Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 12 de noviembre de 2010

Las estrellas brillan en los cielos del sur



Uno de los más bellos recuerdos de los días pasados en nuestra casa de la playa, es el tiempo dedicado a observar las estrellas, ver pasar satélites o caer estrellas fugaces, con un cielo tan limpio que los han elegido para algunos de los observatorios más importantes del mundo. Realmente es un privilegio de atmósfera.

No es llegar y mirar, pues uno no sabría qué es lo que tiene ante sí, salvo cosas re-conocidas como Orión, que en Chile la vemos "al revés", y la Cruz del Sur, y eso que muchos la confunden con Carina, que también forma ese signo ¡y mucho mejor! 

Todo comenzaba con imprimir los mapas con las coordenadas y las fechas en que estaríamos allá, y luego a esperar que no estuviera nublado en la costa. Usábamos un programa libre llamado Skymap y mi hermano David era el que se encargaba de llevarlos.

Llegado el momento, apagábamos las luces y nos tendíamos en la arena de la terraza con una linterna para ir indicando los detalles, como la Betelgeuse o las nubes de Magallanes o el Saco de Carbón, que es popular porque NO SE VE, es una nebulosa oscura.

Ah!!! mis niños han crecido, casi nunca vamos todos a la vez a la playa, mi hermano tiene sus hijos ahora y va a otra casa en otro sitio y no sé si hará con ellos este ejercicio tan lindo. El programa usado lo perdimos en un update de sus dueños, una universidad...¿Princeton? no recuerdo bien. 

No es que lo hayamos olvidado. Estamos en un interregno* mientras empezamos a hacer lo mismo con nuestras nietas, pero ya es otra etapa.



*Interregno es palabra académica. Gracias Juan Ignacio.

13 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Interregno, todo junto, lo admite la RAE.
Qué genial, yo quisiera hacerlo. En un libro que le regalaron a F. viene un pequeño mapa básico.
Qué pena que haya que irse lejos para hacerlo. (Porque eso vale más que el agua corriente o la medicina prepaga).

Winnie0 dijo...

He pasado noches en los Pirineos viendo la estrellas: La osa mayor, el carro, el Escorpion.... Me hacen soñar....Un beso

Maria Jesus dijo...

Que bonito! Yo tambien tengo una casa en la playa y, en el mes de agosto, se ha hecho tradicional, por San Lorenzo, tumbarse en el cesped por la noche, a ver la lluvia de estrellas.

Pero lo vuestro es casi de profesionales.

Un abrazo

Fernando dijo...

Nunca entendí de estrellas y me admira la gente que sabe reconocerlas, como parece ser tu caso. En Madrid es imposible verlas, creo que por la contaminación y por la luz de la ciudad, pero cuando uno va de vacaciones al campo o a la playa es un gran espectáculo, aunque no sepa reconcerlas.

¿Tu yerno alemán no entiende de astronomía? A los alemanes les pega conocer todas las estrellas, tenerlas clasificadas y ordenadas. A lo mejor cuando vaya Lizzy en verano ya sabe reconocer algunas.

AleMamá dijo...

Juan Ignacio, gracias. En la duda, consulto a la RAE, pero anoche no. Lo corregiré.

AleMamá dijo...

Las estrellas tuyas, Winnie, cuando "bajan" las podemos ver, ¡pero de cabeza! Hacen soñar y contemplar la Creación, de verdad

AleMamá dijo...

Mª Jesús, en agosto, acá está nublado y no estoy segura de que se vea la lluvia de estrellas pues ameritaría un viaje especial a la playa y no sé de nadie que lo haga por estos rumbos.

AleMamá dijo...

Fernando, de hecho, mi yerno sí entiende y mucho. Es de los que lo gozan más, y aparte de conocer las de Uds. ha debido aprender las de acá, y mi nieta ya conoce Orión, y pide salir a verlo en verano.

No saber es una lástima. Hay mapas muy buenos para reconocerlas.

Saludos estelares

Gabriela dijo...

En nuestro hipernublado cielo limeño, las estrellas son una rareza. Me encanta mirar el cielo cuando salgo de Lima... es un bello espectáculo al que no estoy acostumbrada.

hna. josefina dijo...

Me encantó la entrada.
Y me recuerda que de chicos, en el campo, aprendíamos a reconocerlas... pero no tan científicamente.
El lucero, las tres marías, la cruz del sur... ya me olvidé.

Fernando dijo...

¡Viva Alemania!

Querubish dijo...

... el programa aùn lo tengo !!! y si, la verdad es que eran noches espectaculares, a estas alturas casi añorables.

Actividades como estas marcan mucho a los niños, y a los no tanto tambièn. En el lugar que vamos ahora, junto a la cordillera de Los Andes, acostumbramos a esperar una noche sin luna para quedarnos con los niños viendo las estrellas, en especial las fugaces.

Los chicos alucinan cuando logran ver una, al igual que cuando ven los satelites.

Lindas actividades para robustecer lazos y dejarles a los niños cosas que con e tiempo se conveertiran en tesoros intangibles.

AleMamá dijo...

David, son recuerdos tan lindos...¿te acuedas cuando nos arropábamos con una frazada para escuchar por tu radio los aviones?

Un besote

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas