Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 1 de mayo de 2012

Platero y yo cabalgamos de nuevo



He bajado Platero y yo a mi teléfono móvil nuevo, ese que les contaba que me hacía sentir mal por lo poco que me resultaban las cosas, pero ya lo voy dominando, amigos.

Sí, el viejo Platero y Yo me sigue llegando al alma con su prosa que es pura poesía y de una sencillez que pareciera que ha salido al primer intento del genial Juan Ramón Jiménez, su autor.

Me impresiona cómo cuenta las andanzas por su tierra; pareciera que se siente el calor que describe, o me vuelvo a entristecer ante el no-futuro de los niños pobres de su época en ese rincón de España. ¡Y esa ternura con su burro! es que hay animales que con un buen amo pareciera que hablan, son casi personas.

Estoy feliz de poder tener a la mano -literalmente- muchas obras de valor imperecedero y sólo por el precio que pagué por bajar el programa Isilo para leerlos. 

Si no posteo, ya saben en qué estoy.




11 comentarios:

Cyrano dijo...

Platero y yo,inolvidable libro,ahora en un movil, me cuesta entenderlo,Ale

Ale Jr. dijo...

uy! ese libro lo lei por ultima vez como hace mil anios. A ver si lo leo de nuevo. Me vas a tener que prestar tu telefono cabezon, porque el mio no tiene ni para jugar al gato.

Winnie0 dijo...

Así que nos cambias por ese lindo burrito...jaja ¡Vale! Un besote

Gabriela dijo...

Así como nada reemplazará una carta, creo que nada reemplazará a un libro. Aunque el contenido nos siga haciendo vibrar, creo el olor a libro es parte importante de la emoción de una historia.

AleMamá dijo...

Cyrano, a mi me cuesta creerlo también. Lo tengo impreso en una edición con unos dibujos a la pluma maravillosos que no desdicen para nada del texto, y eso extraño acá, pero lo tengo a la mano como para leer en cualquier minutito desocupado.

Saludos

AleMamá dijo...

Gaby, tienes TODA la razón, pero en el mundo loco que nos ha tocado vivir no es poca ayuda no cargar con un cerro de libros cuando voy a otra ciudad.

Un beso, gracias por venir siempre.

Fernando dijo...

Qué bonita obra, Alemamá. De chico la leí una y mil veces, lloré cuando se muere el burrito y aún hoy me sigue gustando.

Admirable lo de los libros dentro del celular.

Pon -de vez en cuando- posts comentando lo que lees.

Andy dijo...

Si no posteas es que estarás haciendo una de las cosas más maravillosas del mundo :)

hna. josefina dijo...

Mmmm... Habría que buscarlo para volverlo a leer.

Juan Ignacio dijo...

¡Nooooo! ¿¿¿Se muere el burrito??? Fernando, ¿contaste el final?

Miriam dijo...

Me encanta Platero Recuerdo en un capítulo que habla del Angelus, csi se pueden tocar los pétalos de las flores que caen.
Me enternece Platero

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas