Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 10 de septiembre de 2010

Padres ancianos: nos cuidaron de niños ¿los cuidamos de viejos?


Hace mucho tiempo ya, tomé pie de un blog abandonado para comenzar este post que nunca subí.  La vida es breve, un suspiro, y vamos teniendo más conciencia de ello a medida que vamos cumpliendo años también.

Es todo un tema a mi edad, en que por problemas de salud de mi madre he debido cuidarla en mi casa luego que casi se murio hará un par de años, y no hay que ser un lince para darse cuenta de que los próximos que necesitarán ser cuidados somos  la generación siguiente.... valga la reiteración casi estúpida, pues uno al ser muy joven lo ve tan lejano que pareciera que es sólo para seres alienígenas el problema, pero luego que lo ves acercarse y es un tema de muchas reflexiones, y  para algunos, angustiosas.

El amor y generosidad simplemente son sin cálculo, o no serían ni lo uno ni lo otro, pero creo que estamos entrando a unos tiempos feroces en que lo que se daba por descontado en relación a la ayuda mutua intergeneracines ya no es tan claro, y las PERSONAS individuales van quedando desamparadas en sus etapas más desvalidas o se ha entregado ese cuidado a terceros si es que no se han desentendido del todo como sabemos tan seguido.

Es fácil ser generosos, tenerles cariño y cuidar a personas ideales que no dan quehacer, no nos significan gastos de tiempo ni económico, y que además son simpáticos y gozan de buena salud, autovalentes totales; la gracia es hacernos cargo de ellos cuando algunas --o todas-- de estas condiciones están ausentes, como cuando se era niño y gran parte del tiempo éramos una carga llorona llena de mocos.

La vida no pasará por ellos a nuevos hijos, pero sí la sabiduría, la tradición de que son depositarios no es posible tenerla a temprana edad.

Tenemos el deber los hijos de hacernos cargo de los padres viejos y/o enfermos.Y si han sido unos padres ausentes, maltratadores o que nos han abandonado, ¿también? se preguntaba Iranzu. Son cuestiones que recorren los blogs, y la percepción del tema ha cambiado. Tú, ¿qué opinas?







15 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Creo que siempre tenemos el deber de cuidarlos, aunque será mucho más difícil hacerlo si ellos no nos cuidaron.

Winnie0 dijo...

Sin duda sería difícil pero correcto cuidar a nuestros mayores...Yo le doy gracias a Dios por cómo se fueron (por separado mis padres) Ellos hubieran sufrido si se hubiesen sentido cargas...Pero fue maravilloso atenderles un poquito.
Si no se han recibido buenos tratos de ellos....no puedo meterme en la piel de esos hijos sufridores...pero SÍ,....crfeo que habría que atenderles...sobre todo porque ya se vuelven más necesitados...
Un beso fuerte Ale

Gabriela dijo...

Mi papá nos dejó muy rápido. Mi mamá está sanita y espero tenerla así muchos años más.
Creo que cuidarlos es un deber, aunque no podemos negar que a veces puede parecer un deber agobiante.

angela dijo...

Me ha tocado cuidarlos y no me arrepiento...Ahora que ya no los tengo, me encantaría poder oirles, acariciarlos, contarles mis problemas, mis ilusiones... tantas y tantas cosas....Su partida, lo más fuerte.Totalmente de acuerdo con lo que nos dices.Un abrazo

Fernando dijo...

Alemamá, este tema es muy importante y muy triste, hoy en día. Antes, cuando la mujer no trabajaba fuera de casa, los abuelos tenían asegurado un techo cuando no pudieran valerse por si mismos. Hoy en día, en que en muchas parejas trabajan los dos y además mucho, esto ya no es así: de lunes a viernes están agobiados y el fin de semana quieren ir al teatro o al campo, no estar en casa con los viejitos. No sé en Chile, pero al menos en España hay cada vez más residencias, caras o moderadas,donde los hijos aparcan a los abuelos como quien almacena un mueble antiguo. Tampoco se puede enjuciar esto, claro, porque la vida actual es muy difícil para mucha gente.

Me parece que sí, que siempre hay un deber de gratitud con ellos, incluso aunque no hayan sido buenos padres. Siempre nos han dado la vida, eso no hay que olvidarlo. Pero en este caso, si no han sido buenos padres, volvemos a mi párrafo anterior: ¿cómo puede uno pretender que su hijo le cuide de viejo, si cuando él era joven antepuso su propia felicidad a la de su hijo?

(Hablo, como siempre, con ventaja: mi madre, gracias a Dios, está muy bien de salud y vive con mi hermana soltera, por lo que hablo de este asunto desde la distancia, como tantas otras veces)

AleMamá dijo...

Juan Ignacio: como cristianos, el mandamiento de honrar padre y madre, nos obliga, pero uno lo haría por no hacer con ellos lo que jamás debieron hacer -o dejar de hacer- con los hijos. Es duro, pero humano, y por eso, cristiano.

Saludos

AleMamá dijo...

Winnie, conozco un caso cercano en que un padre bastante poco ejemplar fue atendido por sus hijos cuando estaba enfermo y solo. No lo tuvieron en sus casas, pero le brindaron apoyo, techo, comida y decencia.

¡Qué suerte haber tenido padres ejemplares como los tuyos y tantos otros!

AleMamá dijo...

Gaby, sí, a veces puede ser agobiante o imposible tenerlos en casa por muchas razones, y en esos casos, es preferible dejarlos en un lugar dedicado a su cuidado, pero ¡JAMÁS! aparcados u olvidados , como dice Fernando.

Saludos

AleMamá dijo...

Mi padre se murió cuando yo no estaba en Chile. No estuve con él, pero mientras me necesitó ahí estuve disponible al igual que ahora lo estoy con mi vieja que le sobrevive.

Saludos, Ángela. Es bueno que pases por acá.

AleMamá dijo...

Fernando: se ha perdido mucho en humanidad dentro de las familias con la salida masiva de nosotras a trabajar fuera del hogar.

Una vez leí que las mujeres trabajaban fuera cuidando los hijos de las que trabajan cuidando los padres de las que les cuidan sus hijos y así nadie cuida los deudos propios. Da para pensar.

Saludos, fiel Fernando.

pon dijo...

Difícil tema, porque se implican sentimientos muy profundos. Creo que no hay dolor mayor que el que te pueden infligir tus propios padres. Por eso mismo, pedir a un hijo maltratado o abandonado que cuide de sus padres ancianos es quizás pedir demasiado. La infancia siempre está dentro de nosotros, y cuando ha sido dura.............las cicatrices no cierran jamás.
Creo que uno recoge lo que siembra incluso con los hijos. Y que el hecho de tener padres vivos, si han llegado a extremos de maltrato a abandono, no implica el deber del cuidado. El cariño no viene solo dado, también en parte hay que ganarlo y saber cuidarlo.
Hablo siempre de casos extremos en que los padres abusan de cualquier manera posible de sus hijos.

En cuanto al resto, sí pienso que los hijos debemos cuidar a los padres mayores. Pero a veces la vida es tan complicada, o los mayores tienen enfermedades tan difíciles de llevar que no queda otra que ingresarles en centros donde estén bien atendidos. Es una decisión muy difícil de tomar. Cada caso es un mundo y no se puede generalizar.
Yo cuidé de mi padre durante su enfermedad y no fue para mí un deber sino un privilegio. El cuidado de los mayores no debería ser un deber sino un asunto de afecto puro, es decir lo que en su día te ofrecieron como hijo y lo que te enseñan, con su actitud.
Mi madre ahora tiene Alzheimer en primer estadio. No sé si podré cuidarla como merece, no sé cómo va a evolucionar, no sé si se volverá violenta o simplemente un vegetal, no sé si yo estaré bien de salud para cuidarla cuando lo necesite, no sé si tendré que irme a trabajar lejos.....influyen muchas cosas. Cuando llegue el momento tendré que decidirlo y si no soy capaz de cuidarla o sus condiciones no son para poder convivir con ella, tendré que llevarla donde sepan cuidarla y tratarla, y quizás me sienta por un lado culpable, pero por otro sabré que estoy haciendo lo mejor para ella que es lo importante. Pero espero que no llegue el momento de decidirlo y podamos sobrellevarlo bien.
En fin, yo espero, sinceramente, que si me llega el momento de ser dependiente pueda antes yo mismo buscar un sitio bueno donde estar y poder vivir mi vida sin depender ni hacer que los demás dependan de mi vida. Pero bueno el futuro es un misterio.

AleMamá dijo...

PON: ¡qué pena que tu madre tenga esa enfermedad pues se nos van yendo de a poco! Uno de mis encantadores vecinos de hace un tiempo está así, con Alzhaimer, y se ha puesto tan violento e irrefrenable que han debido internarlo, pero es lógico, mujer que así sea, pues estará mejor cuidado por lo sespecialistas. En esos casos no hay remordimiento "legítimo", me parece, es pensar en ellos y su bienestar. Otra ocsa es llevarlos a un "botadero de viejos" y olvidarlos, como pasa también.

Como bien dices, es un tema MUY complicado y el futuro es un misterio, pero algo vamos adelantando si damos ejemplo de humanidad con ellos ante nuestros propios vástagos.

¿Si los padres fueron malos padres? Nadie podría obligarte a quererlos, pero sí a respetarlos, a pesar de los pesares, y cuidarlos dentro de los medios disponibles.

Gracias por venir y por tu comentario tan pertinente pues estás en el preciso caso que he traído a colación.
Besos

Jorge S. King dijo...

Gracias a Dios tengo a mis padres, viven conmigo. Si Señora, debemos cuidarlos como ellos nos cuidaron, sin dudas que si.
Mi padre está por cumplir en los próximos años su cumple número 90, y mi madre recientemente cumplió sus 80 años.
Ambos son los pilares de nuestra familia.

AleMamá dijo...

Jorge King, ¡que bendición! tanto para ellos como para ti.
Saludos

Marta Salazar dijo...

... y entonces, Alemamá y amigos de Alemamá, si todos estamos cuidando ancianos, quién va a trabajar? es una realidad en algunos países de Europa, donde no existen "las enfermeras de día" ni "de noche", ni las empleadas, ni nadie... qué haces si tienes que ir a trabajar y tu mamá, tu papá y tu tía están en tu casa con Alzheimer?

es una pregunta muy real... en qué soluciones o alternativas podemos pensar; sobre todo, considerando que habrá más de un anciano que cuidar por persona... y sin considerar que muchos de ellos viven en ciudades lejos de sus hijos, muchos saludos!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas