Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 26 de enero de 2011

Mi nieta Isabel viajando

Tenemos a Isabel en casa. Se salvará de alguna parte del duro invierno de Europa, cosa que sólo podrá ser hasta que vaya al colegio. Mientras crece, subo esta foto de ella viajando mientras preguntaba lo típico: ¿Falta mucho para llegar? Esta foto -tomada por mi yerno- me encanta, la encuentro preciosa.



7 comentarios:

Winnie0 dijo...

No me extraña que te guste Ale, es una foto lindisima. Un beso

Maria Jesus dijo...

La foto es muy bonita. Estarás encantada con ella en casa, ¿POr que no nos la enseñas de frente?

Hace un frío mortal.

Un beso

AleMamá dijo...

¡Ay, María Jesús! no las muestro porque mis hijos políticos o de mis entrañas son muy aprehensivos con el tema intimidad en la web. Eso me pasa
:(

Fernando dijo...

¡¡¡Qué alegría, Alemamá!!! Pasaba vuestro verano y no había la tradicional visita de tu nieta alemana, ya me estaba preocupando.

Cómo pasa el tiempo. Me acuerdo de que hace dos o tres eneros publicaste una foto de tus nietas alemana y chilena, con los chupetes, y todavía eran dos bebés.

AleMamá dijo...

El punto, Fernando es que ES alemana, y cada día deberá serlo más. Mientras no olvide el castellano......

MIC dijo...

Es que los niños son muy bonitos.
Me la puedo imaginar con sus grandes ojos, muy abiertos:)
Que la disfrutéis a tope.
Un beso

Cyrano dijo...

Lindos los niños ,linda la pequeña nieta, lindas las respuestas.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas