yo ya era de letras.

Marta Salazar dijo...

es mejor ir a la municipalidad a dejarlas ;) puedes ofrecerle llevar las ex-pilas de tus vecinos :)

Bien Gabriela! Bien Perú!

Natalio Ruiz dijo...

Ahora hay que ponerse las pilas para escribir!!!!

A la más pequeña le puse María del Pilar en homenaje a la Virgen que se apareció en un pilar. Si se aparece en ese campo de pilas le diremos Nuestra Señora de Pilas porque estaría sobre una pila de pilas. Muy piola.

Parece que lo del árbol tuvo efectos colaterales.

Mejor llamo a Silencio. ¡Silencio!

Respetos en retirada.

Natalio

derechofamilia-páginas libres dijo...

Querida Ale, me ha gustado mucho tu entrada, no recuerdo si habían pilas y baterias cuan yo era niña pequeña, lo que si recuerdo que me enseñaron a leer muy pequeña, tendría 5 años cuando leí en forma de cuento "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha", justo estoy recordando esa época en un post que pondré en mi otro blog."El cofre de los recuerdos".
Tiene mucha razón Gabriela, en Lima-Peru, ya hemos tomado conciencia sobre el daño de las pilas y baterias y hay lugares especiales donde deben ponerce para no dañar el medio ambiente.
Cuando ya era adolescente, no existian pilas recargables, y yo las ponía en una olla con agua para que al calentar el agua se recargaran, jajaja, se dan cuenta que forma más primitiva de volver a usar las pilas.

Con mucho cariño tu amiga de Perú.

María del Carmen

Guillermo N. A. dijo...

Qué delicia de entrada...
Frecuentemente me remites a la infancia, e imagino, y leo, que a muchos, si no es que a todos tus lectores les pasa igual...
Eso y comentar, con igual agrado, las frecuentes "coincidencias" que se descubren, a partir de tus entradas, y que salen a flote desde el río Bravo hasta la Patagonia, entre tus lectores...
Gracias Ale...

Ra. dijo...

Por aca andaba buscando info de como reciclar las pilas y me encontre un lugar donde pusieron una liga para informar donde se pueden dejar y asi no tener pretexto para dejarlas por alli perdidas y contaminando, http://bit.ly/ef7QIE ojala ustedes lo hagan pronto tambien.

AleMamá dijo...

Gracias, RA, sí se están implementando acá tamién, pero falta muuuuucho.
Gracias por comentar

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas