Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 25 de octubre de 2010

Ronda con olor a frutas


Hubo un concurso en Blogerlandia el año 2007 en el que participé y he publicado acá algunas de esas historias inventadas. Hoy subo otra, sobre un verano lejano, a ver qué dice la crítica de los amigos. 


Olor a frutas caídas y ya en descomposición. ¿Mal olor? No, sólo huele a recuerdos de mi verano quinceañero en el campo de mis primos, entre tardes largas de lentos atardeceres que nos impulsaban a buscar amigos que acortaran el “deporte” de contar moscas. Las amigas eran circunstanciales, pero ¡oh, maravilla! : tenían hermanos, y los hermanos primos, que le cambiaban el ritmo a las desmayadas horas.

Marcelo….¿qué será de él? Casi no puedo evocar los detalles de su cara y, si me esfuerzo, más se me escapa; sus cejas se arquean y deforman como las nubes en el viento de la memoria. ¿Cómo eran?

Aunque no recuerde sus facciones, hay algo que permanece: el tacto, el toque de sus manos de dedos largos con uñas mordidas. ¡Cómo nos asimos con sorpresa en esa ronda de niños que inventó Josefa, para terminar comprobando que ya no lo éramos!

Tomé su mano, sólo una --la otra la tenía pescada con asco Miguel, mi hermano pequeño—y la acaricié por el dorso, por la palma, cada dedo entre mis dedos, donde mis nudillos se trababan.

Nunca hubo ronda más corta, de recuerdo eterno, donde el olor a la fruta pasada me lleva siempre de regreso a una edad marcada por la emoción recién estrenada de sentir la tibieza de unas manos.


12 comentarios:

Angelo dijo...

Bravo, Bravoooo,Bravooooooo. Genial, me ha encantado. Una descripción que hace fácil recrear la escena.
Abrazos

Winnie0 dijo...

Retazos de un pasado....recuerdos evocadores que conforman un todo. Me ha encantado. Un beso Ale

AleMamá dijo...

¡Ángelo! gracias por venir.
Gracias por la opinión sobre mi pequeña historia.

AleMamá dijo...

Winnie. Gracias por estar atenta a mis cosas. Siempre apareces para alegrarme.
Besos

Gabriela dijo...

Esos momentos son fugaces. Los agarramos y los retenemos por siempre, en foma de recuerdos, o simplemente los perdemos en el loco ritmo de la vida diaria.

Fernando dijo...

Qué maravilla, Alemamá. Deberías hacer posts como éste, que narraran una historia breve.

Me gustó mucho lo de la ronda de niños que comprobaron pronto que ya no lo eran. Es difícil expresar algo tan complejo de una forma tan breve.

Anímate, haz una sección de pequeñas narraciones que se te ocurran.

derechofamilia-páginas libres dijo...

Lindos recuerdos, es hermoso recordar juegos y anécdotas de nuestra niñéz y juventud.
Me gustó muchísimo querida Ale.

Con muchímo cariño,

María del Carmen

AleMamá dijo...

Querido Fer, sí tengo una sección con mis cuentos e historias. Por ahí andan una etiquetas tales como Cuentos y más, o Historias posibles donde recopilo bajo esas categorías mis inventos.

Me alegro que te haya gustado ésta.

AleMamá dijo...

Gaby, cosas así son recuerdos fugaces pero marcadores, ¿verdad?


Mañana dicen que llueve....¡pasa ligera, maldita primavera!, jeje

Saludos.

AleMamá dijo...

Mª del carmen, ¡tanto tiempo! un gusto recibir tu vidita.

Besos

Fernando dijo...

Ya lo encontré, ALemamá, gracias.

Qué tierno lo que le dijiste a María del Carmen, agradeciendo su vidita.

AleMamá dijo...

jajaja, Fernando, no seas malo, pero igual gracias por leer los comentarios de los otros.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas